Estás aquí
El próximo Senado de la República, cementerio de fracasados: Por Jesús López Segura / La Versión no Oficial Editorial Edomex Política 

El próximo Senado de la República, cementerio de fracasados: Por Jesús López Segura / La Versión no Oficial

Sin sorpresas, las listas de plurinominales de las 3 alianzas políticas

 

La ubicación de Claudia Ruiz Massieu como primera opción senatorial del PRI debe interpretarse, en mi modesta opinión, como un gesto de buena voluntad de Peña para apaciguar a la dupla Carlos Salinas-Diego Fernández de Cevallos, a fin de que le bajen a la rebelión anayista que ellos patrocinan y que ha logrado romper con el amasiato Peña-Calderón, cuyo principal objetivo era imponer a Margarita Zavala como candidata sacrificable del PAN a la Presidencia de la República, muy al estilo de la estrategia seguida con Josefina Vázquez Mota en la presidencial del 2012 y la gubernamental del 2017 en el Edomex, premiada, primero, con sus mil millones para Juntos Podemos y ahora con una senaduría plurinominal en firme.

La negativa de Peña a destapar a la hija del asesinado José Francisco Ruiz Massieu, desató la furia del Innombrable, quien impulsó a Ricardo Anaya como el sepulturero del amasiato prianista que pondrá fin a la alternancia fingida de los dos últimos sexenios, auténtica revuelta que culmina ahora con la petición de Ricardo Anaya, el Chico Maravilla a la OEA para que intervenga en nuestro proceso electoral, poniendo en riesgo los eventuales planes de fraude que asoman la nariz desde las bravatas fanfarronas de José Antonio Meade y Enrique Ochoa Reza de que van a ganar con toda seguridad a pesar de estar en un lejano tercer lugar en las encuestas.

De ahí también que, en paralelo, se instruya al árbitro electoral “independiente” a que postule a Margarita Zavala como “la única que reunió los requisitos para ir en la boleta” al tiempo que se ordena a las televisoras que incluyan, desde ahora, a Margarita en las reseñas de los candidatos oficiales y a sus representantes en los debates como el de esta mañana en Despierta con Carlos Loret, a pesar de que el INE a dicho hasta el cansancio que será hasta el 29 del presente cuando se haga oficial la inclusión en la boleta de la no menos fraudulenta que sus adversarios (El Bronco y El Jaguar) candidata “independiente”.

Resulta insultante que algunas televisoras quieran darse baños de pureza atacando las “fake news en redes sociales” o con iniciativas hipócritas como la de “verificado”, al tiempo que siguen instrucciones del régimen para impulsar a algunos candidatos y hundir a otros. Lo único auténticamente “verificado” es que las televisoras y otros medios hegemónicos están completamente controlados con el régimen de concesiones y la publicidad gubernamental, lo que convierte a estos medios en campeones institucionales de las fake news.

En la Quinta circunscripción aparece en segundo sitio para la Cámara Baja Ana Lila Herrera Anzaldo, sin disimular siquiera que se trata de un premio por haber asumido con discreción y disciplina su desplazamiento como promisoria candidata a gobernadora del Edomex.

El caso de Juan Zepeda, el Juanito impulsado con millonarios recursos públicos por Eruviel Ávila para traicionar a la izquierda mexiquense, se cuece aparte. Su postulación por el anayismo rebela los resabios de una prianismo agradecido con el ex gobernador, quien, con todo y las gravísimas acusaciones que pesan en su contra, también recibe un premio, aunque devaluado -como su imagen- a una sexta posición plurinominal para un Senado de la República configurado plenamente como cementerio de fracasados.

Oscar González Yáñez, el ex diputado petista dormilón, quien en el 2017 estuvo atacando con todo a la candidata del lopezobradorismo para el gobierno del Edomex, Delfina Gómez, pero logró rectificar e incorporarse de última hora al movimiento morenista -sin ningún efecto positivo para Delfina– recibe también su inmerecido premio. Y así podrían irse enumerando los casos de los plurinominales que alguna vez, cuando el PRI arrasaba con todo, cuando los dinosaurios gobernaban la Tierra, tuvieron algún efecto positivo en el reparto más equitativo del poder, pero ahora constituyen saldos insostenibles de una democracia un poco más competitiva que no requiere ese tipo de contrapesos.

Lo que sí empieza a advertirse cada vez con mayor claridad, es una suerte de convulsión nacionalista en el sentimiento profundo de las masas populares y al interior del propio PRI y otras formaciones partidistas y de la sociedad civil, hartas de la inseguridad y el saqueo que el neoliberalismo salvaje ha generado, durante tres décadas seguidas, de contrarreformas y retrocesos despiadados, auspiciados por una élite insensible y hasta podría decirse inhumana que se ha enriquecido hasta la ignominia con base en el sacrificio y la tranquilidad de masas cada vez más depauperadas.

 

Ojalá esta élite todopoderosa entienda que a todos conviene que el tigre se exprese en las urnas y no como ha demostrado que puede hacerlo en muy diversos pasajes de nuestra historia. Pero generalmente los tiranos son los últimos en percatarse del peligro que ellos mismos propician con su insaciable voracidad. Y no es amenaza, es una simple descripción de lo posible, de lo inminente.

También te puede interesar: