Estás aquí
Renuncia Nikki Haley embajadora de EU ante la ONU. El equipo de política exterior de Trump pierde una voz moderada Donald Trump Estados Unidos Internacional 

Renuncia Nikki Haley embajadora de EU ante la ONU. El equipo de política exterior de Trump pierde una voz moderada

Haley adelanta que no competirá con Trump en 2020

 

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, luego de presentar su renuncia, señaló que no sabe aún qué va a hacer ahora y aclaró que su salida “no obedece a motivos personales”:

“Es importante para los oficiales del Gobierno saber cuándo tienen que hacerse a un lado”, ha indicado, entre elogios a la política exterior de la Administración Trump. Y ha descartado que su intención sea iniciar una carrera presidencial para 2020.

La noticia ha caído como una sorpresa en círculos diplomáticos y en el propio Gobierno, ya que con su renuncia, el equipo de política exterior de Trump pierde una voz moderada.

El mandatario dijo que Haley dejará el cargo a finales de este año. “Ha sido muy especial para mí, ha hecho un trabajo increíble”, ha dicho Trump, y ha dejado la puerta abierta a Haley para volver a su Administración en otro puesto. “Puedes elegir”, le ha dicho.

Se trata del cambio más reciente en el turbulento Gobierno de Trump, justo unas semanas antes de las elecciones de medio mandato, en noviembre.

Hija de inmigrantes indios, Haley fue la primera mujer gobernadora de Carolina del Sur y representa la renovación del conservadurismo sureño. Haley era, desde su nombramiento en enero de 2017, una figura en alza del Partido Republicano para la que muchos veían un recorrido aún mayor. Fue la voz de la Administración de Trump en los foros multinacionales, hasta hoy, con un cargo equivalente al de ministra, aunque su acción estuvo siempre limitada por el Departamento de Estado y por el consejero de seguridad nacional, John Bolton, que ocupó en el pasado el cargo que ahora abandona ella. La salida de Haley refuerza a Bolton el diseño de la política internacional de Trump.

Haley ha sido una de las portavoces más articuladas de la línea dura del presidente, en la esfera internacional de una Administración cuya doctrina en política exterior ha sido, cuando menos, desconcertante para muchos de los actores, particularmente en su incondicional apoyo a Israel, y sus ataques a Irán, Venezuela y Corea del Norte. Pero ha chocado con su jefe en un asunto clave, el de Rusia, en el que ha sido muy crítica con el Kremlin y sus acciones en Siria y Ucrania.

En septiembre Haley firmó un artículo de opinión en The Washington Post en el que explicaba algunos desencuentros que tenía en política internacional con Donald Trump, pero subrayaba el orgullo que sentía por trabajar para él. El artículo veía la luz poco después de que The New York Times publicara una pieza anónima, atribuida a un alto cargo de Trump, que hablaba de que existía de “una resistencia” en el seno de la Administración. “Sirvo orgullosa en esta Administración, y apoyo con entusiasmo la mayoría de sus decisiones y la dirección a la que lleva al país. Pero no estoy de acuerdo con el presidente en todo”, escribía Haley en el Post, en lo que se interpretó como un paso adelante para acallar los rumores de que ella pudiera estar detrás del artículo anónimo.
Con información de El País.

También te puede interesar: