Estás aquí
TOMA Y DACA, el racismo inocultable de Donald Trump: Por Jesús López Segura / La Versión no Oficial Donald Trump Editorial Política 

TOMA Y DACA, el racismo inocultable de Donald Trump: Por Jesús López Segura / La Versión no Oficial

México elude su responsabilidad en la expulsión y explotación de trabajadores

 

 

El gobierno mexicano ha logrado desviar la atención mundial sobre su responsabilidad en la expulsión de migrantes hacia los Estados Unidos, convirtiendo a Donald Trump en el villano de la película… Desde luego que el magnate se presta de maravilla para tal efecto, con su manifiesto desprecio hacia México y su inocultable racismo, pero nunca hay que olvidar que es el gobierno neoliberal mexicano el principal responsable de la expulsión masiva de trabajadores que cruzan la frontera en busca de una vida mejor, porque las condiciones de explotación imperantes en su país de origen, -que genera centenares de megamillonarios, al mismo tiempo que millones en la absoluta miseria-, los obligan a arriesgar su vida en la peligrosa aventura de emigrar hacia los Estados Unidos.

 

Las remesas que envían esos esforzados y perseguidos migrantes mexicanos alcanzan cifras que superan los ingresos por la venta de petróleo y el turismo en nuestro país, y dan estabilidad a un sistema político que no se sostendría mucho tiempo sin los 25 a 30 mil millones de dólares anuales que envían a sus familias. De ahí que el gobierno neoliberal de México sienta pánico de perder esos ingresos.

 

De ahí también la preocupación, hasta cierto punto legítima, del racista presidente gringo, que observa la disposición de los migrantes a ganar poco, como una forma de arrebatar posiciones laborales a sus connacionales, pero también como una ventaja desleal de los empresarios mexicanos para hacer competitivos sus productos en el Tratado de Libre Comercio.

El DACA fue creado el 15 de junio de 2012 por decreto ejecutivo del entonces presidente demócrata Barack Obama, ante la imposibilidad de aprobar en el Congreso, dominado por los republicanos, la Ley DREAM (Development, Relief and Education for Alien Minors. Ley de fomento para el progreso, alivio y educación para menores extranjeros), de ahí que se les llame dreamers a los beneficiarios de ese programa.

Alrededor de 800 mil dreamers, de los cuales el 78% son mexicanos, es decir unos 624 mil, se verán afectados por la eliminación del DACA y cifran sus esperanzas en el Congreso para que, en los próximos 6 meses, le enmienden la plana al cruel presidente Ku Klux Klan. Por lo pronto, una coalición de 16 fiscales de Estados Unidos ha impuesto una demanda contra el gobierno de Donald Trump por la “discriminatoria decisión que tiene la intención de castigar y menospreciar a personas con raíces mexicanas y que es una violación al debido proceso, que afectará a toda la infraestructura de su país”, dicen textualmente en su demanda.

También te puede interesar: