Estás aquí
El fiscal del Edomex se lava las manos ante feminicidios Cámara de Diputados Edomex Feminicidios 

El fiscal del Edomex se lava las manos ante feminicidios

“Me toca indagar, no prevenir… La incidencia es menor a la media nacional”, justifica

 

 

En el Estado de México “las mujeres vivimos con miedo a caminar por la calle, a viajar en el transporte público y a que nuestras hijas no regresen a casa”, reprocharon ayer diputadas locales al fiscal general de Justicia de la entidad, Alejandro Gómez Sánchez, durante su comparecencia por la glosa del primer Informe de la gestión de Alfredo del Mazo Maza.

En tribuna y con una manta que cubría la mesa directiva del Congreso local, las legisladoras de los partidos Morena y del Trabajo reprocharon al funcionario por la gran cantidad de feminicidios y desapariciones impunes de niñas y mujeres. En un momento de la sesión gritaron al unísono “¡ni una más!”

El fiscal Gómez Sánchez admitió que la incidencia de estos delitos va en aumento, pero adujo que la prevención no le corresponde, únicamente la investigación de delitos.

Informó que la dependencia que encabeza ha creado áreas para investigar estos crímenes y castigar a los responsables. “No vengo a tapar el sol con un dedo –dijo al inicio de la comparecencia–. Tenemos un claro problema de incidencia delictiva en el estado y lo enfrentamos con muchas limitaciones”, subrayó.

Explicó que al menos 13 grupos de la delincuencia organizada operan en la entidad. Por ejemplo, en el sur-suroeste está La Familia Michoacana (LFM), dirigida por un sujeto apodado El Pez, Jonny Hurtado Olascoaga.

“Igualmente tenemos presencia de Los Rojos y Guerreros Unidos en la región de Tejupilco, Tlatlaya, Amatepec, Sultepec, Temascaltepec, la región de Ixtapan de la Sal, Valle de Bravo, incluso en la región de Toluca, todo lo que comprenden los límites con Guerrero, Michoacán y Morelos”.

En la zona norte, abundó, tiene presencia El Grupo, derivado de La Nueva Familia Michoacana, y opera en los municipios de Acambay, Atlacomulco, Jocotitlán y San Felipe del Progreso, muy relacionados con la zona huachicolera.

Al noreste “tenemos presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli, Tultitlán, Nextlalpan, Zumpango, Huehuetoca, Tecámac, San Martín de las Pirámides. Nuevo Imperio, y una derivación del Cártel del Golfo tiene presencia en Huixquilucan, Naucalpan, Izcalli, Atizapán de Zaragoza, Tlalnepantla, Tultitlán y Nicolás Romero”.

Además, opera La Banda de Los Sapos dedicada al huachicol; la del Monterrey y del MBL dedicados a la extorsión, sobre todo al transporte público de pasajeros.

Al oriente se ubican el Cártel del Sur en municipios como Nezahualcóyotl, y la Unión Tepito, LFM, el Cártel de Tláhuac, la Banda de los Mazos y otras organizaciones independientes.

Sobre la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en el caso Tlatlaya, recordó que siete elementos fueron acusados de tortura, de los cuales cuatro ya fueron condenados y purgan sentencia, y el resto están en proceso; además, “se está en vías de dar satisfacción al quejoso y encontrar los mecanismos de capacitación al personal”.

Ante las críticas de la negativa para tipificar como feminicidios los asesinatos de mujeres, justificó que tanto este delito como el homicidio doloso merecen penas de 40 a 70 años de prisión o prisión vitalicia, aunque ambos, abundó, se han incrementado.

Aun así, expuso, la tasa por cada cien mil habitantes es de 0.71 en este delito, por debajo de la media nacional, que es de 0.84, con lo que la entidad se coloca en el lugar 15.

La diputada Karina Labastida, de Morena, indicó que desde que se tipificó el delito de feminicidio en la entidad, en marzo del 2011, a diciembre del año pasado mil 199 mujeres murieron en forma violenta, según cifras oficiales, es decir, más casos de los 922 que se cometieron del 2005 a 2010, lo que motivó que se declarara la alerta de género en 11 municipios mexiquenses (Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla de Baz, Toluca de Lerdo, Chalco, Chimalhuacán, Naucalpan de Juárez, Tultitlán, Ixtapaluca, Valle de Chalco y Cuautitlán Izcalli).

“La violencia de género se está perpetuando en el Estado de México”, aseveró Labastida, quien agregó que sólo se ha dictado sentencia por 104 asesinatos.

El fiscal admitió que el delito va en aumento y que de enero a septiembre se denunciaron 70 feminicidios, contra 50 en el mismo periodo del año anterior; sin embargo, acotó que en el ámbito nacional el Estado de México ocupa el lugar 15, pues aquí se cometen 0.72 feminicidios por cada 100 mil habitantes, contra una media de 0.84.

Gómez Sánchez reveló que las autoridades de prevención deben poner atención en los municipios de Chalco, Chimalhuacán, Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Valle de Chalco, Tecámac y Zumpango, pues ahí se cometen la mayor parte de los feminicidios y homicidios dolosos de mujeres. En las dos últimas demarcaciones no se ha declarado alerta por violencia de género.

En cuanto a las desapariciones, los diputados señalaron que la entidad se encuentra entre los primeros lugares, a lo que el fiscal respondió que cerca de 80 por ciento de las mujeres y niñas reportadas como desaparecidas fueron localizadas, y recordó que en meses recientes comenzaron a funcionar agencias del Ministerio Público especializadas en desapariciones en Toluca, Ecatepec, Nezahualcóyotl, Naucalpan, Chimalhuacán, Tlalnepantla y Texcoco.

 

Señala carencias de presupuesto y personal

En la comparecencia se mencionó el caso de la pareja de feminicidas de Ecatepec detenidos la semana pasada. El fiscal afirmó que en el estado no había existido un caso “tan horroroso” como éste. En entrevista posterior reveló que Juan Carlos N reconoció ante el Ministerio Público que tanto él como su pareja, Patricia N, llegaron a comer restos de sus víctimas.

Los diputados reprocharon a Gómez Sánchez que la autonomía de la fiscalía no se ha traducido en mejores resultados, a lo que el funcionario contestó que este órgano enfrenta ‘‘grandes carencias’’ de personal y equipo.

Detalló que la fiscalía mexiquense tiene la mitad del personal y el presupuesto que su homóloga de la Ciudad de México, pese a que la entidad tiene el doble de pobladores y su territorio es 15 veces más grande.

Indicó que cada año un agente del Ministerio Público del estado atiende alrededor de 800 expedientes y hay un policía de investigación por cada 6 mil 900 carpetas de investigación iniciadas.

CON INFORMACIÓN DE: La Jornada y Proceso (Veneranda Mendoza)

También te puede interesar: