Estás aquí
Cadena perpetua a Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán. Jurado de EU lo declara culpable Narcotráfico Noticias principales 

Cadena perpetua a Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán. Jurado de EU lo declara culpable

El juicio exhibió las entrañas de un cártel que ha afectado a México con décadas de violencia y corrupción, y a Estados Unidos

Por ALAN FEUER 12 de febrero de 2019

NUEVA YORK — El mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera fue declarado culpable este martes 12 de febrero en un juicio que exhibió las entrañas de un cártel que ha afectado a México con décadas de violencia y corrupción, y a Estados Unidos por el movimiento de toneladas de drogas.

El veredicto en contra de Guzmán Loera, acusado de ser líder del Cártel de Sinaloa, sería el final de la carrera de quien se convirtió hasta en un héroe popular para algunos en México, que utilizó tácticas innovadoras para el narcotráfico o contrabando de drogas, violencia extrema y tuvo una considerable capacidad para escapar, una y otra vez, de la justicia mexicana.

Cuando el juez Brian Cogan leyó el recuento del jurado, que lo declaró culpable en diez de los diez cargos que enfrentaba, Guzmán Loera se quedó sentado mientras escuchaba al intérprete del tribunal, con una expresión conmocionada. Cuando Cogan terminó de leer el veredicto, el Chapo volteó a ver a Emma Coronel Aispuro, su esposa, quien le hizo una seña de pulgares arriba y parecía estar conteniendo las lágrimas.

La declaración de culpabilidad sucedió casi una semana después de que el jurado comenzó a deliberar tras un juicio de tres meses de duración en la Corte de Distrito Federal de Brooklyn, donde los procuradores presentaron una montaña de evidencia en contra del Chapo con ayuda de 56 testigos, catorce de los cuales alguna vez trabajaron junto con el capo. Guzmán Loera, de 61 años, enfrenta una sentencia de prisión de por vida.

Richard P. Donoghue, el fiscal estadounidense para el distrito este de Nueva York, dijo que el veredicto es una victoria para la justicia, para México —donde han muerto más de 100.000 personas por la violencia relacionada con el narcotráfico— y para las familias que han perdido a alguien “por el hoyo negro de las adicciones”.

“Hay quienes dicen que no vale la pena pelear la guerra contra el narcotráfico. Esas personas están equivocadas”, comentó Donoghue.

El veredicto es un golpe al Cártel de Sinaloa que Guzmán Loera ayudó a dirigir durante décadas, pero el grupo sigue sus operaciones, liderado en parte por los hijos del capo. En 2016 y 2017, los años antes de que el Chapo fue arrestado por última vez y extraditado a Nueva York, la producción de heroína en México aumentó 37 por ciento y las confiscaciones de fentanilo en la frontera suroeste de Estados Unidos crecieron más del doble, de acuerdo con la Administración para el Control de Drogas (DEA).

En su informe más reciente sobre el estado del narcotráfico global, la DEA destacó que la organización a la que pertenece Guzmán Loera, así como la agrupación más reciente Cártel Jalisco Nueva Generación son “la mayor amenaza criminal del narcotráfico” en la región.

El principal cargo en contra del Chapo lo acusaba de ser el principal líder de una operación criminal para comprar drogas de varios proveedores en Colombia, Ecuador, Panamá y el Triángulo Dorado de México —comprendido por los estados de Durango, Sinaloa y Chihuahua—, donde se produce la mayor parte de la heroína y la marihuana del país. También se le acusó de haber obtenido 14.000 millones de dólares a lo largo de su carrera al transportar hasta 200 toneladas de narcóticos a través de la frontera con Estados Unidos mediante yates, lanchas motoras, botes de pesca, aviones, trenes de carga, submarinos semisumergibles, tractocamiones llenos de carne congelada y latas de jalapeños, así como otros túneles (uno de ellos oculto bajo una mesa de billar en Agua Prieta, México).

El enjuiciamiento de Guzmán Loera en Estados Unidos se planeó con años de anticipación y requirió del trabajo investigativo del FBI, la DEA, la Guardia Costera estadounidense, el área especial de investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional y de fiscales federales en Miami, San Diego, El Paso, Nueva York y Washington. El equipo del juicio también dependió de decenas de oficiales de policía estadounidenses y de las autoridades de Ecuador, Colombia y la República Dominicana.

La evidencia en contra del capo de la droga incluyó decenas de fotografías de vigilancia, tres series de libros contables detallados, varias cartas escritas a mano por el acusado y cientos de sus más íntimos —e incriminadores— mensajes de texto y llamadas interceptadas a través de cuatro operaciones independientes de espionaje telefónico.

En sus últimas declaraciones al jurado, el 31 de enero, el abogado del Chapo Jeffrey Lichtman retomó un argumento que intentó presentar en noviembre, al inicio del proceso, en el que le aseguró al jurado que la verdadera mente maestra del cártel y de sus operaciones era Ismael “el Mayo” Zambada García, socio del Chapo.

Lichtman enfatizó que, pese a que el Mayo ha sido buscado por las autoridades mexicanas desde hace más de cinco décadas, nunca ha sido arrestado; el abogado argumentó que eso se debe a que Zambada García ha sobornado a prácticamente todo el gobierno mexicano y que el Chapo siempre fue solo la presa fácil para distraer la atención policial.

Varios de los testigos discutieron diversos sobornos a la policía mexicana, al ejército o a políticos, entre ellos el que Guzmán Loera habría organizado el pago de 100 millones de dólares al expresidente mexicano Enrique Peña Nieto, antes de las elecciones de 2012 en las que resultó ganador. Otros testimonios afirmaron que hubo pagos a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública mexicano entre 2006 y 2012, así como a otros oficiales de alto rango de las fuerzas de seguridad, a un puñado de generales y policías e, incluso, a casi toda una legislatura pasada del congreso colombiano.

Tomada de The New York Times

También te puede interesar: