Estás aquí
La rendición: Alfonso Zárate / Los Usos del Poder Enrique Peña Nieto Narcotráfico Seguridad 

La rendición: Alfonso Zárate / Los Usos del Poder

¿A dónde se fue el “México en paz” que ofreció Peña Nieto? La clase gobernante… deja un cochinero de sangre, dolor y despojos humanos

 

Ante el desbordamiento criminal sin precedente en nuestra historia, y abrumado por los reclamos ciudadanos, el gobierno federal y la mayoría de los gobiernos de los estados han optado por bajar la guardia, simulan mientras llega la hora del relevo; como las ratas del cuento, ya no quieren queso sino salir de la ratonera.

Ya concluyeron que su fracaso es tan evidente, que no puede esconderse debajo del tapete y que miles de millones de pesos gastados en comunicación social no alcanzan para tapar el cochinero… Los delincuentes a los que iban a “desenraizar”, según la expresión feliz del primer procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, han puesto al país de rodillas. Una alegoría brutal es la imagen que circuló en las redes sociales de un alcalde obligado a arrodillarse a punta de pistola.

Al inicio de su administración, el presidente Enrique Peña se comprometió a construir un México en paz. En los años previos al regreso del PRI, los cárteles de la droga, que por décadas se habían concentrado en resguardar las rutas para el trasiego de su mercancía y no se metían con la gente, empezaron a incursionar en otros delitos: la trata de personas, los secuestros, las extorsiones…, todo ello ante el pasmo de las autoridades.

Llegó la hora de hacer un corte de caja. El fracaso de la estrategia gubernamental en materia de seguridad es estrepitoso. Los cárteles supuestamente desmantelados siguen actuando y se han multiplicado las bandas que, como Los Rojos o Guerreros Unidos, operan en regiones del país. Para agravar la situación, el Cártel Jalisco Nueva Generación exuda poder y se enfrenta al tú por tú con las fuerzas federales: embosca, derriba un helicóptero, asesina lo mismo a soldados que a civiles.

Los robos a los ductos de Pemex han crecido exponencialmente y ahora los huachicoleros disponen, con la gente de las comunidades, cordones de seguridad que los protegen e, incluso, repliegan a los soldados, mientras las autoridades hacen muy poco para desactivar las redes internas en Pemex asociadas a estos robos y desechan sus tecnologías de nueva generación que podrían servirles para dar resultados, parar la ordeña y llevar a prisión a los criminales.

Como le ocurre a la sociedad, el sector productivo padece la violencia delincuencial. La empresa Lala cierra operaciones en Ciudad Mante, Tamaulipas; Coca-cola Femsa deja de operar en Ciudad Altamirano, Guerrero; Grupo México calcula que los siete descarrilamientos a trenes de su subsidiaria, solo en el segundo trimestre del año, produjeron pérdidas por 312 millones de pesos. Los costos para las empresas de la delincuencia, como lo ha mostrado el Imco, alcanzan cifras cuantiosas.

Se asaltan camiones y se descarrilan trenes para robarlos, muchas veces en los mismos cuadrantes y con el mismo modus operandi, pero nada ocurre y nadie en la esfera gubernamental asume la responsabilidad del fracaso.

Los impactos sobre el sector productivo de estos horrores se traducen en desaliento y en la parálisis a las inversiones. La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) denuncia que el robo de mercancía ha llegado a niveles alarmantes. “La impotencia y la rabia ciudadana crecen, porque quienes tienen la responsabilidad de garantizar la tranquilidad de la comunidad, solo simulan”, dice el máximo organismo de los industriales mexicanos.

Los crecientes recursos financieros que, desde los días de Miguel de la Madrid, se destinan a la seguridad, dan frutos secos, porque en los gobiernos prevalecen la ineptitud, la complicidad o el miedo. Los policías, desde el de a pie hasta sus mandos, no se respetan a sí mismos y no se dan a respetar. México es uno de esos países en los que la gente no enaltece a sus policías, les teme.

La impunidad, hija bastarda de la corrupción, prevalece en el país. Sin embargo, ninguno de quienes pueden ganar la Presidencia parece tener el entendimiento sobre la gravedad de este tiempo.

Ante el desastre, la sociedad ha quedado en el desamparo y salvo pequeños arrebatos de furia, aparece pasmada, encomendándose a Dios o a la Virgen para no ser la próxima víctima o mostrando ante los criminales la sumisión de un cordero rumbo al sacrificio, ¿qué otra cosa puede hacer? Y cabe preguntar: ¿dónde está una sociedad vibrante, gritando “¡basta!”, ocupando las plazas públicas y exigiendo resultados a sus gobernantes?

¿A dónde se fue el “México en paz” que ofreció Peña Nieto? Nuestra clase gobernante solo ansía que llegue el primero de diciembre para arrojar la toalla. Pero deja un cochinero de sangre, dolor y despojos humanos.

 

El Universal.- http://www.eluniversal.com.mx/alfonso-zarate/nacion/la-rendicion

También te puede interesar: