Estás aquí
Con el movimiento estudiantil nació una revolución que se quedó para siempre: Pablo González Casanova en la complutense de Madrid Derechos Humanos Noticias principales 

Con el movimiento estudiantil nació una revolución que se quedó para siempre: Pablo González Casanova en la complutense de Madrid

González Casanova habló del legado del movimiento del 68 durante la inauguración del congreso Pensar con Marx Hoy

 

Pablo González Casanova, intelectual y ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que a 50 años del movimiento estudiantil de 1968 y de la matanza de Tlatelolco, vemos que esa nueva revolución que nació en medio del drama se quedó y ya nunca más se fue de nuestra sociedad, de nuestros movimientos sociales.

Al acudir a la Universidad Complutense de Madrid (UCM) para inaugurar el Congreso Internacional Pensar con Marx hoy, por el 200 aniversario del nacimiento del autor de El Capital, presenció el homenaje a los estudiantes asesinados en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México, que cambiaron para siempre las formas de lucha de la izquierda en América Latina.

Armando G. Tejeda, de La Jornada, destaca que el catedrático Eduardo Sánchez Iglesias, uno de los organizadores del encuentro, puntualizó que la elección de la fecha de inicio del congreso en torno a la figura del legado teórico y crítico del pensador Karl Marx fue intencionada, para que coincidiera con el 50 aniversario de la matanza de Tlatelolco y se convirtió también en un homenaje al movimiento estudiantil de México de 1968. Es parte de la historia de nuestros pueblos y por eso era importante recordar ese octubre de 1968, que cambió la historia de los movimientos sociales en América Latina, explicó.

El congreso reunió a más de 100 docentes de 36 universidades de Europa, América Latina, África y Estados Unidos para analizar la obra de Marx desde un punto de vista actual y en temáticas como economía aplicada, política, sociología, periodismo y libertad de expresión, feminismo, sicología, filosofía, educación, ciencia, cultura, historia, ecología, derechos humanos, geopolítica e imperialismo, entre otros.

Cuando se registró la brutal represión en la Plaza de las Tres Culturas, González Casanova era director del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y conoció la noticia de la matanza cuando salió de ver una obra de teatro. En su conferencia magistral, el sociólogo mexicano señaló: Ahora que estamos celebrando los 50 años del movimiento de 1968, una de las aportaciones fue la presencia de la juventud como un todo. Con los jóvenes apareció el amor, la alegría, la fiesta, el baile y apareció otra revolución. Eso se quedó y no se fue de nuestros movimientos sociales. Fue cuando asumieron la lucha de clases que habíamos hecho los mayores y dijeron que ellos además harían su lucha por la libertad, la justicia y la democracia. Además, se asumió la idea de que la democracia debe radicar en el pueblo y pensamos la democracia como un poder del pueblo, no como una mediación del Estado y de los grupos que lo controlan. El 68 fue un nuevo ejemplo de lucha y de alegría en la lucha, pero con el objetivo de crear una red de redes como la que han construido ahora los zapatistas.

En su aportación, la que estuvo reflexionando con la mirada puesta en sembrar una semilla para la reflexión crítica, González Casanova advirtió que, en este momento, en número es mucho mayor la cantidad de despojados o desplazados en éxodo y mucho mayor el de los que han muerto en los desiertos, las selvas o en los lagos, que los que mató Hitler en los campos de concentración. Y eso no podemos ignorarlo.

Con información de La Jornada.

También te puede interesar: