Estás aquí
En 2018, mi tercera y última contienda presidencial. Me voy a Palacio o a Palenque: López Obrador, por Jesús López Segura. La Versión no Oficial Andrés Manuel López Obrador Elección presidencial 

En 2018, mi tercera y última contienda presidencial. Me voy a Palacio o a Palenque: López Obrador, por Jesús López Segura. La Versión no Oficial

Las televisoras toman partido y definen a sus precandidatos: Televisa va con Meade, e Imagen TV con Nuño

 

Andrés Manuel López Obrador afirmó ante diputados de Morena y senadores del Partido del Trabajo en Toluca, Estado de México, que él se aplica ‘‘a fondo’’ para ganar las elecciones presidenciales de 2018, pero acotó: ‘‘No voy a ser candidato eternamente. Es a Palacio (Nacional) y aplicarnos seis años para transformar al país, o a Palenque’’, (comunidad de Chiapas donde se encuentra el rancho que le heredó su padre y que, a su vez, él heredó a sus hijos, “La Chingada“).

Casi todas las televisoras nacionales manejan esta información con un dejo de burla, como conteniendo una risilla porque un hombre de 64 años se plantee la posibilidad de competir en el 2024 o hasta nuevamente en el 2030, cuando tendrá 76 años de edad. La burla consiste en exponerlo planteando que la decisión es suya -la de contender el año próximo por última vez-, cuando todo el mundo sabe que el acotamiento se lo impone el inexorable factor del tiempo. Tal es el trato que estos descarados conductores de la televisión mexicana dan a un hombre honesto de la tercera edad que aspira a mejorar la vida de millones de mexicanos azotados hoy por una dictadura neoliberal desalmada y voraz.

En contraste con este enfoque maledicente que las televisoras sostienen de manera general y permanente para desacreditar a López Obrador, como si fuera su “enemigo a vencer”, llegando al extremo de reproducir los ofensivos desvaríos del ése sí anciano Vicente Fox, que llama “Lopitos” al líder de Morena como respuesta a su amenaza de quitarle la pensión al locuaz neopriista guanajuatense, Ciro Gómez Leyva se descara promocionando a su gallo, Aurelio Nuño, de manera tan abierta que resulta cínica, mientras Carlos Loret de Mola se burla de la nueva e increíble pifia de don Aurelio, de considerar “astróloga” a la eminente astrónoma mexicana Julieta Fierro -error imperdonable para un secretario de Educación– al tiempo que el equipo de “Despierta” apapacha en el estudio a José Antonio Meade en forma desmesurada, como el bueno para la presidencia.

Como corolario de estos destapes de las televisoras, el Presidente Peña parece también animarse a dar indicios de quién será su delfín, al afirmar en la inauguración del ciclo escolar donde su gallo hizo nuevamente el ridículo, que “ir contra la Reforma Educativa es ir contra México y contra su juventud”. En la entrevista con Loret, Meade hace gala de agilidad mental, conocimiento profundo de los temas que aborda y colmillo para capotear a periodistas machacones. Así que Peña debería irse acostumbrando a la idea de que con Nuño llevaría a su partido ahora sí que al más fatal despeñadero y que su mejor oportunidad radica en el actual secretario de Hacienda, quien puede ser aceptado por gran parte del electorado indistintamente como priista, panista o independiente. A final de cuentas es apartidista y si lo han usado PRI y PAN, es por su indudable talento.

 

También te puede interesar: