Estás aquí
En la raíz del peñismo, lanza AMLO programas antihuachicol Alfredo del Mazo Andrés Manuel López Obrador Destacadas 

En la raíz del peñismo, lanza AMLO programas antihuachicol

Una voz convoca: ¡Del Mazo!… Un coro responde: ¡maldito ratero!

“De gira por el Estado de México, donde Alfredo del Mazo recibió abucheos de ínfima proporcionalidad en relación con el pésimo gobierno que ha hecho”, comenta en su columna “Astillero” de La Jornada, el analista Julio Hernández López, al referirse a la gira del Presidente en los terrenos del Grupo Atlacomulco.

Con rechiflas, abucheos y gritos de “ratero”, el gobernador mexiquense Alfredo del Mazo fue encarado durante esta jornada por simpatizantes del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante los actos realizados Ixtlahuaca y Acambay, López Obrador llamó a la calma a sus simpatizantes, encomiando la conducta de Del Mazo, para quien inclusive esa tarde pidió un aplauso.

Por la mañana, en el municipio de Acambay, un pequeño contingente se hizo notar durante el mitin en el que el presidente daría a conocer los programas sociales que llevará a 81 municipios que son atravesados por ductos de Pemex, pues considera que con su implementación podrá convencerlos de dejar de robar combustible.

Ahí, los gritos de “ratero” fueron apaciguados hasta que López Obrador los conminó a entender que había terminado la campaña y que es normal que queden sentimientos pero que debían superarlos y trabajar en unidad.

Un episodio similar ocurrió el 11 de enero pasado, durante una gira por Guerrero, en la que el presidente debió apaciguar expresiones de descontento contra el gobernador priista Héctor Astudillo.

Entre Acambay e Ixtlahuaca, López Obrador y Del Mazo comieron juntos, e inclusive, el mexiquense difundió la fotografía. En sus intervenciones había sido ampliamente elogioso al mandatario federal, reconociéndole, agradeciéndole y expresando su apoyo en la lucha contra el huachicoleo.

Pero ya en Ixtlahuaca, el contingente de opositores al mexiquense era más amplio, pues en este lugar Morena tiene una presencia importante. Aunque no fue incluida en el presídium, el inicio de la hostilidad entre porras inició al arribo de Delfina Gómez, la morenista más connotada que contendió contra Del Mazo por la gubernatura mexiquense.

Una vez más el estilo mexiquense se impone: porras interminables que saludan, vitorean por nombre y sirven de fondo sonoro a los discursos; concentración masiva de campesinos, indígenas y habitantes de esta localidad, que recibe la vista presidencial.

Curiosa elección de sede: Acambay, es donde hace un siglo Severiano Peña, bisabuelo del hoy expresidente Enrique Peña Nieto, ostentó su cacicazgo, origen de la influencia política y el tejido de una red familiar que colocaría a su descendiente en la cúspide del poder.

Las porras se dividen.

¡Del Mazo! repiten coros de cientos de voces; ¡Obrador! repiten también. “Pre-si-dente”, corean… y de repente la armonía se rompe:

¡Maldito ratero!

Una voz convoca: ¡Del Mazo! Un coro responde: ¡ratero!

Con todo, Alfredo del Mazo finalmente se decide esta mañana a dar la cara a la nación. Deja de esconderse detrás de sus famosas tarjetas rosas y “concede” una entrevista telefónica a Carlos Loret de Mola. No hay desperdicio. Las preguntas, presumiblemente arregladas de antemano. El guion de las respuestas, leído con puntuación impecable por el Gobernador. El resultado: Alfredo del Mazo guarda una estupenda relación de trabajo y respeto con el Presidente que lo acusó de espurio. De “Primazo“. A ver si los habitantes del Estado de México se la creen.

Con información de Proceso y Televisa.

También te puede interesar: