Estás aquí
La Marcha por la Esperanza, una farsa: Fernando Coca / Actos de Poder Andrés Manuel López Obrador Edomex Elecciones 

La Marcha por la Esperanza, una farsa: Fernando Coca / Actos de Poder

El GAP de Higinio Martínez quiere demostrarle a López Obrador que son ellos los que controlan a Morena en el Estado de México

 

Bajo el lema “El Voto se respeta, ¡No al Fraude!”, el Grupo de Acción Política (GAP) está convocando para que, a partir de hoy, militantes del Movimiento de Regeneración Nacional, marchen durante 10 días de Texcoco a Toluca.

Esta es una acción del grupo que encabeza Higinio Martínez para demostrarle a Andrés Manuel López Obrador que son ellos, los miembros del GAP, los que controlan a MORENA en el Estado de México.

La marcha es un pretexto para no hacer un acto de autocrítica en MORENA.

¿Por qué perdió Delfina Gómez la gubernatura? Si después del 4 de junio los dirigentes del GAP se han encargado de “presumir” que como partido son la primera fuerza política de la entidad, tendrían que explicar cómo fue que los distritos bajo su control no se ganaron, mientras que en los que estuvieron en manos de actores políticos ajenos a ellos, sí se pudo alcanzar la victoria.

Aún con la maquinaria del PRIGobierno, las bases de MORENA obtuvieron triunfos en distritos dominados por Acción Nacional o el PRI.

También en el oriente del estado, como en Ixtapaluca, que está desde hace años bajo la férula del Movimiento Antorchista, MORENA ganó.

Ahora, prometen candidaturas a quienes se comprometan a engrosar la marcha que encabezará la candidata de MORENA al Senado el próximo año, Delfina Gómez.

El truco es sencillo. Los cercanos a Higinio quieren promover la unidad del partido en torno a Delfina Gómez. Así, quieren que la marcha se vea como una forma de unidad en torno al liderazgo de Higinio-Delfina para ellos ser quienes impongan candidatos.

En MORENA del Estado de México no hay unidad.

La forma de caciqueo de hacer política del grupo de Texcoco tiene en rebeldía a militantes y simpatizantes que no quieren ser tratados como priistas o perredistas, que les impongan candidatos por las componendas de un grupo que cree ser dueño del partido.

Más aún, muchos de los militantes están en contra de que sea un enviado del Comité Nacional, como Gabriel García, secretario de Organización, el que tome el pulso del estado para decidir candidaturas.

Este personaje se encargó personalmente de los pagos a representantes de casillas, a los que por cierto se les debe dinero, y lo han declarado interlocutor no válido entre la militancia y López Obrador.

Parece que estos son momentos en los que Andrés Manuel López Obrador tendrá que definir hacia dónde inclina la balanza.

Los militantes, los que ganaron en sus distritos, esperan que sea a ellos y no al cacique de Texcoco a quienes López Obrador les dé su confianza.

El grupo de Higinio Martínez le debe muchas respuestas a la militancia de MORENA y a su líder.

Creen que con una marcha podrán someter la voluntad de AMLO tratando de impactarlo con la movilización.

Esta Marcha por la Esperanza no es el éxodo que emprendió López Obrador cuando el fraude en Tabasco.

López Obrador sabe que la gente de Higinio le falló. Es hora en que no le entregan las actas del 100 por ciento de las casillas del 4 de junio.

La disyuntiva es clara, y si López Obrador opta por Higinio Martínez pone en serio peligro su arribo a la Presidencia de la República. También puede optar por quienes dieron votos.

¿Hacia dónde irá Andrés?

 

El Mañanero Diario

http://www.elmananerodiario.com/actos-poder-5-6/

También te puede interesar: