Estás aquí
Eruviel Ávila hereda a Del Mazo un desfalco superior a los 9 mmdp en la Secretaría de Salud Corrupción Edomex Salud 

Eruviel Ávila hereda a Del Mazo un desfalco superior a los 9 mmdp en la Secretaría de Salud

Sostuvo el eruvielismo 3 mil 500 “plazas fantasma” mientras faltaban médicos y enfermeras

Por Jesús López

César Gómez Monge, secretario de Salud del exgobernador Eruviel Ávila, heredó a la actual administración una deuda superior a los 9 mil millones de pesos; además, infló la nómina con 3 mil 500 nuevas plazas y dejó un desabasto de medicamento del 75%.

Al comparecer ante los diputados locales, con motivo de la glosa del primer informe de Alfredo del Mazo, Gabriel O’Shea Cuevas admitió que recibió la Secretaría de Salud con más de 9 mil millones de pesos en pasivos, de los cuales, ya han sido subsanados casi el 39%, dijo.

Al inicio de la actual administración “se registraba un abasto general de medicamentos y material de curación de 25% en las unidades médicas del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), y la principal causa eran los adeudos con los proveedores”, reconoció el funcionario.

Tras realizar las negociaciones de plazos y términos de pago “se liquidó el adeudo existente con las empresas contratadas, a través de la compra consolidada de medicamentos y material de curación que dirige el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por un monto superior a los 400 millones de pesos”. En la actualidad el abasto fluctúa entre 80 y 85%, presumió.

“Posterior a una revisión exhaustiva de la nómina, y ante la necesidad de contar con mayor personal médico, se realizó la depuración de la plantilla administrativa de poco más de 3 mil 500 recursos humanos, que generaban un gasto promedio de 80 millones de pesos mensuales que se redireccionaron a la contratación de cerca de 700 médicos y enfermeras”, explicó el funcionario, sin mostrar un mínimo de indignación por las atrocidades cometidas por la administración de Eruviel Ávila contra la salud de los mexiquenses.

La perredista Aracely Casasola destacó que las 3 mil 500 plazas que O’Shea Cuevas denominó “administrativas” y fueron recortadas, en realidad son empleos “fantasmas” detectados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que observó en Salud más de mil 40 millones de pesos desviados para el pago de ese personal.

En su oportunidad, Rosa María Pineda, del Partido Encuentro Social (PES), recordó que tan sólo entre 2016 y 2017, la ASF encontró un quebranto en Salud por 200 millones de pesos, del que se señalan como responsables al exgobernador Eruviel Ávila y a César Gómez Monge.

La petista Martha María del Carmen Delgado acusó que en el sur de la entidad las clínicas son elefantes blancos sin médicos ni medicamentos.

O’Shea Cuevas reconoció un déficit de entre mil 500 y dos mil médicos especialistas, pero aclaró que ninguno está interesado en ir a laborar a los municipios del sur de la entidad.

En respuesta a los cuestionamientos por las observaciones de la ASF, el funcionario estatal advirtió que la función del secretario de salud no es ser fiscalista, ni auditor, ni contralor, pues para eso están los organismos auditores y lo que ha hecho es enviar la documentación que le ha solicitado la ASF.

“Mi trabajo es ser secretario de Salud, tengo muy claro cuál es mi trabajo, no soy fiscalista, no soy contralor”, respuesta muy similar a la que dio José Narro Robles en su comparecencia en el Congreso de la Unión, como si se tratara de una estrategia de comunicación planeada.

En las oficinas de Palacio de Gobierno de Toluca trascendió que los funcionarios de primer nivel recibieron cursos y practicaron “simulacros” de comparecencia a fin de “prepararlos” para limitarse acierto tipo de respuestas en su pasarela en un Congreso local dominado por MORENA.

CON INFORMACIÓN DE Veneranda Mendoza (Proceso) y Violeta Huerta (El Sol de Toluca)

También te puede interesar: