Estás aquí
¡Felices 72, Freddie Mercury! | Notas Acusmáticas Cultura Destacadas Espectáculos 

¡Felices 72, Freddie Mercury! | Notas Acusmáticas

Por Dení López Citalán

Uno de los músicos más sobresalientes de la historia habría cumplido este 5 de septiembre sus 72 primaveras. Freddie Mercury, irreverente y genial, icónico y espectacular, nació en 1946 en Zanzíbar, Tanzania, bajo el nombre de Farrokh Bulsara… Por supuesto, nadie se imaginaba que de un pequeño pueblo africano surgiría una leyenda del rock.

El excéntrico vocalista de Queen tiene una historia muy peculiar. De padres de origen hindú y persa, Freddie practicaba la religión zoroástrica, la cual reconoce como divinidad y único creador a Ahura Mazda. Aprendió a tocar el piano a la edad de siete años. Su primer grupo, llamado The Hectics, actuaba en festivales escolares e interpretaba temas de rock and roll al estilo de Little Richard.

Su familia se había asentado en el continente negro por cuestiones laborales que terminaron con el estallamiento de la revolución de Zanzíbar en 1964, obligándola a mudarse a Inglaterra -quizás el punto más trascendental que permitió al resto del mundo conocer la grandiosa música de Queen-, donde Freddie estudió arte y diseño gráfico mientras trabajaba en un almacén.

Inglaterra, como es bien sabido, es cuna de genios musicales. Las innegables facilidades de Freddie para el arte musical pronto lo llevaron a conocer a Tim Staffell, quien era cantante y bajista de la banda Smile, en la que también tocaban Brian May y Roger Taylor. Freddie entraría como segundo cantante. Casi al mismo tiempo, participaba en otra banda de Liverpool de nombre Ibex, influenciada por Eric Clapton y Ginger Baker. Su debut como cantante tuvo lugar el 23 de agosto de 1969 en la ciudad de Bolton, Inglaterra.

Así las cosas, todo se fue acomodando para que surgiera el mítico grupo británico a principios de la década de los 70. Con Mercury en la voz, May en la guitarra, Taylor en la batería y posteriormente John Deacon en el bajo, la alineación de Queen estaba lista para posicionarse como una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos, cuyo nombre fue propuesto por el singular cantante.

Sin embargo, sería hasta el 4 de septiembre de 1973 -coincidiendo como regalo de cumpleaños adelantado para el joven Freddie, en ese entonces de 27 años- cuando se publicara el álbum debut de la banda en Estados Unidos, un par de meses después que en Inglaterra, consiguiendo opiniones y críticas encontradas, pues lo que para algunos era una genialidad, para otros era un álbum incoherente.

Pero no existe mala publicidad. Rápidamente el grupo fue obteniendo una notoriedad envidiable, en parte por su calidad y propuesta musical que sin duda era ingeniosa e inigualable, pero también gracias a la excentricidad de Mercury, quien no tenía empacho en hacer cosas diferentes y escandalosas para la época, como salir en el video oficial de I want to break free como una ama de casa en minifalda utilizando una aspiradora.

Creador de himnos tan alabados como We will rock you, We are the champions y la insuperable Bohemian Rhapsody, Freddie manifestaba a través de sus letras y su capacidad histriónica muchos de sus pesares en vida, como su homosexualidad latente, puesto que el cantante tuvo muchos amoríos con mujeres antes de descubrir su gusto por los hombres.

Si bien era un secreto a voces, él nunca confesó abiertamente su homosexualidad. Inclusive el guitarrista Brian May dijo en una entrevista que, pese a haber compartido durante más de 20 años los escenarios, nunca supo que Freddie era gay. “No lo sabía. Y creo que él tampoco era completamente consciente al principio. Pero fue bastante obvio cuando los visitantes en el camerino dejaron de ser chicas guapas y comenzaron a ser hombres”, refirió May.

Los rumores acerca de la sexualidad del cantante fueron confirmados hasta su muerte, un 24 de noviembre de 1991, justo un día después de que él mismo diera a conocer que estaba enfermo de Sida, padecimiento que le complicaría una bronconeumonía que terminaría con su vida.

Por cierto, se espera que a finales de este año, coincidiendo con su 27 aniversario luctuoso, se estrene la película biográfica Bohemian Rhapsody, interpretada por Rami Malek y que ha causado mucha expectativa.

Y es que alrededor de Freddie Mercury se desprende más de un dato interesante que despierta la curiosidad de muchos:

El primero por supuesto es su gran capacidad vocal. Su registro se asemeja al de un barítono, aunque durante décadas se especuló que alcanzaba hasta cuatro octavas. Tanto así que inclusive la ciencia ha tratado de explicar la potencia de su identificable voz, descrita como “una fuerza de la naturaleza con la velocidad de un huracán”. En abril de 2016, un estudio publicado en el Logopedics Phoniatric Vocology (https://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/14015439.2016.1156737) demostraba que su voz, además de potente era sumamente adaptable y fuera de lo común, puesto que el cantante utilizaba una técnica para hacer “subarmónicos” y lograr mayor registro vocal. También encontraron que su frecuencia de vibrato era mucho más fuerte que la de vocalistas con preparación clásica, virtud que Mercury supo aprovechar a la perfección y canciones como Somebody to love lo demuestran.

Relacionado con este punto, Freddie era un apasionado de la ópera y uno de sus más grandes sueños era hacer un dúo con la cantante española de ópera Montserrat Caballé, aspiración que cumplió en 1988 cuando grabó un álbum con ella. Y lo más interesante es que se rumora que Mercury cantó con menor énfasis para que sus fans pudieran reconocer su voz.

Tal es el furor que ha causado a lo largo de décadas la voz de Freddie Mercury que varias revistas especializadas lo han catalogado como “uno de los mejores cantantes de todos los tiempos”, o “la mejor voz del rock”, entre otros comparativos.

El segundo dato es que, pese a ser uno de los íconos homosexuales más reconocidos del mundo, el gran amor de su vida fue una mujer: Mary Austin, con la que convivió durante seis años y a la que le heredó la mayor parte de su fortuna, incluyendo los derechos de autor de sus canciones. El tema Love of my life está dedicado a ella, quien fue su gran amiga y confidente hasta el fin de sus días.

El tercer dato curioso es que Freddie aprovechó sus estudios de diseño gráfico para idear personalmente el famoso logo de Queen. El arte se basó en los signos del zodíaco de cada uno de los integrantes.

Otro rumor que dispersaron sus cercanos es que Mercury usaba un piano como cabecera de su cama, lo que le permitió aprender a tocar acostado y al revés -muy al estilo de Mozart- “por si le llegaba la inspiración al despertar”. Y aunque compuso la colosal Bohemian Rhapsody en el piano, le aterrorizaba tocarla en vivo porque no quería equivocarse.

Además, el cantante hizo famoso el “atril cortado”. La invención ocurrió por accidente cuando en un concierto Freddie jaló el micrófono y el atril se salió de su base y se quedó sólo con la mitad. Esto le permitió moverse libremente por el escenario y le gustó tanto que decidió usarlo de esa manera para siempre.

El último dato que daré a conocer -porque curiosidades le sobraban a Freddie– es que uno de sus fetiches predilectos era la actriz estadounidense Kim Novak, protagonista de la película Vértigo, de quien Freddie solía usar su nombre en los hoteles cuando estaba de gira y se presentaba así ante las pocas entrevistas que dio, para romper el hielo con los periodistas.

En conclusión, más allá de la grandeza musical del mítico Freddie Mercury, vale la pena señalar que Queen en definitiva marcó un antes y un después en el rock. Se trata de un grupo que supo ser fiel desde sus inicios a su propio estilo, simplemente único, llevándolo a convertirse en un referente a nivel mundial. Si bien la voz de Freddie es un elemento que sobresale para identificar la música de Queen, también lo es la guitarra de Brian. Las letras y las melodías, la combinación de ópera con rock es, sin lugar a dudas, una propuesta tanto arriesgada, como singular. Eso es lo que espera un melómano de una banda: encontrar peculiaridades que, combinadas con destreza, posicionen sus canciones dentro de nuestras favoritas de todos los tiempos y, personalmente, es de mis influencias musicales más destacadas.

¡Feliz cumpleaños, Freddie! Donde quiera que te encuentres, seguramente estarás amenizando la fiesta con tu increíble voz.

También te puede interesar: