Estás aquí
Peña se extraña de que la gente hable de la tragedia mexicana: Por Jesús López Segura / La Versión no Oficial Editorial Enrique Peña Nieto Nacional Política 

Peña se extraña de que la gente hable de la tragedia mexicana: Por Jesús López Segura / La Versión no Oficial

Alfredo del Mazo celebra, con Carlos Aguilar, aniversario de Radio Mexiquense

 

Luego del segundo debate presidencial ya no parece haber ninguna oportunidad para que José Antonio Meade supere a Ricardo Anaya y se posicione, en la recta final, frente a López Obrador. Dice Aurelio Ñoño sin embargo, en entrevista telefónica con Ciro Gómez, que todo va bien, que no deben esperarse cosas espectaculares de los debates. Que Meade va a ganar.

Este triunfalismo verbal inconsistente con la realidad, parece estar inspirado en la terca esquizofrenia política de su jefe, el Presidente Peña, quien puede declarar, sin ruborizarse siquiera, que México no vive una tragedia. Que ese enfoque sólo lo tenemos quienes somos incapaces de ver “los grande avances de su gobierno”.

Aquí vale preguntarse: ¿esta negación sistemática de una realidad aplastante, escandalosa, evidente para el mundo entero, forma parte de una estrategia u obedece a una miopía política crónica de quien se niega a ver el infierno que ha desatado y se aferra a una idea falsa que le tranquiliza la conciencia?

Si se trata de una estrategia, estamos en aprietos. Si se miente abierta, consciente, descaradamente sobre la realidad del país, ello significa que se puede mentir también en los resultados de la elección.

Si, por el contrario, Peña emite declaraciones como las de ayer, que rayan francamente en la locura al desmentir una realidad lacerante para los mexicanos, porque está completamente obnubilado en el ocaso de su mandato, entonces le espera un cubetazo de agua fría el próximo primero de julio que lo va a cimbrar hasta lo más profundo de su ser y lo va a arrastrar del copete a una realidad de la que ha intentado escapar.

Ése parece ser el dilema actual. No extraña que José Antonio Meade se rezague en forma fatalmente irreversible, porque se le hizo cargar con el fardo de la impopularidad y fracaso social del peñismo, lo que extraña y francamente preocupa es que no se dan cuenta del terreno que están pisando. Actúan realmente como si todo fuese sobre ruedas. Su triunfalismo verbal puede ser el preludio de un megafraude electoral dispuesto a imponerse a sangre y fuego.

Esa suerte de esquizofrenia política es muy palpable en el Estado de México, donde a estas alturas de elecciones mucho menos trascendentes, el CDE del PRI era un hervidero de recursos financieros y humanos al servicio de su causa, pero ahora se percibe como un paraje desolado, marcado por el abandono y la pobreza. Su candidato presidencial se enfila inexorablemente al despeñadero, mientras el gobernador Del Mazo departe con el enterrador del gran proyecto radiofónico y televisivo de su padre, Carlos Aguilar.

El diario local Alfa, cuyo director participó intensamente en el proyecto original de Radio y TV Mexiquense, insiste en señalar en su edición de hoy que, a pesar del bajísimo rating del programa “La Báscula“, Aguilar ha premiado durante varios años a su conductor, Ricardo “El Pastor” Alemán, con cantidades millonarias que contrastan y ofenden por la precariedad de recursos de la emisora. Ahora sí que lo pasaron a la báscula.

Del Mazo queda expuesto, así, sugiere Alfa, como quien financia al más rabioso de los detractores de Andrés Manuel López Obrador, lo que daña definitivamente su imagen, porque Alemán ha sido repudiado de manera unánime por su sugerencia nada disimulada de asesinar al candidato presidencial de Morena.

En lo personal, también participé en la construcción de lo que llegó a ser una de las televisoras regionales más importantes del país y que hoy es una vergüenza. Por eso entiendo la insistencia de Mario García Huicochea en denunciar las tropelías de ese muchachito que denigra una institución en la que alguna vez pusimos nuestro cariño y esfuerzo profesional.

Para quienes puedan pensar que pujo desde aquí para obtener un puesto burocrático en la televisora de mis amores, les aclaro que llevo 27 años bregando por mi propia empresa de comunicación y que he rechazado ofrecimientos para ocupar la dirección general de esa emisora como el que generosamente me propuso don Emilio Chuayffet cuando era gobernador.

Simplemente le decimos a don Alfredo del Mazo que el que pierde es él, no quienes criticamos que mantenga ese fardo de incompetencia y estupidez en un puesto que, por lo demás, en varias ocasiones ha sido denigrado con el nombramiento de amantes de gobernadores, como fue el caso de la finada Patricia Garza.

Nosotros nos concretamos a señalar que no está bien que se mantenga a ese miserable persecutor de la prensa crítica en el Estado de México durante el mandato de su protector, Eruviel Ávila, en un puesto emblemático para los comunicadores de nuestro maravilloso Estado de México. Eso es todo.

 

También te puede interesar: