Estás aquí
México padece Estado de derecho débil; Guerrero, BCS y Edomex, con los peores niveles: estudio Corrupción Derechos Humanos Destacadas Seguridad 

México padece Estado de derecho débil; Guerrero, BCS y Edomex, con los peores niveles: estudio

La corrupción y la falta de investigaciones sólidas ante los delitos son focos rojos que debilitan el Estado de derecho en el país, señala la organización internacional World Justice Project (WJP)

El Estado de derecho, que puede entenderse como un sistema inmunológico que le permite al país defenderse de grandes enfermedades como la violencia o la corrupción, es débil en las 32 entidades federativas. Los peores aspectos se presentan en la Ciudad de México, el Estado de México (la entidad más poblada) y Guerrero.

Así lo reveló el Índice de Estado de Derecho México 2018, desarrollado por la organización internacional World Justice Project (WJP), el cual evalúa, por primera vez, la prevalencia del Estado de derecho y será presentado hoy públicamente.

El estudio muestra que México, en términos generales, está reprobado. El promedio nacional es de apenas 0.39, ni cerca de la mitad, en una escala que va del 0.0 al 1.0. La corrupción, la falta de medidas regulatorias claras y la violencia, son los principales factores que debilitan la existencia de condiciones plenas de legalidad en el país.

Ni uno de los 32 estados obtiene un puntaje que rebase la mitad de la escala. Los menos malos son Yucatán, con una calificación de 0.45, seguido de Aguascalientes y Zacatecas con 0.44. Esas serían las entidades en donde los ciudadanos gozan de condiciones más cercanas a las de un Estado de derecho.

Los 10 estados con el índice general más bajo son Guerrero con 0.29; Baja California Sur con 0.35; Estado de México, Sonora, Puebla y Quintana Roo, todos con 0.36; y Morelos, Ciudad de México, Veracruz y Jalisco con 0.37.

“Esto es como tener un sistema inmunológico que no funciona. Si no tomas tus vitaminas, si no te cuidas el Estado de Derecho, que es ese sistema inmune, está débil. Y entonces si llegan las infecciones como una gripe que puede ser una crisis de seguridad, o algún evento repentino de violencia, no estás preparado y la gripe se puede volver neumonía”, explicó Jorge Morales, uno de los investigadores del WJP que elaboró el estudio.

Hay focos rojos que debilitan con mayor fuerza el Estado de Derecho. La corrupción es uno de ellos, y el otro es la impunidad. Leslie Solís, otra de las investigadoras, dijo que la falta de policías y fiscalías preparadas que garanticen investigaciones sólidas, y que resuelvan delitos, es uno de los problemas más graves, que debilita hoy al “sistema inmunológico” del país.

Los datos recabados provienen de tres fuentes principales: encuestas sistematizadas a más de 25 mil personas de una muestra representativa de todo el país, encuestas sistematizadas a mil 500 especialistas, así como estadísticas de fiscalías.

Los autores esperan que este documento, que se estará actualizando cada año, ayude a los gobiernos estatales a definir políticas públicas que les permitan fortalecer las condiciones de legalidad. El estudio completo podrá consultarse en internet.

Los cinco estados peor calificados en el rubro de Límite al Poder Gubernamental, son: Guerrero, Baja California Sur, Veracruz, Coahuila y el Estado de México. Los cinco estados mejor calificados en el tema son: Nuevo León, Campeche, Aguascalientes, Baja California y Oaxaca.

Por otro lado, de todo el país, la Ciudad de México es la entidad peor evaluada en Ausencia de Corrupción. Leslie Solís y Jorge Morales explican que esto puede deberse a la cantidad de trámites que se realizan en la capital, los cuales en muchos casos acarrean pagos ilegales.

Luego de la capital los estados peor evaluados son Guerrero, otra vez el Estado de México, Quintana Roo y Jalisco. En contraste los estados mejor evaluados (aunque con un indicador que no sobrepasa los 0.42) son Querétaro, Zacatecas, Guanajuato, Aguascalientes y Baja California.

En el tema de Gobierno Abierto, los estados con la mejor calificación son Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Estado de México y Zacatecas, todas con un índice de 0.43 a 0.51. En contraparte, los estados con las calificaciones más bajas en gobierno abierto son Querétaro, Tlaxcala, Nayarit, Oaxaca y Tamaulipas.

Las cinco entidades mejor calificadas en el rubro de Derechos Fundamentales, y que en este caso sí obtuvieron un índice por arriba de la mitad de la escala (de 0.5 a 0.56) son Aguascalientes, Nuevo León, Querétaro, Colima, y Chihuahua. En tanto los estados con los peores registros (por debajo de 0.45) son Guerrero, Veracruz, Puebla, Tamaulipas y Estado de México.

Una de las condiciones básicas de un Estado de derecho es la capacidad que tiene de garantizar la seguridad de las personas y de sus propiedades. Lamentablemente este es uno de los puntos de mayor rezago en el país, con un promedio nacional de 0.40.

Los estados mejor calificados en el rubro de Orden y Seguridad son Yucatán, con un indicador notablemente alto de 0.77, seguido de Coahuila con 0.61, Durango y Chiapas con 0.59, e Hidalgo con 0.57. En cambio, los cinco estados peor calificados, por debajo del 0.27, son Guerrero, Estado de México, Morelos, Baja California y Chihuahua.

En el tema de Cumplimiento Regulatorio no hay una sola entidad federativa que llegue a la mitad de la escala. Los estados con las calificaciones menos malas son Bala California, Querétaro, Zacatecas, Campeche y Nuevo León, con indicadores entre 0.41 y 0.49. Los peores, por debajo del 0.29, son Sonora, Morelos, Nayarit, Tlaxcala y Guerrero.

En un Estado de derecho pleno los ciudadanos tienen acceso a mecanismos pacíficos y efectivos de resolución de controversias a través del sistema de Justicia Civil. Los estados mejor calificados son Baja California, Zacatecas, Coahuila, Durango y Campeche, con indicadores superiores a 0.41 pero sin legar a 0.50. Y en los cinco sitios más bajos, con un puntaje menor a 0.33 están Guerrero, Nayarit, Veracruz, Puebla y San Luis Potosí.

Finalmente, se evaluó el tema de Justicia Penal, otro de los focos rojos en México. El estudio otorga al país una calificación promedio de apenas 0.38. La falla principal radica en las investigaciones que se realizan sobre los delitos y que en la mayoría de los casos terminan siendo ineficaces. Prueba de ello son los niveles de impunidad superiores al 90 por ciento en delitos de alto impacto, como robos u homicidio.

Leslie Solís y Jorge Morales, investigadores del WSJ, fueron enfáticos en subrayar que el problema de fondo en este apartado no se encuentra en las reformas legales que dieron parte al nuevo sistema procesal penal, sino que radica en los operadores, es decir la policía y los fiscales que no fueron debidamente capacitados ni preparados para enfrentar los retos que plantea.

Los cinco estados mejor puntuados en este indicador son Querétaro, Aguascalientes, Zacatecas, Yucatán y Morelos. En cambio, los cinco peores en justicia penal son Guerrero, Veracruz, Puebla, Ciudad de México y Quintana Roo.

Con información de Animal Político.

También te puede interesar: