Estás aquí
Huracán Michael deja devastación en La Florida Desastres naturales Estados Unidos Internacional 

Huracán Michael deja devastación en La Florida

El huracán destruyó casas hasta los cimientos y derribó árboles y postes de luz en el noroeste del estado

CIUDAD DE PANAMÁ, Florida. El huracán Michael, una de las tormentas más poderosas que jamás haya golpeado el territorio continental de los Estados Unidos, se estrelló el miércoles contra el Panhandle de Florida, desatando un rastro de destrucción en 200 millas que astilló las casas, arrancó los techos y provocó Aterrador aumento de agua de mar que sumergió barrios enteros y envió barcos a toda velocidad por las calles de la ciudad.

Michael llegó a México Beach con vientos de hasta 250 km/h. La crecida del mar y las lluvias provocadas por Michael anegaron e incluso dejaron sumergidas numerosas casas, que además fueron barridas por el viento y despojadas de tejados, puertas y ventanas.

El Centro Nacional de Huracanes indicó que la amenaza de la marejada ciclónica podría provocar una subida del nivel del mar de hasta 4.2 metros y vientos catastróficos.

Los meteorólogos alertan, además, que la acumulación de lluvias podría llegar hasta los 30 centímetros en algunas zonas.

Las imágenes de allí mostraban franjas de escombros destrozados donde alguna vez se levantaron las casas y las estructuras se inundaron hasta sus techos; Las calles de la ciudad de Panamá, más al oeste, estaban bloqueadas por ramas de árboles derribadas y enredos imposibles de líneas eléctricas. Vehículos recreativos, camiones e incluso trenes fueron empujados, rodeados de nuevos lagos de agua.

“El huracán Michael es la peor tormenta que el Panhandle de Florida haya visto”, dijo el gobernador Rick Scott de Florida, donde se ordenó la evacuación de 375,000 personas de la parte occidental del estado. Prometió que en cuanto pasara el peligro se producirá una “masiva respuesta” para apoyar a la región afectada, conocida como Panhandle, con más de un “millar de especialistas en búsqueda y rescate de personas” y 3 mil 500 miembros de la Guardia Nacional del estado.

Scott destacó que tienen preparados camiones cargados con toneladas de alimentos, agua y otros suministros críticos.

La tormenta se clasificó oficialmente como categoría 4, al borde de la categoría 5, pero se debilitó a medida que continuó su rápido avance hacia Georgia y las Carolinas, donde las ciudades aún se recuperan del huracán Florence preparadas para otro ataque de lluvia y viento. Fue degradado a una tormenta tropical en la medianoche del miércoles.

Un huracán más fuerte no había golpeado el Panhandle en 167 años de registro.

Pero los peligros se extendían más, con declaraciones de emergencia vigentes para 322 condados en cinco estados del sur. Se emitieron advertencias y alertas, ya sea por huracanes, tormentas tropicales, marejadas ciclónicas o alguna combinación brutal, hasta el oeste de la frontera de Alabama con Mississippi y las costas de Georgia y las Carolinas.

El gobernador de Georgia, Nathan Deal, amplió la declaración del estado de emergencia a 108 condados del estado y ordenó que mil 500 soldados de la Guardia Nacional estén disponibles para ser desplegados en la zona por la que se prevé que pase hoy Michael.

“Desafortunadamente, este es un huracán de la Costa del Golfo de la peor clase porque todos los elementos asociados con los huracanes entran en juego”, dijo Brock Long, el jefe de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias, después de informar al presidente Trump en la Oficina Oval.

Trump, quien se espera que visite la región el domingo, dijo que estaría “totalmente enfocado” en la tormenta, pero que no cancelaría un rally de campaña el miércoles por la noche en Pennsylvania.

“Toda América envía su inquebrantable amor y apoyo”, dijo en el mitin. “No escatimaremos ningún esfuerzo, ningún gasto, ningún recurso para ayudar a estos grandes conciudadanos nuestros que están pasando por un momento difícil en este momento”.

Con información de NYT y Excélsior.

También te puede interesar: