Estás aquí
Marina y Ejército seguirán en las calles, anuncia AMLO Andrés Manuel López Obrador Noticias principales Seguridad 

Marina y Ejército seguirán en las calles, anuncia AMLO

El Presidente electo cambia de parecer con su plan de seguridad, después de reunirse con los secretarios de Marina y de la Defensa

 

De las promesas a los hechos: Andrés Manuel López Obrador pasó de prometer -como candidato- la creación de una Guardia Nacional para combatir la violencia en México y regresar al Ejército a sus cuarteles, a reconocer el viernes pasado -como Presidente electo- que es necesario que las Fuerzas Armadas continúen en las calles combatiendo al crimen… temporalmente.

“Esto desde luego tiene que ser transitorio. Pero en el inicio de gobierno vamos a actuar de manera conjunta, para que de acuerdo a mis facultades se pueda contar con el apoyo del Ejército y la Marina en lo que tiene que ver con garantizar la seguridad interior en el país, y también por la situación de gravedad que prevalece en materia de inseguridad y de violencia, vamos a apoyarnos en el Ejército y la Marina para garantizar la seguridad pública. Repito, va a ser un proceso para que en el mediano y largo plazo ya tengamos una Guardia Nacional, capaz de garantizar la paz y la tranquilidad en nuestro país”, dijo López Obrador en conferencia de prensa.

El portal de Animal Político recuerda las fases de cambio por las que ha pasado la propuesta de Guardia Nacional al cabo de algunos meses, en los que López Obrador presentó su proyecto de Nación, planteando un retiro “paulatino” de las Fuerzas Armadas para dar paso a la creación de la Guardia Nacional. Pero después planteó el mando único para “reorganizar e integrar a todas las corporaciones militares y policíacas”.

En mayo, el entonces candidato presidencial se reunió con víctimas de la violencia, convocados por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, donde pasó de hablar de integrar las corporaciones a sólo coordinarlas mejor, con lo que dejaba entender que los militares seguirían siendo parte del combate a la inseguridad, aunque aún se prometía regresarlos a sus cuarteles.

Después de ganar las elecciones, López Obrador dijo en entrevista que “ahora hay mucha dispersión. El Ejército actúa por su cuenta, hace lo propio, la Marina lo mismo, la policía federal, las policías ministeriales. Lo que queremos es unir a todas las corporaciones”.

Hace unas semanas, el propio Alfonso Durazo, propuesto para ser titular de la Secretaría de Seguridad Pública, había descartado la creación de la Guardia Nacional, porque la prioridad del nuevo gobierno, según dijo, será perseguir las finanzas del crimen, y no detener a sus cabecillas.

Sin embargo, ahora el Presidente electo, después de reunirse con los actuales secretarios de la Defensa y la Marina, con el permiso de Enrique Peña, declaró que las Fuerzas Armadas seguirán actuando en labores de seguridad, al menos hasta que la Policía Federal sea capaz de enfrentar la violencia que azota al país, además de asegurar a los titulares del Ejército y la Marina que podrán mantener sus “usos y costumbres” en la designación de sus sucesores, algo que había criticado durante su campaña, según publica la revista Proceso.

El asesinato de civiles en Tlatlaya, la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el recrudecimiento de la violencia en Guerrero y Michoacán o la desaparición forzada de personas en Tamaulipas están detrás de las hojas de servicio de los generales y almirantes del primer círculo de los altos mandos y que aspiran a ser los jefes militares en el gobierno de López Obrador, recalca Proceso.

A este respecto, Denise Dresser opina en la mesa política de Aristegui en su programa de esta mañana, que la declaración de López Obrador fue incompleta y quizás equivocada, al no ofrecer un plan de acción en el futuro; ofrecer con mucha claridad una retirada escalonada de las fuerzas armadas, un programa de profesionalización de la policía, de mano de los gobernadores, para asegurar la seguridad. “En otras palabras, cambiar el paradigma actual. Sin policía funcional no hay Estado de derecho y ahí debería estar centrada la prioridad del nuevo gobierno”, pues “julio fue el mes más violento, lo que prueba que el Ejército no resuelve este problema”, dijo Denise.

Con información de Animal Político, Aristegui Noticias y Proceso.

También te puede interesar: