Estás aquí
Obama acude al rescate. Se convierte en el mejor activo electoral de los demócratas Donald Trump Estados Unidos Internacional 

Obama acude al rescate. Se convierte en el mejor activo electoral de los demócratas

Trump intensifica su campaña racista contra migrantes para impulsar voto de sus seguidores

 

 

“En las últimas semanas ha habido intentos continuados para dividirnos con una retórica diseñada para enfadarnos y asustarnos, con imágenes para explotar nuestra historia de división racial y étnica, para colocarnos en contra del otro”, advirtió Barack Obama el pasado viernes en un mitin en Atlanta, en el que fue muy duro con Donald Trump. “Puede que sean las elecciones más importantes de nuestra vida”.

Salvo contadas excepciones, Obama mantuvo un escrupuloso silencio durante más del primer año y medio de presidencia de Trump. Era el objetivo que se había marcado al abandonar la Casa Blanca en enero de 2017, siguiendo el ejemplo de su predecesor, el republicano George W. Bush. Pero el pasado 7 de septiembre, Obama dijo basta. En un calculado discurso universitario, arremetió contra el actual mandatario, al que, llamándole por su nombre, calificó de “amenaza a nuestra democracia” y criticó un sinfín de asuntos: desde su connivencia con Rusia, su equidistancia con la violencia de neonazis hasta sus ataques constantes a la independencia judicial. La finalidad número uno de Trump desde el inicio de su presidencia ha sido desmantelar todas las piezas del legado de su predecesor. Tampoco ha tenido reparos en criticarlo. El temor de los demócratas era que el silencio de Obama pareciera cómplice ante los exabruptos y la ofensiva feroz de Trump.

“El carácter de nuestro país está en la papeleta electoral”, proclamó Obama en el mitin de Georgia en apoyo a la demócrata Stacey Abrams, que puede convertirse el martes en la primera gobernadora negra de EE UU. “Las consecuencias de quedarnos en casa son profundas”, agregó. Ese mismo día estuvo en Florida y el domingo iba a participar en otro mitin en Indiana, uno de los Estados clave en el intento demócrata de hacerse con el control del Senado. En la recta final de la campaña, Trump también habrá visitado esos mismos Estados.

“Oscuridad política”

En un poderoso discurso, de casi una hora, Obama no se cansó en Atlanta de alentar a la participación electoral. Su objetivo es que los demócratas logren movilizar a la misma coalición de votantes jóvenes, urbanos y de minorías raciales detrás de sus dos victorias en las presidenciales de 2008 y 2012, pero que en 2016 respaldaron menos a Clinton, lo que fue determinante para su derrota. El exmandatario alertó del intento de Trump de desmantelar su reforma sanitaria -emblema ahora de los demócratas- y criticó la rebaja fiscal republicana -que beneficia sobre todo a los más ricos-, la desregulación medioambiental y la demonización de la inmigración. Sin citar a Trump, Obama lanzó guiños a republicanos moderados y advirtió de las “reiteradas y vergonzosas mentiras” del presidente: “Cuando las palabras pierden significado, la gente simplemente puede inventarse cosas y no hay consecuencias. La democracia no puede funcionar”.

Perdida la Cámara Baja, Trump apunta al Senado

Consciente de que la Cámara Baja la tiene prácticamente perdida, el presidente estadounidense, Donald Trump, reconoció por su parte, a dos días de las elecciones intermedias, que se ha enfocado su campaña “principalmente” en ampliar la mayoría republicana en el Senado.

Más de 270 millones de estadounidenses están llamados a acudir a las urnas donde se juega la totalidad de la Cámara Representantes, un tercio del Senado, 36 gubernaturas y la renovación de varios Congresos estatales y locales, una jornada que será decisiva para el presidente, cuyo desempeño podría hacer perder a los republicanos al menos una de las dos Cámaras.

 

Al abrirse lascasillas de votación, se abrirán también una serie de interrogantes sobre cómo será calificado el presidente después de la caravana de migrantes hondureños, el envío de artefactos explosivos a destacados líderes del Partido Demócrata y la masacre de Pittsburgh, considerada el peor ataque antisemita de las últimas décadas en Estados Unidos.

A esta lista de desafortunados eventos se añade la decisión reciente del mandatario de desplegar tropas en la frontera con México para detener a los miles de migrantes centroamericanos y amenazar con quitarles la ciudadanía a los hijos de los indocumentados.

La guerra comercial con China y el acercamiento con Corea del Norte serán otros puntos a reflejarse en las boletas electorales.

CON INFORMACIÓN DE: El País y El Financiero

También te puede interesar: