Estás aquí
Mexiquenses pagan de su bolsa los sobornos que OHL ha repartido en Edomex: Díez Gargari Corrupción Destacadas 

Mexiquenses pagan de su bolsa los sobornos que OHL ha repartido en Edomex: Díez Gargari

La empresa, vinculada con varios actos de corrupción y ligada al PRI, sigue dando de qué hablar

 

Dení Lopez

OHL México es “perversa”, en opinión del abogado Paulo Díez Gargari, quien se ha dedicado a denunciar los actos de corrupción de la empresa ahora llamada Aleatica. Los “bandidos”, como los llama, apadrinados por una dinastía de priistas en el Estado de México, han desarrollado un sistema de pago de sobornos que permite, inclusive, generar rendimientos por encima de la inflación, cada año.

En entrevista con SinEmbargo, Díez Gargari denunció que en el proyecto del Circuito Exterior Mexiquense, de cuya inversión base fue de 24 mil 836 millones de pesos, al menos 891 millones constituyen pagos por sobornos en México y en el extranjero, que han sido registrados como parte del capital de riesgo de la empresa. Esto quiere decir que, por los próximos 33 años (cuando concluya la concesión), los mexiquenses seguirán pagando los platos rotos, en lugar de abonar a los fondos del erario público, que podrían destinarse a más inversión en infraestructura.

El abogado recuerda que José Andrés de Oteyza –implicado en casos de soborno a funcionarios públicos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) – fue contratado por OHL para encabezar a la compañía en México desde el año 2002. Juan Miguel Villar Mir, íntimo amigo de los reyes de España y fundador del grupo al que pertenecía OHL, empoderó a Oteyza en nuestro país como un movimiento estratégico, ya que, según Díez Gargari “se trató de otro individuo que sabía conseguir negocios de esta manera: con sus cuates priistas y con la fortuna de que aquel grupo de muchachos que conocieron en la época de Arturo Montiel Rojas [ex Gobernador del Estado de México]  –como Enrique Peña Nieto y Alfredo del Mazo Maza– fueron los que finalmente se convirtieron en los dueños del país en estos últimos seis años”.

Desde los noventa del siglo pasado, Villar Mir puso el ojo en México. Y en el 2000, inició uno de sus primeros grandes proyectos, que fue la construcción de cinco hoteles de lujo en la Riviera Maya. Después de 2002, con la licitación del Circuito Exterior Mexiquense (CEM) en el bolsillo y con siete megaproyectos amarrados en los siguientes 11 años –las autopistas Amozoc-Perote, Urbana Norte y Atizapán-Atlacomulco, así como el Viaducto Bicentenario, la Supervía Poetas, el Libramiento Elevado de Puebla y la administración del Aeropuerto Internacional de Toluca– OHL se consolidó. Pero también se derrumbó en México tras los escándalos de corrupción dados a conocer en 2015.

“Yo dije hace tres años que esos señores iban a huir como bandidos, y eso es lo que ocurrió. Desde hace tres años estos señores estaban quebrados y estaban subsistiendo gracias a México. Es decir, la empresa en España no vale nada después de que vendieron todo. Y realmente están fuera de México; pero mantienen a la empresa que pagó el soborno en Suiza, la Constructora de Proyectos Viales de México” (CPVM), señaló Paulo Díez Gargari.

CPVM estaba, entonces, subcontratada en el proceso de construcción del CEM que aprobó Arturo Montiel y que continuó su protegido, Enrique Peña Nieto. “Sacan el dinero de CPVM como parte de lo que le facturaba a la concesionaria mexiquense”, explicó el litigante. Y en el proceso cometieron una sarta de delitos, más allá de la práctica de sobornos.
Para el litigante, cuando hay un vínculo entre proyectos de infraestructura y el financiamiento ilegal de campañas políticas o el pago de favores políticos, “lo que estás haciendo es perpetuar los efectos de la corrupción. Porque entonces estos empresarios mantienen como rehén al tipo al que financiaron”, e incluso, a sus sucesores.

El primer ilícito en el Circuito Exterior Mexiquense, según Paulo Díez, fue fiscal. El segundo, el cargo de sobornos: “pagaron a una empresa de papel, lo facturaron como un cargo al CEM y entonces lo deducen sin pagar los impuestos […]. Es una manera de transferirle todas las utilidades de la construcción a una empresa distinta, que se lleva la lana y que no comparte con los inversionistas mexicanos, porque esa empresa forma parte de España y no de México”.

OHL México registró la transferencia de 1.4 millones de euros (o 31 millones de pesos al tipo de cambio de entonces) como parte del monto de inversión en el CEM, principal fuente de ingresos en efectivo de OHL México, de acuerdo con los informes de la compañía ante la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). En promedio entre 2013 y 2017, esta obra generó el 59 por ciento de los ingresos por peaje de OHL, por un monto acumulado de 14 mil 487 millones 038 mil pesos.

OHL asegura haber invertido 24 mil 836 millones de pesos para construir el CEM. Sin embargo, Díez Gargari aseguró que no hay prueba de que así haya sido, porque la información oficial permanece reservada por el Gobierno mexiquense. Además, dijo, resulta inexplicable que un proyecto como éste, que en un principio consideraba la construcción de 155 kilómetros con un costo estimado de 5 mil 600 millones de pesos, hoy valga tanto cuando sólo hay 110 kilómetros construidos (o el 71 por ciento del proyecto original).

Recordemos que en 2009 el ex Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, aprobó 850 millones de pesos en inversión adicional de OHL. De este monto –que también le genera rendimientos del 10 por ciento anual a la empresa de Juan Miguel Villar Mir– 350 millones corresponden a inversión para la construcción del Monumento Bicentenario –que estuvo a cargo de una filial de la constructora Grupo Higa, implicada en el escándalo de la denominada “casa blanca”–. El resto (500 millones de pesos) sirvió para la adquisición de máquinas renovadoras de barrera que OHL le compró, a un sobreprecio de 20 millones de dólares, a los familiares del empresario Ricardo Arturo San Román Dunne, amigo del actual Presidente de México.

Lo grave es que los mexiquenses son los que estarán pagando los platos rotos durante 33 años…

La constructora de origen español ha hecho negocio con cuatro administraciones priistas en el Estado de México, en los últimos 16 años. Primero con Arturo Montiel Rojas (2002-2005); luego con Enrique Peña Nieto (2005-2011), Eruviel Ávila Villegas (2011-2017) y Alfredo del Mazo Maza (2017-presente).

En entrevista con SinEmbargo, Díez Gargari mencionó como ejemplo la “extraña” coincidencia entre los años de elección de cargos públicos y la renegociación de contratos entre el Gobierno mexiquense y OHL México.
Arturo Montiel, por ejemplo, otorgó a OHL la licitación para ampliar, mejorar, desarrollar y operar, hasta 2055, el Aeropuerto Internacional de Toluca. Esto ocurrió en 2005, al cabo de su administración en el Estado de México y en el marco de las elecciones locales en las que Enrique Peña Nieto salió victorioso.

La licitación del Circuito Exterior Mexiquense, la joya de la corona de OHL México, también evidenció la relación entre los procesos de transición política y los de renegociación de las concesiones. En 2012, a unos meses de haber sido elegido como el nuevo Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas anunció la extensión de la concesión del CEM por 21 años más (hasta 2051). Asimismo, el priista autorizó los incrementos de tarifas para 2013 y 2021.

Para noviembre de 2016, a siete meses de la elección de Gobernador del Estado de México, el Gobierno federal amplió de 30 a 60 años la concesión de OHL en la autopista Amozoc-Perote (hasta 2063). Además autorizó un incremento escalonado de seis por ciento anual en las tarifas de la vialidad, por un periodo de seis años (hasta 2022). Y dos meses después de las elecciones, en agosto de 2017, fue avalado el cobro de las tarifas máximas de peaje en el Viaducto Bicentenario, bajo la administración de Alfredo del Mazo Maza.

LO QUE SE AVECINA CON MORENA

Según Pablo Díez Gargari, “OHL no tiene ya ningún futuro”. En España están quebrados y aquí el tiempo se les agota. Con la llegada del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) al Ejecutivo federal y con mayoría en el Congreso del Estado de México, el abogado confía en que habrá cambios.

La nueva administración, con Javier Jiménez Espriú al frente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), debe prohibir que la empresa australiana IFM Global Infrastructure Fund, que este año compró el 100 por ciento de las acciones de OHL Concesiones, subcontrate a compañías como CPVM, que está acusada de pagar sobornos y de cotizar, de manera desproporcionada, los trabajos que realiza.

La nueva mayoría de Morena y los integrantes de su coalición en la legislatura estatal pueden hacer lo que nos les dejaron hacer en la legislatura anterior, que era ordenar a la auditoría de fiscalización estatal para que se haga una auténtica auditoría de estos señores. No una cosa pactada, arreglada, sino que efectivamente se entre a analizar el tema.

Con información de SinEmbargo.

También te puede interesar: