Estás aquí
‘Irma’ inunda La Habana y deja tres muertos en Florida Desastres naturales Internacional 

‘Irma’ inunda La Habana y deja tres muertos en Florida

El Caribe lidia con los estragos de un huracán, mientras otro acecha la región

 

Por AZAM AHMED

POINTE-A-PITRE, Isla Guadalupe.- Apenas las comunicaciones se reanudaban en las islas caribeñas azotadas por el huracán Irma, que era de categoría 5 cuando pasó por la región, cuando fueron reportados cinco muertos en las islas Vírgenes Británicas; con ello la cifra de fallecimientos aumentó a 25.

Y ahora las islas esperan el paso de José, un huracán de categoría 4. Se prevé que esa formación meteorológica no cause tanto daño como Irma, que provocó destrucciones que tardarán años en arreglarse porque en varias islas derrumbó hasta el 90 por ciento de la infraestructura. Sin embargo, José ha obstaculizado los difíciles trabajos de reconstrucción pues ha causado que se suspenda toda la ayuda por cuestiones de seguridad.

Miles de personas damnificadas deberán esperar más días antes de recibir la asistencia requerida. Y los funcionarios alertan que la cifra de muertos aumentará conforme se haga evidente la magnitud de la devastación.

“He trabajado en el Caribe durante diez años y es la primera vez que veo una situación así”, dijo Raphael Hamoir, coordinador de emergencias de la Cruz Roja Francesa para la región. “Estamos hablando de una devastación provocada por un huracán categoría 5 y, justo cuando empezamos los esfuerzos de ayuda, se acerca otro huracán”.

Residentes y visitantes de las islas de San Martín y San Bartolomé quedaron atrapados debido al ciclón y muchos necesitan agua y comida; los escombros no han sido retirados de los caminos y buena parte de la zona sigue sin tener electricidad.

Podrían pasar días antes de que los rescatistas siquiera puedan evaluar cuánta asistencia será necesaria y las pérdidas provocadas por ambos meteoros.

José “no solo ha detenido todo el trabajo que apenas empezamos”, dijo Hamoir, “significa que tendremos que empezar de cero en tres días”.

En buena parte de las islas caribeñas los encargados de la ayuda humanitaria se apresuraban por llevar suministros a poblaciones que quedaron despojadas de prácticamente todo. El sábado temprano llegó una de las pocas buenas noticias a la región: algunas de las islas más afectadas por Irma, como Antigua y Barbuda, no parecían estar en el trayecto directo de José.

Las islas Vírgenes estadounidenses y británicas, así como Antigua, levantaron su alerta de huracán y la bajaron a resguardo por tormentas tropicales; Barbuda y Anguila hicieron lo mismo hacia la tarde del sábado. San Martín y San Bartolomé también disminuyeron sus alertas.

 

 

OLEAJE INUNDA LA HABANA

Olas de hasta 11 metros azotaron el famoso malecón que bordea la costa de La Habana después del paso del huracán Irma, cuyos remanentes obligaron a evacuar hoteles famosos como el Copacabana o el Riviera.

Cuando Irma tocó tierra el sábado en la costa norte de la isla con categoría 5 voló techos, arrancó árboles y derribó postes del tendido eléctrico y causó daños en centros turísticos.

Equipos de bomberos y personal de la Cruz Roja pasaron la noche del sábado y hasta la madrugada de ayer rescatando a los cubanos de sus viviendas en el centro de La Habana, mientras el mar penetraba con furia provocando serias inundaciones.

Al cierre de esta edición no se habían reportado muertes en el país, que se enorgullece de su preparación para este tipo de desastres.

Casi toda la ciudad seguía ayer sin electricidad, desconectada de forma preventiva.

El presidente cubano, Raúl Castro, emitió una nota instructiva a la Defensa Civil en la que ordena que tras el paso del feroz huracán Irma se dé prioridad a las labores para devolver el suministro eléctrico a las amplias zonas afectadas.

El Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana no operará hasta el mediodía de mañana, según confirmó el consulado general de España en La Habana, que también expresó sus condolencias a los afectados.

El impacto de los vientos y del mar rompió cristales y puertas en locales comerciales situados en zonas inundadas del Malecón, lo que algunas personas aprovecharon para buscar artículos entre las aguas.

El Ministerio del Interior advirtió de que realizará “acciones preventivas” para enfrentar posibles actos de “vandalismo”, y “actitudes oportunistas de los enemigos de la Revolución”.

El coronel de Defensa Civil, Luis Ángel Macareno, advirtió a los habitantes de la capital que las inundaciones podrían prolongarse hasta hoy, por lo que llamó a evitar salir.

 

REPORTAN DAÑOS EN VARADERO

Aunque Varadero, el polo turístico más importante del país situado a 116 kilómetros al este de La Habana, escapó del golpe directo de Irma, sus vientos causaron estragos en las instalaciones de hoteles, devastando mucha infraestructura.

Miles de turistas habían sido trasladados a Varadero desde complejos turísticos del centro del país, cuyas instalaciones como los Cayos Coco y Guillermo, en Ciego de Ávila, quedaron destruidas.

Imágenes de video del norte y del este de Cuba mostraron postes arrancados, árboles caídos y daños en tejados.

Testigos dijeron que un museo provincial cerca del vórtice del meteoro quedó en ruinas. Y en Santa Clara, 39 edificios se derrumbaron.

En Caibarién, una pequeña ciudad costera a unos 320 kilómetros al este de La Habana, el viento derribó líneas eléctricas y el agua anegó tres cuadras.

AL MENOS 29 MUERTOS EN LAS ISLAS DE EL CARIBE

Algunas zonas de Haití, como Fort-Liberte, permanecían ayer bajo el agua.

Las autoridades sólo han reportado dos personas heridas.

Antigua y Barbuda y las Antillas Menores buscan cómo resurgir tras recibir dos huracanes, Irma y José, en cuatro días, dejando hasta ayer 29 muertos.

Dichas islas, entre ellas San Martin y Santo Tomás, fueron arrasadas por las lluvias y los vientos de más de 200 kilómetros por hora causadas el pasado miércoles por el paso de Irma.

En el caso de Barbuda, la más afectada, fuentes oficiales reiteraron que más de 95% de todos los edificios presentan daños en sus infraestructuras y más de 60% de la población se quedó sin casa.

Pero ayer el paso cercano del huracán José, en este caso al norte de Barbuda, no dio tregua a la isla a la que trajo intensas lluvias, pero no destrucción al dar un viraje de última hora.

San Martín, un territorio que comparten Holanda y Francia, también busca ahora la manera de avanzar.

Sus 40 mil habitantes buscarán la forma de salir adelante en una isla donde 70% de las viviendas resultaron dañadas.

Medios locales reproducen declaraciones del primer ministro holandés, Mark Rutte, en las que señala que la situación sigue siendo “nefasta” y dijo que para evitar que continúen los saqueos se ha reforzado la seguridad con un contingente de 230 policías procedentes de Holanda.

Una situación similar deberá afrontar, en el norte caribeño, Turcos y Caicos, también azotada por Irma, y donde voluntarios canadienses comenzaron a restaurar la electricidad.

Las cifras de fallecidos siguen creciendo y se sitúa en, por lo menos, 29 personas. Al menos 11 personas murieron en San Bartolomé y San Martín, cuatro en las Islas Vírgenes de EU y el mismo número en las británicas y uno en Barbuda, al igual que en Barbados y en Anguila, y cuatro en Turcos y Caicos.

En Puerto Rico, tres fallecieron en hechos relacionados con las condiciones climatológicas causadas por el huracán.

 

MILES DE AFECTADOS SIGUEN EN ALBERGUES

Miles de personas permanecen en alojamientos temporales en Haití, principalmente en el norte del país, la zona más afectada por el paso del huracán Irma en paralelo a la costa atlántica, y que dejó un desaparecido y dos heridos, además de daños materiales.

Hasta ayer, el gobierno haitiano no había publicado informe alguno sobre las pérdidas, menores de lo que cabía esperar dado que la trayectoria del huracán estuvo más alejada de la costa de lo previsto.

Diferentes organizaciones humanitarias como Oxfam o el Programa Mundial de Alimentos (PMA) trabajan sobre el terreno atendiendo a los afectados que, en algunos casos, lo han perdido todo.

El primer ministro del país, Jack Guy Lafontant, visitó ayer albergues en el noroeste, donde se alojan los desplazados y supervisó los trabajos que desarrolla Protección Civil para atender las necesidades de los afectados

El gobierno está a su lado”, señaló Lafontant a los damnificados, y lamentó que “muchos de ustedes hayan perdido sus bienes y sus casas, pero estamos aquí para ayudar”.

Con lo poco que tenemos vamos a responder adecuadamente” a los efectos del huracán que, aunque “pasó lejos del país, causó daños significativos. Haití es un país frágil y tenemos que continuar vigilando y respetando las consignas de las autoridades.”

Pese a todo, la organización Caritas Internacional se mostraba cauta a la hora de levantar la alarma para la región, puesto que especialmente el norte de Haití, situado a un nivel del mar muy bajo, podría sufrir inundaciones, con graves consecuencias a largo plazo para el país.

El agua del mar podría salar los pozos de agua, expandir escombros en los campos y provocar temblores de tierra, dijo una portavoz de la Federación de Trabajadores Samaritanos de Alemania.

Protección Civil continuaba sensibilizando a la gente para que permanezca alerta ante posibles lluvias que, en los próximos días, podrían empeorar la situación, especialmente en las zonas ya inundadas.

Según el diario británico The Guardian, dos personas resultaron heridas en la ciudad de Cabo Haitiano al caer un árbol sobre una vivienda. Además, Irma destruyó un puente que une Haití con la vecina República Dominicana.

El huracán arribó al norte de Haití, el país más pobre de América, menos de un año después de que Matthew devastara una parte de la nación en octubre de 2016, causando al menos 573 muertos, miles de afectados y cuantiosos daños.

 

PERDERÁN COSECHAS

Como el año pasado, se cree que las pérdidas de cosechas van a ser graves en muchas comunidades, especialmente en el noroeste y norte del país, donde sigue habiendo áreas inundadas y problemas de canalización y saturación de agua que perjudican a los campesinos.

Además de las precarias infraestructuras, la situación sanitaria en Haití es muy vulnerable y, una vez pasado el ciclón, existe la preocupación por un brote de cólera, enfermedad que mató a casi 10 mil haitianos producto de un vertido de residuos fecales a un río por parte de fuerzas nepalíes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el país tras el terremoto de 2010.

 

CON INFORMACIÓN DE:

The New York Times.- https://www.nytimes.com/es/2017/09/10/caribe-huracan-irma-jose-reconstruccion/?action=click&clickSource=inicio&contentPlacement=2&module=toppers&region=rank&pgtype=Homepage

REUTERS–AFP, EFE y AP
Excélsior.- http://www.excelsior.com.mx/global/2017/09/11/1187515

También te puede interesar: