Estás aquí
Uso de publicidad oficial en medios, fue abusivo: Ramírez Cuevas Destacadas Libertad de expresión Medios de comunicación 

Uso de publicidad oficial en medios, fue abusivo: Ramírez Cuevas

AMLO y la prensa inmunda: Héctor de Mauleón / En Tercera Persona

Por Jesús López Segura

Jesús Ramírez Cuevas, próximo secretario de Comunicación Social del gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, criticó el uso que se ha hecho de la publicidad del gobierno para beneficiar a algunos medios de comunicación y afectar a otros, así como su uso discrecional.

En entrevista con Adela Micha, recogida por El Financiero, dijo que este uso de la comunicación social no benefició al actual gobierno y mencionó el caso de Aurelio Nuño que invirtió mucho dinero para mejorar su imagen, lo cual no logró.

Explicó que es necesario fortalecer la existencia de los medios de comunicación y para ello debe utilizarse la publicidad oficial, “tenemos que fortalecer la existencia de medios”.

Por su parte, Héctor de Mauleón, articulista de El Universal y participante en las mesas “Con los de Enfrente” de Milenio TV, hace un recuento pormenorizado de los pasajes que, a su juicio, revelan una actitud autoritaria del próximo Presidente de México respecto de la prensa, lo que siembra dudas -dice- sobre el presunto respeto a la libertad de expresión que imperará durante la próxima administración federal. La misma postura sostuvo en una mesa reciente de debate en el programa Despierta, de Carlos Loret de Mola.

De Mauleón parece confundir dos niveles muy importantes en materia de Comunicación Social: uno es el de la represión hacia la prensa crítica por la vía del estrangulamiento económico, practicada alegremente durante todo el periodo de la dictadura neoliberal que presumía, paradójicamente, de un gran “respeto a la libertad de expresión” sólo porque Fox, por ejemplo, recibía con buen humor las parodias televisivas que lo ponían francamente en ridículo y jamás tuvo los arrestos como para responderles.

Se puede hablar de respeto ante la prensa crítica cuando se le escucha y se le responde con argumentos. Eso significa respeto. Calderón, por ejemplo, nunca escuchó a los periodistas críticos de su gestión, simplemente los ignoraba por completo, lo que significa la más ofensiva falta de respeto. Salinas de plano inmortalizó ese desprecio con la famosa frase “ni los veo, ni los oigo”.

De Mauleón exige sumisión del político ante mentiras flagrantes de periodistas a sueldo. Pero lo que el periodismo independiente pide es que se le escuche y se le permita subsistir, es decir, que no se les discrimine en el presupuesto publicitario del Gobierno, por una posición crítica. Que se les incluya de acuerdo con los niveles de audiencia, desde luego, y no por la simpatía o antipatía del burócrata en turno.

De forma bien documentada e inteligente, el columnista de referencia desdeña el argumento, esgrimido por los defensores de López Obrador, de que una cosa es actuar frente a la crítica de la prensa mercenaria, en el papel de candidato acosado por un linchamiento mediático evidente, y otra muy distinta es proceder con un sesgo presupuestal tendencioso ya como autoridad.

El agresivo López Obrador que se dio agarrones memorables al aire con Pepe Cárdenas, que llamó “alcahuetes de la derecha” y “jilgueros del poder”, “hampa del periodismo” o “prensa fifí” a muchos de su linchadores mediáticos, como recuerda muy ofendido de Mauleón, no será el mismo señoritingo que se enfunda la fina casaca presidencial.

Logró López Obrador superar la fase de linchamiento mediático ininterrumpido al que, durante años, lo sometieron sus adversarios políticos a través de sus jilgueros mediáticos a sueldo que ahora se truenan los dedos por los sentimientos de culpa que los embargan y el temor de que su víctima favorita de antaño haya llegado al máximo poder del país, a pesar de ellos y su terca manía de quemarlo en leña verde.

Temen que cobre las no pocas facturas que le deben, a pesar de la insistencia de él y su equipo, de que no son vengativos y actuarán con la mesura que la investidura impone. Pero tienen pánico. ¿Qué le vamos a hacer?

Con información de El Financiero, El Universal, Televisa y Milenio Televisión

 

También te puede interesar: