Estás aquí
Asesinan a otra mujer en el Estado de México. Una más desaparece Edomex Feminicidios Seguridad 

Asesinan a otra mujer en el Estado de México. Una más desaparece

La pesadilla del feminicidio enluta a los mexiquenses en el puente de “Día de Muertos”

 

Por Ángel López

Los feminicidios en el Estado de México continúan sin control. Esta vez, en Nezahualcóyotl fue encontrado el cuerpo de una mujer de entre 27 y 30 años, quien fue violada antes de ser asesinada.

Casi de manera simultánea, en Ecatepec (municipio cuyo alcalde ha sido exhortado en repetidas ocasiones para que renuncie por su enorme incompetencia), se reportó la desaparición de Jenny Alanís Trejo Ochoa, chica de 18 años de edad que fue vista por última vez cuando salió de su domicilio a las 06:30 horas del 2 de noviembre y nunca regresó.}

En una época en la que ser mujer en el Estado de México es una sentencia a vivir con miedo de ser agredida, acosada, violada o asesinada (mientras las autoridades reparten tarjetas rosas para autoproclamarse “el gobierno de las mujeres”), según estadísticas oficiales, de enero a septiembre de 2018 sumaban 625 feminicidios, con lo cual el 2018 ya se coronaba como el año más violento en la historia contra las mujeres desde aquel mes “patrio”.

Con policías municipales y una Secretaria de Seguridad que prefieren esconder a sus elementos cuando corren riesgo de enfrentarse a un comando armado (como quedó demostrado en un audio del G4 de Naucalpan), y un gobernador cuya más brillante idea para detener la masacre de sus pobladores consiste en crear una “policía de género”, la situación pareciera complicársele políticamente a la secretaria Maribel Cervantes, quien ahora deberá responder no sólo por la pila de cadáveres que se le acumula día con día, sino por sus estudios profesionales, puesto que la Sedena ha sido instada a entregar pruebas (celosamente guardadas hasta ahora) de sus estudios de maestría, luego de que un ciudadano solicitara dicha información. Tal vez Enrique Peña no sea el único cuyos estudios profesionales sean “cuestionables”.

“Tengo el corazón destrozado y el alma rota. Me mataron a mi hija. Gracias a todos los que compartieron su desaparición. Hoy es un ángel. Hoy se murió mi corazón”, escribió ayer en redes sociales la madre de una de los cientos de víctimas, no del crimen, sino del estado de indefensión en el que nos tienen nuestras “rosas” autoridades en el Edomex.

Con información de Sin Embargo y Excélsior

 

También te puede interesar: