Estás aquí
La guardia nacional, con policías militares, navales y federales, bajo el mando de la SEDENA Noticias principales Seguridad 

La guardia nacional, con policías militares, navales y federales, bajo el mando de la SEDENA

Causa malestar general el planteamiento de Arturo Durazo de militarizar más la Seguridad Pública

Por Jesús López Segura

No se sabe si las presiones del Ejército sobre el nuevo Gobierno determinaron esta claudicación de todos los planteamientos originales del lopezobradorismo en contra de la permanencia indefinida de las fuerzas armadas en las calles, por mucho que Durazo explique, en entrevistas con Carlos Loret y Carmen Aristegui, que la tropa no estará más en las calles, sólo las policías militar, naval y federal, agrupadas en la Guardia Nacional bajo el control operativo no de la nueva Secretaría a su cargo, sino de la SEDENA.

El plan de seguridad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador descansará operativamente en el Ejército, que estará a cargo de su propuesta Guardia Nacional, y prevé “leyes especiales” para el desarme de grupos delictivos a cambio de indultos y amnistías.

También considera la regulación “de algunos” estupefacientes, en sentido opuesto a la “guerra a las drogas”.

Se compromete a erradicar la violación a los derechos humanos por parte del Estado, y respecto a las violaciones del pasado “hacer justicia hasta donde humanamente sea posible”.

La creación de la Guardia Nacional es la principal propuesta operativa del Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024 que se presentó esta tarde en un hotel de Paseo de la Reforma.

Será la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) la encargada de reclutar, adiestrar y manejar al nuevo cuerpo, que empezará a integrarse a partir del 1 de diciembre.

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador dijo que el nuevo cuerpo necesitará “entre 120 y 200 mil elementos”. Los primeros 50 mil se espera que estén en operación en 2021, a la mitad de su sexenio.

El próximo secretario de la Defensa Nacional, general Luis Cresencio Sandoval González, explicó que la Guardia Nacional se integrará, en una primera etapa, por unidades de las policías Militar, Naval y Federal.

Después, por militares del Ejército y la Marina que se quieran sumar, y finalmente por la convocatoria para que se integren hasta 50 mil jóvenes.

Los mandos de la Guardia Nacional saldrán de las escuelas militares, pero el mando general recaerá en el presidente de la República.

Explicó que el país se dividirá en 266 regiones, según su población e incidencia delictiva. Para su equipamiento, despliegue y operación tendrá presupuesto propio, como lo tienen el Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina.

Después de la explicación sobre la manera en que operará la Guardia Nacional, López Obrador describió como “una opción entre inconvenientes” su decisión de respaldarse en los militares.

“Decidimos apoyarnos en las Fuerzas Armadas y buscar la unidad” para integrar la Guardia Nacional con transparencia, dijo. Y pidió a la bancada de Morena en el Congreso reformar la Constitución para crear el nuevo cuerpo armado.

El coordinador de los diputados, Mario Delgado, garantizó la modificación, luego de decirle al presidente electo que “sus diputados” aprobaron esta madrugada la reforma a la Administración Pública Federal.

López Obrador también sostuvo que la Policía Federal es una fuerza que después de 20 años “no se consolidó” y padece “falta de profesionalismo e integridad”, con sus excepciones.

La Guardia Nacional tiene como modelos la Guardia Civil de España y la Gendarmería de Francia, que dependen de las Fuerzas Armadas, según explicó.

El presidente electo insistió en que dará “un giro gradual” a las Fuerzas Armadas para que no sólo participen en tareas de defensa nacional, sino de seguridad interior y seguridad pública.

El programa, de ocho puntos, fue presentado por Alfonso Durazo Montaño, quien será el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

Diversos medios de prensa, escrita y electrónica, muestran asombro por la decisión final de poner bajo el mando de la SEDENA a la nueva Guardia Nacional que se había planteado hasta el cansancio que sería un organismo civil para la pacificación e incluso desarmado.

Con información de Proceso

 

También te puede interesar: