Estás aquí
9 mil “comisionados sindicales” y 100 mil aviadores en la nómina magisterial del peñismo. Por Jesús López Segura / LA VERSIÓN NO OFICIAL Corrupción Destacadas Editorial Educación 

9 mil “comisionados sindicales” y 100 mil aviadores en la nómina magisterial del peñismo. Por Jesús López Segura / LA VERSIÓN NO OFICIAL

Frustró Aurelio Nuño la intención de Emilio Chuayffet de limpiar la nómina magisterial

Entre enero de 2015 y diciembre de 2018, es decir, durante la administración de Aurelio Nuño Mayer en la SEP, se destinaron más de mil 066 millones de pesos para el pago de 9 mil comisionados sindicales con dinero del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (Fone) y al menos 100 mil maestros recibieron sueldo sin dar clases, según un estudio de México Evalúa y el Tecnológico de Monterrey, reseñado por Daniela Barragán en el portal digital “SinEmbargo“.

El golpe espectacular del encarcelamiento de Elba Esther Gordillo, fraguado por su archienemigo Emilio Chuayffet en los albores del peñismo, tenía la intención de limpiar, paralelamente, la nómina magisterial, contaminada con decenas de miles de operadores electorales que Elba controlaba y puso originalmente al servicio de los fraudes electorales del PRI, como “el ratón loco”, “carrusel”, “urnas embarazadas”, “operación tamal” y tantas otras triquiñuelas que se realizaban “in situ” y que solían culminar con el robo descarado de urnas para dar vigencia al viejo dicho de que “el PRI siempre gana, y cuando no gana… arrebata”.

Pero con el correr del tiempo y el arribo de la “transición democrática” foxista, uno de cuyos pilares ideológicos era la propia Elba Esther Gordillo, la maestra cambió de bando, poniendo esa estructura masiva de operadores electorales al servicio del panismo y luego de su propio partido, que no podría haber adoptado un nombre más revelador: “Nueva Alianza”.

Al regreso del PRI a Los Pinos, Chuayffet le pasó la factura a la Gordillo y trató de desmantelar esa estructura electorera millonaria financiada desde la nómina magisterial, pero como estaba impedido a hablar de ese ejército de operadores de fraudes electorales, inventó el concepto de una “reforma educativa” consistente en evaluar a los maestros, a fin de detectar a los aviadores y a los porros electorales, al tiempo que desarrolló un censo escolar para depurar completamente la nómina.

No se trataba, pues, de una verdadera “reforma educativa“, puesto que no se revisaron métodos alternativos y modernos de enseñanza-aprendizaje y se puso a los bueyes detrás de la carreta al empezar con una evaluación magisterial punitiva antes de organizar la capacitación magisterial que toda reforma de métodos y contenidos requiere para su cabal realización, con el concurso del actor fundamental que es el maestro, quien debe ser evaluado, desde luego, pero en forma diagnóstica, es decir exclusivamente para mejor capacitarlo y no para correrlo como se propuso de forma francamente salvaje el “aspirante presidencial” Aurelio Nuño.

De acuerdo con la investigación de referencia, entre enero de 2015 y diciembre de 2018 se destinaron más de mil 066 millones de pesos para el pago de 9 mil comisionados sindicales, sobre todo en Aguascalientes, Chihuahua y Coahuila y se encontró que 100 mil personas que ocupan plazas de profesores no se desempeñan como tales y se detectó que algunos estados mienten sobre el número de alumnos que tienen para recibir más dinero de la transferencia: en este caso son Baja California y el Estado de México, que con la creación del Fone tuvieron un aumento de 9 por ciento en su presupuesto, lo que deja en claro que la intención de Chuayffet de concretar el censo escolar para determinar el número de aviadores y depurar la nómina fue truncada con su destitución para imponer a un Aurelio Nuño que conservó parte de este ejército de operadores electorales para su propio beneficio.

El investigador Marco Fernández explicó que durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto se registró un aumento en el número de los asesores y supervisores en educación Básica y normal, así como una nueva figura: la de los subdirectores administrativos. Además, con la implementación de la, efectivamente mal llamada “Reforma Educativa”, se detectó una transferencia de puestos de maestros a puestos administrativos y el pago a personal inexistente.

La impunidad y la corrupción en el uso del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (Fone) provocaron que de 2008 a 2019, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontrara irregularidades por 6 mil millones de pesos. En ese periodo el órgano auditor interpuso 125 denuncias, de las cuales 123 están en proceso de integración, una se desechó y otra se contestó con un amparo.

Marco Fernández, investigador que coordinó el estudio “La impunidad en la nómina magisterial: uso y abuso del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo ”, dijo que entre 2008 y 2014, cuando estaba el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB), la ASF detectó irregularidades “enormes”; lo más escandaloso de entonces fue el pago a los comisionados sindicales que no daban clases.

Se encontraron gastos que no se acreditaban, recursos que no se ejercían, depósitos a cuentas que no se reconocían, aumentos hasta del 9 por ciento en el gasto y sobrejercicios hasta del 14 por ciento.

También se encontraron pagos adicionales, bonos, estímulos e incluso se metieron plazas que el gobierno estatal pagaba con sus propios recursos, por ejemplo, Baja California Sur logró un ahorro por transferir una parte de su nómina a la nómina federal.

En este sentido, se encontró un aumento en el número de asesores y supervisores durante la administración de Enrique Peña Nieto y una nueva figura: los subdirectores administrativos.

Con la implementación de esa Reforma Educativa, se detectó una transferencia de puestos de maestros a puestos administrativos y el pago a personal inexistente.

Durante 16 meses que Nuño despachó en la SEP (de 28 en total), destinó mil 687 millones de pesos a promover en los medios a la dependencia, cantidad que hubiera sido suficiente para ayudar a la reconstrucción de las viviendas de las 14 mil familias afectadas por el sismo del 19 de septiembre de 2017. Adicionalmente, en su obsesión por ser el candidato presidencial, Nuño impuso la costumbre de salir en la televisión, rodeado de niños, cada lunes en el acto de abanderamiento de escuelas, hasta que sufrió el descalabro de que una niña lo corrigiera: no se dice “ler”, se dice leer.

Los privilegiados de Nuño

En el reparto de los millones de pesos por concepto de publicidad, durante la gestión de Nuño la SEP benefició en particular a los empresarios Emilio Azcárraga Jean, de Televisa; a Ricardo Salinas Pliego, de TV Azteca; a Olegario Vázquez Raña, del Grupo Empresarial Los Ángeles –dueño de Grupo Imagen, que aglutina a medios impresos y electrónicos–; a Rogerio Azcárraga, de Grupo Fórmula, y a Juan Francisco Ealy Ortiz, de El Universal.

Televisa fue la principal favorecida en los primeros cuatro meses de Nuño al frente de la SEP. En ese periodo recibió 112 millones de pesos. En segundo lugar, TV Azteca, 73 millones; en tercero, Grupo Imagen, 48 millones; en cuarto, el Grupo Fórmula, 40 millones, y en quinto, el periódico El Universal, 36 millones 33 mil pesos.

Detrás del periódico de Ealy Ortiz, la Organización Editorial Mexicana –que edita los Soles– fue el segundo consorcio al que la SEP le asignó mayores recursos: 27 millones de pesos.

MVS, la empresa de Joaquín Vargas, obtuvo 12 millones 999 mil pesos, seguida del periódico La Razón, 8 millones 573 mil; el periódico Excélsior, 6 millones 690 mil; La Jornada, 6 millones 89 mil; Milenio Diario, 5 millones 664 mil; El Financiero, 4 millones 999 mil; La Crónica de Hoy, 4 millones 680 mil, y Reforma, 3 millones 909 mil pesos.

Durante su gestión en la SEP, Nuño privilegió a un selecto grupo de periodistas, entre ellos al conductor radiofónico Óscar Mario Beteta, quien facturó a la dependencia 2 millones 250 mil pesos, seguido por Adela Micha, quien cobró 1 millón 500 mil; Pablo Hiriart, 800 mil; Jorge Fernández Menéndez, 500 mil, y Ricardo Alemán, 203 mil.

Asimismo, el historiador y consejero de Televisa, Enrique Krauze facturó a la SEP 2 millones 46 mil pesos.

CON INFORMACIÓN DE:

SinEmbargo.- https://www.sinembargo.mx/14-05-2019/3580666

Proceso.- https://www.proceso.com.mx/518651/el-despilfarro-de-nuno-en-la-sep-mil-687-mdp-en-publicidad-en-solo-16-meses-de-gestion

También te puede interesar: