Estás aquí
Peligra la vida de AMLO, sugiere Ciro Gómez. Lo expone como blanco de criminales: Por Jesús López Segura / La Versión no Oficial Andrés Manuel López Obrador Editorial Elección presidencial 

Peligra la vida de AMLO, sugiere Ciro Gómez. Lo expone como blanco de criminales: Por Jesús López Segura / La Versión no Oficial

En entrevista con Imagen TV-Excélsior, López Obrador dice no tener miedo

 

Andrés Manuel López Obrador reconoce en entrevista con una reportera de Excélsior e Imagen TV, que está completamente expuesto a cualquier atentado contra su vida, pues va prácticamente solo a todas partes, apenas en compañía de César (Yáñez, su director de comunicación y eterno acompañante) y un chofer, sin importar si son lugares peligrosos, lo que constituye una pésima estrategia no sólo de logística, sino de comunicación.

La torpe entrevista casi se convierte en una invitación, formulada por el propio candidato y potenciada por el comunicador, para que no pocos interesados piensen en lo fácil que sería cometer un atentado contra el candidato de Morena, sobre todo en un escenario de criminalidad completamente fuera de control, donde cualquiera puede pretextar acciones de “grupos criminales” para enmascarar un asesinato político, que al menos en el nivel de presidentes municipales, se ha vuelto el pan de cada día en un país que ya tiene el nefasto antecedente del asesinato de Luis Donaldo Colosio.

“En tus recorridos por el país, ¿se han acercado contigo jefes de la mafia? ¿Qué pasa cuando estás en los retenes que no son de parte de la autoridad?”, le inquiere la reportera, tuteando al candidato presidencial.

—”A mí me respetan, me respetan los militares y me respetan todos”.

¿Has sentido miedo o estado en peligro?

—No, he llegado a todas partes, yo llego a todos lados, donde no llegan ellos (sus contrincantes) o llegan con carros blindados y rodeados de guardaespaldas.

En el fragmento de la entrevista que presenta anoche Ciro Gómez Leyva en su programa de Imagen TV, destaca mucho este aspecto del patente desinterés de AMLO en su seguridad personal, presentándolo como un irresponsable y deseándole suerte con la frase textual: “Ojalá todo salga bien”.

Parece haber un desprecio muy evidente por cuenta de Andrés Manuelovich por lo que significa una campaña mediática, lo que le puede acarrear los típicos problemas que, según no pocos críticos del tabasqueño, le echan a perder en la recta final sus arrasadoras posibilidades de triunfo al inicio de las campañas. Me explico:

López Obrador se enfrasca en dimes y diretes con opinadores profesionales, por ejemplo, que rara vez propician los políticos, como fue el caso de su ruda confrontación verbal con Pepe Cárdenas y ahora con Jesús Silva-Herzog Márquez y Enrique Krauze.

Tal pareciera que César Yáñez y el propio Andrés Manuel están convencidos de que con el abrumador respaldo que se le deja sentir en redes sociales es suficiente para arrasar en la elección. Están quizá demasiado convencidos de que la televisión y la prensa escrita no importan. De que los muchos seguidores de opinólogos conservadores como Silva Herzog o Krauze no pueden revertir opiniones de sus seguidores relativamente indecisos, los que, simpatizando con él, no quedan incluidos en el margen del voto duro morenista.

Si quiere evitar una regada de atole de última hora como las que ha sufrido en el pasado, como cuando puso al boquiflojo Federico Arreola como su vocero oficial en los medios, López Obrador debería considerar, antes de meterse a desafiar a intelectuales orgánicos del sistema como Silva-Herzog y Krauze, que debe exponer argumentos muy fuertes y bien elaborados para hacerlos pedazos, porque twitear en breves líneas una respuesta a estos farragosos ideólogos del sistema sólo les da cuerda para atacar en medios más que dispuestos a brindarles el foro, lo que termina dañando la imagen de don Andrés, sean o no capaces de entenderlo él y su rémora de comunicación social. ¿No cree usted?

También te puede interesar: