Estás aquí
Yeidckol Polevnsky alerta contra “sabandijas” y “chapulines” infiltrados en Morena Morena Noticias principales 

Yeidckol Polevnsky alerta contra “sabandijas” y “chapulines” infiltrados en Morena

Esos payasos llamados PRI”: Luis Cárdenas / En la Mira

Mientras Yeidckol Polevnsky, dirigente nacional de Morena, en un arranque inusitado de autocrítica, alertaba contra “sabandijas” y “chapulines” que se han infiltrado en su partido “de manera mezquina y perversa” para apoderarse de él en épocas electorales, Luis Cárdenas, columnista de El Universal, puso “En la Mira” al PRI, propinándole a sus militantes una revolcada de antología.

Sin mencionar nombres, Polevnsky advirtió que “estos personajes están desatados porque piensan que el partido tiene mucho dinero, ven el poder y se dedican a vender candidaturas”.

“Son muchas las sabandijas que se nos han infiltrado, son muchos los que están echándole el ojo al partido de una manera mezquina y perversa, porque están pensando que el partido tiene mucho dinero”, afirmó durante una reunión con mujeres de Morena.

“Están desatados, también porque ven el poder y muchos se dedican a vender candidaturas, por eso están desatados, y por eso es muy importante que ustedes tengan claro cómo están las cosas para que cuidemos al partido como lo más valioso que tenemos”.

Aseguró que, en épocas electorales, “los demonios andan sueltos, todo mundo quiere meter mano, todo mundo quiere decidir, aunque no le toque”.

Julio Hernández López interpreta sin titubear en su columna de La Jornada que tales diatribas de la dirigente de Morena tienen una dedicatoria personal contra Ricardo Monreal. Dice el famoso “Astillero”:

“En el mayor desahogo verbal que ha tenido respecto de lo que acontece en Morena, Polevnsky, quien ha sido la empresarial ejecutora de órdenes superiores en ese partido-movimiento, ha dictaminado que en el partido ahora gobernante hay sabandijas infiltradas, demonios sueltos, oportunismo, actitudes mezquinas y perversas, venta de candidaturas y militantes metiches, latosos, chapulines y traidores. Ah, y machines perversos que desean quedarse con el control del partido”.

“Tal emisión verbal de YP se produjo en términos generales, sin especificar a sus destinatarios, aunque la realidad política los muestra sin margen de equivocación: la embestida de Yeidckol va dirigida a Ricardo Monreal, el actual coordinador de la bancada senatorial de Morena, y, en esa condición, jefe político de esa cámara, en la que ha tenido éxitos de concertación al mejor estilo del priismo clásico (la aprobación, por unanimidad, de la Guardia Nacional, y la luz verde a Yasmín Esquivel para que sea ministra de la Corte, por dar dos ejemplos recientes), los cuales en lugar de abonarle puntos en la grilla palaciega provocan celos y enojos en miembros del círculo central obradorista”.

Pero, en realidad, no parece realmente que YP la empresa contra Monreal, el poderoso jefe del Senado y gran maestro morenista de la concertación que promueve el Presidente, como lo apunta Julio Hernández, quien seguramente debe tener motivos para amarrar navajas en ese nivel. Ya tendrá tiempo Yeidckol de “desfacer entuertos”, pero por lo pronto, deben ser una multitud de “militantes de ocasión los destinatarios de su regaño.

Destacó la Polevnsky que las sabandijas no son miembros del Comité Ejecutivo Nacional de Morena; “no les toca hacer la política electoral, pero se meten y dan lata, y mucha. Hay que pensar que no les interesan sólo las elecciones en donde andan metiendo la mano, y donde obviamente se están exhibiendo y se están viendo muy mal. ¿Saben qué es lo que quieren? El partido. Eso es lo que quieren, a niveles estatales, municipales y nacional”, alertó.

Estos personajes, describió, “estaban en un partido, pasaron al otro, pasaron al otro, y andan así en todos los partidos. Son chapulines y han traicionado a toda la gente con quien han estado”.

Otro que parece haber amanecido sin pelos en la lengua es el columnista de El Universal, Luis Cárdenas, al parecer simpatizante de Ricardo Anaya, quien vaya usted a saber por qué, repentinamente, se soltó de su ronco pecho contra los priistas que “terminaron haciéndole el trabajo sucio a Morena, ingenuos, a cambio quizá de su impunidad y supervivencia, inventaron un delito al candidato del PAN que nació siendo una vacilada, una mofa rebajada, parida de un bufón”, y agrega:

“Borrachos de soberbia, dicen que son como un majestuoso león herido por las hienas, que necesitan tiempo para lamer sus heridas, para sanar y regresar, imponentes, a cobrar venganza, a recuperar lo suyo… De tanta lástima, terminan dando mucha risa”.

“Desde hace mucho tiempo, desde que eran poder, al PRI lo rebasó la realidad”.

“Fueron expertos aplaudidores de cifras macroeconómicas que la élite entendía, más bien, como de resultados mediocres, como del mínimo esperado, fueron manipuladores patéticos de la verdad, defensores asquerosos de ratas fétidas, repugnantes de corrupción hasta la náusea. El PRI fue el clásico pendejo que se piensa más listo que todos los pendejos”.

“Se volvieron el partido de Las Lomas, de las Casas Blancas, de las camionetas blindadas, de los guarros, del soslayo, de los desvíos groseros con justificantes de arcadas, se volvieron el club de Toby (machistas, además) en Los Pinos, se volvieron, casi imposible, pero lo hicieron, se volvieron más arrogantes, mamoncetes, según ellos intocables, cuasi divinos”.

“Hoy, piensan que su elección interna le llamará la atención al pueblo, a ese que López llama pueblo. Hoy, piensan que los reflectores y el destino del Ave Fénix se posará sobre el triunfante”.

“Mucha suerte, lo mejor que les depara el futuro es que sean algo así como el arlequín de Palacio”.

“Esos payasos llamados PRI, que de tanta lástima terminan por dar risa”.

¡Órale!

Con información de Proceso, La Jornada y El Universal

También te puede interesar: