Estás aquí
Se suma México, sumisamente, a las sanciones impuestas por EU a Venezuela Internacional Política 

Se suma México, sumisamente, a las sanciones impuestas por EU a Venezuela

Vergonzoso, el nivel de sometimiento Peña-Videgaray a los dictados de la Casa Blanca: Julio Hernández López

 

En un comunicado conjunto de las secretarías de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de Relaciones Exteriores (SRE), se informó que el gobierno de México, por conducto de Hacienda, procederá en consecuencia, de conformidad con las leyes y convenios aplicables en las sanciones anunciadas por el gobierno de Estados Unidos a diversos funcionarios y ex funcionarios del gobierno de Venezuela “por menoscabar la democracia y los derechos humanos en dicho país, así como por su participación en actos de violencia, represión y corrupción“.

Asimismo, México expresó una vez más su preocupación por la grave crisis por la que atraviesa Venezuela y reiteró su llamado al gobierno del presidente Nicolás Maduro a restablecer plenamente el régimen democrático y el estado de derecho de manera pacífica, como si México fuera el paraíso de respeto a los Derechos Humanos y probidad de sus funcionarios públicos, como si no imperara en nuestro país na dictadura de derecha neoliberal que pasa por el robo descarado de 3 elecciones presidenciales, el asesinato de un populista como Luis Donaldo Colosio y una alternancia simulada entre PRI y PAN.

Independientemente de la condenable intención de Maduro de perpetuarse en el poder, el canciller mexicano, Luis Videgaray y su jefe, el Presidente Peña, carecen por completo de la autoridad moral necesaria como andar dando lecciones de democracia a países extranjeros y de paso pisotear los tradicionales principios de nuestra política exterior de respeto irrestricto a la autodeterminación de los pueblos y no intervención en los asuntos de otros países. Candiles de la calle y obscuridad de su casa.

Mi mayor error, subestimar la capacidad de daño de la oposición: Nicolás Maduro

Mi mayor error ha sido subestimar a la oposición, su capacidad de daño, su maldad, su capacidad de violencia. Quizás es el peor error que hemos cometido, afirmó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en amplia entrevista con la emisora rusa RT, en la que confió en que la elección para formar una Asamblea Constituyente, que se celebrará el próximo domingo, es una convocatoria a un diálogo nacional que salvará al país, lejos de dividirlo.

Afirmó también que la nación está sometida a una guerra económica dictada por Estados Unidos, especialmente desde que comenzó el gobierno del presidente Donald Trump.

A solicitud de RT de que hiciera una autocrítica, Maduro aseveró que el mayor error que puede reconocer fue intentar pacificar a quien no quería ser pacificado.

Indicó que la Asamblea Constituyente es un derecho político y humano, y que activó dicho poder el primero de mayo después de que me convencí que la derecha venezolana no quería diálogo pues rompió todos los acuerdos ya alcanzados y arrancó una línea insurreccional, golpista, que se ha vuelto violenta y es apoyada por el gobierno de Trump, además de gobiernos latinoamericanos de derecha, como los de México y Colombia. Activar el poder constituyente fue la manera que encontré de volver a un proceso de paz en Venezuela.

 

Al mencionarle que el frente opositor considera que la Constituyente sólo servirá para que el chavismo permanezca por siempre en el poder, Maduro respondió que la oposición lleva 18 años diciendo lo mismo y aseguró que sus detractores han demostrado la pérdida de su poder de convocatoria, no sólo negándose constantemente al diálogo, sino al optar por las manifestaciones violentas donde más de 29 personas han sido quemadas vivas por ser sospechosas de ser chavistas o simplemente por ser gente del pueblo.

Recordó que la Constituyente buscará la inclusión de todos los sectores de la sociedad. No es (una consulta) tradicional de partidos políticos, sino ciudadana, social, por cada municipio. Se convoca a sectores sociales, campesinos, estudiantes, empresarios, para que elijan al Constituyente. Serán 545 diputados, representantes de sectores del pueblo electos tanto por voto directo como por sectores sociales. La clase obrera tendrá 79 constituyentes, las personas con discapacidad tendrán cinco, explicó Maduro.

A la pregunta de por qué en Venezuela hay una inflación de tres dígitos, además de escasez de productos básicos y medicamentos, el presidente venezolano respondió que ese es un país que los medios y las redes sociales le han presentado al mundo, una Venezuela que no existe.

Afirmó: Venezuela está siendo sometida a un modelo de guerra no convencional que tiene como centro la guerra económica. Tenemos cuatro años enfrentándola en diversas modalidades. El año pasado llegamos a 5 por ciento de desempleo, que es prácticamente inexistente, la inversión social en vivienda, educación y cultura aumentó 72 por ciento. El modelo social venezolano ha permitido que a ninguna familia le falte trabajo o educación a sus hijos. Hemos sido, según la Organización Mundial de la Alimentación, un país que ha vencido la desnutrición. No pueden decir eso Argentina o Colombia.

Mencionó la labor de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, que atienden a 6 millones de familias, que son casi 85 por ciento del universo de familias venezolanas, en un modelo para vencer los efectos de la guerra económica y crear un modelo de mentalidad productiva en las comunidades.

En ningún momento Maduro negó que haya escasez, pero afirmó que la diferencia es que su gobierno tiene opciones para resolver sus dificultades que, dijo, son mucho menos que en modelos neoliberales como México, Colombia y Argentina. Aquí no hay un pueblo desatendido; aquí no hay un pueblo huérfano. Agregó que la inversión social ha permitido a Venezuela resistir la guerra económica a la que es sometida.

Comparó la ofensiva mundial contra Venezuela a lo ocurrido en Irak y Libia, países que tenían una riqueza petrolera y que fueron invadidos y destrozados por guerras. Expuso que no sólo Estados Unidos tradicionalmente considera que el Caribe es su patio trasero como móvil para estas acciones. Desde los círculos de poder que quieren destruir nuestro país para echarle mano a nuestra riqueza. No se puede olvidar nunca que tenemos la reserva petrolera certificada más grande del mundo, y se refirió a las de gas, oro, cobre y diamante, así como a metales estratégicos, además del agua.

Recordó la intentona golpista contra el gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez los días 11 y 12 de abril de 2002, que porque, de acuerdo a la emboscada, el comandante había mandado asesinar a manifestantes pacíficos.

La entrevistadora de RT preguntó a Maduro si el mundo está en su contra, y él respondió: Hay una gran campaña y el mundo está con Venezuela, porque las mentes brillantes saben discernir dónde está la verdad.

Dijo que él podría algún día encontrarse con Trump, si de algo sirve, para estrecharle la mano y decirle que estamos en el siglo XXI y que ya no es tiempo de aplicar la Doctrina Monroe, sino de aceptar la diversidad en el pensamiento político y de que Estados Unidos tenga una relación de iguales con las demás naciones.

Ante la posibilidad de que Estados Unidos imponga sanciones económicas, o incluso un bloqueo contra Venezuela, afirmó que su país está preparado para cualquier escenario: Si se nos golpea por el norte, los demás caminos, del sur, este y oeste, están abiertos.

El columnista de La Jornada, Julio Hernández López, apunta en su Astillero de hoy, al analizar la vista a México a principios del mes en curso, de Michael Richard Pompeo, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, “parapetado tras la figura del general John Kelly, el secretario de Seguridad Interior de ese país, quien concentró los micrófonos y los reflectores, dejando a la sombra la extraña aparición del jefe gringo del espionaje y las operaciones internacionales encubiertas”:

“Más allá de las consideraciones que se tengan sobre la crisis venezolana, su origen y consecuencias; más allá de la valoración que se tenga sobre el gobierno de Nicolás Maduro, resulta lamentable, vergonzoso y peligroso el nivel de sometimiento de la administración Peña-Videgaray a los dictados de la Casa Blanca y conexos”.
CON INFORMACIÓN DE:

La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/07/28/politica/003n1pol

La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/07/28/politica/005n1pol

Julio Hernández López. Astillero. La CIA y la ‘‘diplomacia’’ mexicana
La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/07/28/opinion/010o1pol

También te puede interesar: