Estás aquí
Abuchean y recuerdan Ayotzinapa a Ruiz Massieu durante entrega del sexto informe Cámara de Diputados Enrique Peña Nieto Noticias principales 

Abuchean y recuerdan Ayotzinapa a Ruiz Massieu durante entrega del sexto informe

Nos dejan un país en ruinas: Mario Delgado

 

La entrega del sexto y último informe de gobierno de Enrique Peña Nieto y el arranque de la 64 Legislatura en el Congreso, se convirtió en una noche de reclamos y resentimientos expresados desde las curules de Morena, cuyos diputados, con la mitad del salón de sesiones de San Lázaro bajo su control, dejaron claro que no habrá olvido contra los abusos, las injusticias y la corrupción.

Durante su intervención, la representante del PRI, la senadora Claudia Ruiz Massieu, recibió abucheos, un conteo en voz alta del 1 al 43 para recordar a los estudiantes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y consignas como “es un honor estar con Obrador”, luego de que pronunciara un discurso provocador ante un Congreso donde el PRI ya no es mayoría, aunque a la senadora pareciera que se le olvidó este pequeño detalle.

Ruiz Massieu indicó que el gobierno de López Obrador tendrá el respaldo del PRI en aquellas decisiones que beneficien a la sociedad mexicana pero que serán vigilantes y nunca complacientes, además de asegurar que gracias a las reformas del peñismo, cuyo costo político ya recibieron, el nuevo régimen podrá cumplir con sus promesas de no subir impuestos, y cosas por el estilo que sólo incrementaron los ánimos de los morenistas.

Ayotzinapa, Tlatlaya, la Casa Blanca, la estafa maestra y los desaparecidos, fueron los reclamos que al unísono gritaba la ayer oposición y hoy gobierno en San Lázaro: Morena. Con consignas como “es un honor estar con Obrador”, interrumpieron en varias ocasiones el discurso de la senadora priista, sobrina del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

Un Porfirio Muñoz Ledo, de mente ágil, perspicaz e ingeniosa puso el tono desde el arranque: “la reconciliación es un método para reconstruir juntos, pero no un subterfugio para olvidar. Nadie puede abolir la historia, ejercemos tanto el derecho a la memoria como el don de la tolerancia y acatamos el imperativo de la justicia. Esta es la hora cero de la Nueva República”.

“Hemos trascendido una época electoral. Estamos en la hora de la reconstrucción nacional, no de una democracia colérica”, les dijo el presidente de la Cámara para luego pedir respeto hacia la oradora.

No obstante, el tono envalentonado de la expresidenta nacional el PRI, hacía olvidar a los diputados morenistas los llamados de Muñoz Ledo. Sacaron pancartas, gritaron, reclamaron e interpelaron. La rabia y el ansia de “justicia” los llevó a levantarse de sus curules y contar del 1 al 43 para rematar con la exigencia de ¡justicia! Y ¡vivos se los llevaron, vivos los queremos!, en referencia a los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

En su intervención, Mario Delgado, el representante de Morena en el Congreso, al grito de “justicia, justicia” dijo que los partidos políticos que han gobernado deben ser cínicos al indicar que han servido al país, cuando entregan un país en ruinas.

“O estamos en la noche de los cínicos o hay partidos que no entendieron el mensaje. Se necesita poca vergüenza para decir aquí que por décadas han servido al país cuando se han servido del país y lo han saqueado. Entregan un país en ruinas. La gente se cansó de la violencia, de las extorsiones y del dolor de las familias de desaparecidos. Es una crisis de derechos humanos sin precedente. Justicia, justicia, justicia, un clamor recorre todo el país”, dijo.

“Esta sesión se trata de revisar el último gobierno de Peña Nieto. Pero más allá de las cifras y de los datos que contenga este informe, yo me quedo con el balance que hizo la sociedad de esta administración el 1 de julio” al votar por López Obrador, quien -dijo Delgado– es el presidente más votado de la historia.

Y le reviró a Claudia Ruiz Massieu, “¿nos regalan andamiaje, una agenda progresista que nos va a servir?, la gente votó en contra de eso, 30 millones de mexicanos votaron en contra de sus reformas estructurales”.

“Nunca más un país de feminicidios, Tlatlaya, Atenco, Aguas Blancas, Acteal, la desaparición de los 43; nunca más represión, asesinatos de periodistas, defensores de derechos humanos, ambientalistas; no más crímenes de odio, la justicia a las víctimas no será una asignatura pendiente”, resumió Mario Delgado.

El representante de Morena concluyó su discurso afirmando que “nos dejan la casa muy sucia, por más que la pinten de blanco”, entre ovaciones y aplausos de sus compañeros, al tiempo que exigió “justicia en el fraude electoral de Puebla” y con su grito, “¡que viva la cuarta transformación!” consiguió la explosión de júbilo de sus compañeros de bancada. Priistas y panistas se mantuvieron en silencio.

Con información de El Financiero y Proceso.

También te puede interesar: