Estás aquí
Fue legal el contrato para Rioboó, detalla López Obrador Andrés Manuel López Obrador Elección presidencial Noticias principales 

Fue legal el contrato para Rioboó, detalla López Obrador

Anaya miente como respira; quiso sorprenderme

La obra fue auditada y el fideicomiso estuvo a cargo de Banobras, que en aquel entonces dirigía Calderón

 

Ricardo Anaya miente como respira, ya que el contrato para la cimentación de los segundos pisos a la empresa de José María Rioboó se entregó conforme a la ley, la obra fue auditada y el fideicomiso estuvo a cargo de Banobras, explicó ayer Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia.

“¿Y saben quién era el director de Banobras? Felipe Calderón. No tengo de qué avergonzarme, por eso repito que me pueden llamar Peje, pero no soy lagarto”, dijo.

En entrevista después de encabezar una concentración en el municipio de Ticul, Yucatán, un día después del debate entre los presidenciables, sostuvo que Ricardo Anaya trató de sorprenderlo. “Es muy cínico, muy hipócrita. Su sonrisa es postiza, pero terminaré por agradecerle, porque por él no hubo acuerdo en el PRIAN”, aseveró.

 

Aclaró que si el martes no ofreció detalles del contrato fue porque se agotó el tiempo de su intervención. No hay absolutamente nada chueco, expuso.

Desde su perspectiva, salió ileso del debate e insistió en que si bien su ventaja es superior a 30 puntos, seguiré haciendo campaña; no me voy a echar a la hamaca.

Ayer recordó que se otorgó el contrato a la empresa de Rioboó porque no sólo es uno de los mejores estructuristas de México y el mundo, sino porque después de un estudio se concluyó que era el más indicado.

“Les voy a contar rápido la historia. Cuando fui candidato a jefe de Gobierno me enteré que, en la época del finado Manuel Camacho Solís, un grupo de ingenieros le presentó un proyecto para hacer un segundo piso.

“Incluso estaba promoviendo esos segundos pisos el finado Emilio Azcárraga y querían cobrar. No se hicieron. Me interesó el proyecto porque la comunidad judía, en una cena, me planteó que se podía resolver en parte el problema vial con segundos pisos y ahí estaba un ingeniero Zarur, que había trabajado en el anteproyecto.

Y él, con Rioboó, había elaborado el anteproyecto. Me interesó muchísimo; pregunté si tenían los planos, me respondieron que sí y un día me reuní con ellos. Cuando decidimos hacer los segundos pisos la empresa tenía la especialidad y por eso se le entregó ese contrato, de conformidad con la ley.

Sostuvo que Rioboó es tan bueno que, cuando se privatizó el otro tramo de los segundos pisos, que han resistido temblores, la empresa española (OHL) lo contrató también. Y, como dije el martes, no soy corrupto. Le dije (a Anaya) que no habrá cacería de brujas, que no vamos a perseguir a nadie, no se irán al exilio ni a la cárcel; ni él.

En su campaña, López Obrador viajó más tarde a Chetumal, Quintana Roo, donde afirmó que después del tercer y último debate entre los candidatos a la Presidencia la intención del voto en su favor, en las encuestas, subió tres o cuatro puntos, pues de 26 o 27 que tenía subió a 30 puntos arriba de su más cercano competidor. Este arroz ya se coció, subrayó. No obstante, recomendó no bajar la guardia.

 

No somos constructora, aclara Grupo Rioboo

El grupo empresarial detalla que para el proyecto de los ‘segundos pisos’ fue contratado directamente por las empresas privadas que ganaron la construcción y las concesiones

Grupo Rioboo emitió un comunicado para aclarar que ninguna de sus empresas es contratista, ya que son firmas de diseño de ingeniería especializada o de gerenciamiento, coordinación o supervisión, por lo que no es una constructora como se dijo en el tercer debate presidencial.

El grupo empresarial resaltó que durante el debate de los candidatos a la Presidencia, Ricardo Anaya Cortés, candidato de la coalición “Por México al Frente”, señaló falsamente que “este grupo, encabezado por el Ingeniero José María Rioboo Martín, durante la administración de Andrés Manuel López Obrador como jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, fue favorecido, sin licitación, al recibir contratos por más de 150 millones de pesos”.

Por lo que realizaron las siguientes precisiones:

Primeramente, es importante reiterar que ninguna de las empresas de Grupo Rioboo es contratista y jamás han construido físicamente nada. Son firmas de diseño de ingeniería especializada o de gerenciamiento, coordinación o supervisión. En pocas palabras: no es constructora.

Grupo Rioboo, durante su vida como grupo empresarial, ha colaborado con instancias públicas y empresas privadas siempre dentro del marco de la ley. Por convicción y compromiso con México jamás ha aceptado —ni aceptará— participar en actos indebidos ni de corrupción; por tanto, cualquier afirmación en contrario es falsa, malintencionada que, de reiterarse, tendrá que acreditarse y probarse en juicio.

Durante los años 2000 al 2005, las empresas que forman Grupo Rioboo participaron en diversos procesos de asignación de contratos públicos, ya fueran licitaciones o asignaciones directas, en los ámbitos federal, estatales, municipales y en entonces Distrito Federal. También desarrolló proyectos para diversos grupos empresariales y de servicios, todos ellos de carácter privado. En todos ellos se participó dentro de las reglas y normas establecidos por quienes solicitaron los servicios de las empresas del grupo, en igualdad de circunstancias y dentro del marco de la ley. Nuestro actuar siempre ha sido legal.

Algunos de los clientes del Grupo, fueron varias dependencias del entonces Gobierno del Distrito Federal —con quien se ha trabajado desde 1978 a la fecha, con diferentes administraciones surgidas de diferentes partidos políticos— y con quienes, por más de 40 años, se ha tenido un trato institucional, se participó tanto en procesos licitatorios como en asignaciones directas, sin que recibiera algún tipo de trato preferencial por parte de cualquier autoridad del Gobierno del entonces Distrito Federal; por lo tanto, se niega categóricamente haber recibido algún beneficio o trato preferencial, distinto a los otros participantes.

Las licitaciones y asignaciones directas, realizadas por las dependencias del entonces Gobierno del Distrito Federal, relacionadas con los viaductos elevados diseñados, nuestros alcances abarcan los estudios topográficos, de Mecánica de Suelos, sismológicos; los diseños y cálculos geométricos, estructurales, etc. de todos los elementos que lo conforman, así como otros estudios necesarios para asegurar su funcionalidad y su resistencia. En el proyecto conocido coloquialmente como “segundos pisos”, se otorgó vía asignación directa por parte del gobierno, debido a que resultaba la solución más económica y conveniente al interés público; y esta sólo podía ser otorgada al Grupo debido a que los modelos prefabricados están protegidos por patentes y modelos de utilidad regulados por la Ley de Propiedad Industrial e Intelectual. Por lo anterior, podemos concluir que la asignación realizada por el entonces Gobierno del Distrito Federal fue legal.

Es importante reiterar que el Grupo Rioboo no realizó ningún tipo de construcción, pues no es el objeto de ninguna de las empresas que lo integran. Solamente entregamos estudios, planos, especificaciones bastante detalladas dado el tipo de proyecto.

Posteriormente, para los “segundos pisos” subsecuentes (Viaducto Bicentenario en el Estado de México y las Autopistas Urbanas Norte y Sur), fuimos contratados directamente por las empresas privadas que ganaron la construcción y las concesiones, sin intervención de ninguna autoridad. Las autopistas urbanas norte y sur fueron diseñadas por el Grupo para diferentes organizaciones, por méritos propios en comparación con otras soluciones. Durante toda nuestra vida profesional hemos sido auditados por distintos organismos públicos y privados y siempre hemos cumplido a cabalidad con las normas. Nuestras capacidades técnicas y tecnológicas nos han abierto las puertas tanto en México como en diversas naciones del orbe.

Por lo que hace a la participación del Grupo en los procesos licitatorios relacionados con el “Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México”, es importante destacar que este proyecto presentaba retos de alta complejidad, Grupo Rioboo y sus empresas contamos con soluciones para afrontarlo y formamos parte del proceso licitatorio, junto con un grupo con empresas de altísimo nivel. Sin embargo, como pasa en muchos procesos licitatorios tanto públicos como privados, la autoridad determinó que no continuaríamos en el mismo. Se asumió con responsabilidad la resolución y el Grupo determinó no impugnarla ni presentar recurso alguno a los que legalmente teníamos derecho.


Después fuimos invitados a otro reto, por parte del hoy candidato Andrés Manuel López Obrador, para encontrar una solución alternativa, más barata y menos compleja, que sirviera como un nuevo centro aeroportuario para el país, que pudiera brindar los servicios requeridos con una inversión que fuera menos costosa para el erario. Así, en un esfuerzo meramente científico, se realizó un estudio técnico, basado en una profusa investigación y análisis, que, a la postre, fue publicado y difundido a través de la casa editorial Porrúa, con la finalidad de difundir nuestra visión y respuesta a un problema real y vigente de nuestro querido México.

El grupo empresarial resaltó que desde el inicio de su actividad profesional su objeto es desarrollar el diseño estructural para proyectos de construcción de obras de ingeniería civil.

 

La Jornada.- http://www.jornada.com.mx/2018/06/14/index.php?section=politica&article=005n1pol

Excélsior.- http://www.excelsior.com.mx/nacional/no-somos-constructora-aclara-grupo-rioboo/1245270

También te puede interesar: