Estás aquí
Asesina sicario a dos líderes de comerciantes en pleno centro de Cuernavaca; hay dos lesionados Nacional Otras noticias Seguridad 

Asesina sicario a dos líderes de comerciantes en pleno centro de Cuernavaca; hay dos lesionados

Carlos Loret usa el caso para pedir renuncia del gobernador Cuauhtémoc Blanco

Un pistolero, reconocido o identificado como “Maximiliano N”, atacó a balazos la mañana de este miércoles en la Plaza de Armas, que se encuentra en el centro de Cuernavaca, a Jesús García Rodríguez y Roberto Castrejón, dirigentes de comerciantes ambulantes del centro histórico de Cuernavaca.

Durante la agresión, resultaron heridas otras dos personas, otro líder de comerciantes y un camarógrafo del portal Metrópoli Noticias.

La agresión se cometió a las 10:15 horas, cuando un grupo de reporteros interrogaban al secretario de Desarrollo Social, Gilberto Alcalá, sobre una mesa de trabajo que el ex árbitro y dirigentes de vendedores acababan de tener en el palacio de gobierno con autoridades estatales y municipales sobre el reordenamiento del comercio en la plaza principal de la capital, mientras otro grupo de ambulantes del primer cuadro de la capital bloqueaba las calles Gutenberg y Galeana en protesta por no haber sido invitados a la reunión.

En la protesta, los manifestantes exigían que se ponga orden al comercio ambulante que se multiplicó en el primer cuadro de Cuernavaca.

Los líderes asesinados disputaban el comercio informal en el centro de Cuernavaca con la organización Nuevo Grupo Sindical, fortalecida durante el gobierno del perredista Graco Ramírez.

Jesús García –padre de José Manuel García Bejarano, quien fue asesinado en abril de 2017 en una cabalgata– se acercó y habló con ese grupo de ambulantes. Luego dijo algo a Gilberto Alcalá, pero a pesar de ello el secretario continuó con la entrevista, detalla La Jornada.

Fue ese el momento en el que se escucharon las detonaciones. Toda la gente corrió, unos asustados y otros detrás del asesino con la intención de atraparlo, lo que finalmente ocurrió.

En la calle Gutenberg, en el lado norte del palacio y cerca del jardín Juárez, quedaron tendidos Jesús García, los hermanos Castrejón y el camarógrafo René Argüelles. Los cuatro fueron llevados a hospitales. Jesús García murió al llegar y Roberto Castrejón dos horas y media más tarde.

Por la tarde, el fiscal general del estado, Uriel Carmona Gándara, declaró que el arma utilizada en el homicidio, una pistola marca Glock pudo haber pertenecido a una corporación policiaca e incluso habría estado a disposición de la fiscalía en noviembre de 2017.

En su intervención, el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo lamentó lo ocurrido y exhortó a la Fiscalía General del Estado a llegar al fondo de lo sucedido; también instruyó al comisionado de Seguridad del estado, Antonio Ortiz Guarneros, reforzar la vigilancia.

El gobernador demandó el apoyo de las fuerzas federales para acabar con la delincuencia organizada en Morelos y ratificó su apoyo y confianza al comisionado estatal.

En la Ciudad de México, la fracción de Morena en el Senado exigió al gobernador asumir su responsabilidad y frenar la ola de violencia e inseguridad que se ha disparado en la entidad.

Al presentar la nota, Carlos Loret dice que mataron a estas personas, “que criticaban a la administración de Cuauhtémoc Blanco“, como insinuando que hay gato encerrado en esos asesinatos.

Durante la mesa con los dirigentes del PAN, Marko Cortés, PRI, Claudia Ruiz Massieu y de Morena, Yeidckol Polevnsky, Loret de Mola aprovecha para pedir la renuncia de Cuauhtémoc Blanco y le pregunta a Polevnsky que si se arrepienten en Morena de haberlo postulado y Yeidckol le hace el juego. Dice que y gente del partido que está pidiendo su renuncia y ella, hasta el momento no la ha solicitado, pero escucha todas las voces. Aclara que ella no lo apoyó para gobernador, que fue una encuesta y no fue su propuesta precisamente.

Con información de La Jornada, Proceso y Primero Noticias, de Televisa.

También te puede interesar: