Estás aquí
Aurelio Nuño ha pagado a decenas de miles de aviadores… a sabiendas: Por Jesús López Segura. La Versión no Oficial Editorial Elección presidencial Nacional 

Aurelio Nuño ha pagado a decenas de miles de aviadores… a sabiendas: Por Jesús López Segura. La Versión no Oficial

José Antonio Meade, el candidato híbrido (duvalín, bicolor) del prianismo

 

El destacado columnista de El Universal, Salvador García Soto, publica esta mañana en su famosa Serpientes y Escaleras que, “entre las figuras y fuerzas políticas que se moverán en la XXII Asamblea Nacional del PRI, hay una que no acudirá presencialmente pero dejará sentir el poder que aún ejerce en el priismo a través de su grupo político. El ex presidente Carlos Salinas de Gortari, desde la distancia, tendrá una presencia significativa y un interés político real que se mueve en torno a uno de los aspirantes al 2018, al que se identifica como propuesta del grupo salinista: el secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer“.

“Pero no es solo que encumbrados salinistas como José Carreño Carlón, Otto Granados y Javier Treviño figuren en el círculo más cercano como estrategas del activísimo Nuño, lo que confirma la fuerza real que el ex presidente sigue teniendo en su partido; también está el dato, evidente, de que su sobrina y pupila política, la secretaria general del PRI, Claudia Ruiz Massieu, es nada menos que la presidenta de la Comisión Nacional de Dictamen que se encarga de recoger y redactar las propuestas surgidas de las Mesas Temáticas de los estados para integrar el documento final que se presentará en las cinco mesas de la Asamblea que comienzan a trabajar el 9 y 10 de agosto en cinco ciudades de la República“.

Así que, según este agudo y generalmente bien informado columnista, es ni más ni menos que El Innombrable, el Chupacabras, el expresidente Carlos Salinas quien está alentando directamente la precandidatura presidencial del impresentable Nuño, quien ha estado efectivamente muy activo a últimas fechas, primero adaptando la Reforma Educativa al discurso de sus críticos (pasó de perseguir ferozmente a los maestros, a “fomentar la capacidad crítica y creativa de los educandos”, pero sólo en la retórica más demagógica y oportunista que hayamos escuchado desde la “Revolución Educativa” de Reyes Heroles) y luego imponiéndonos a los mexicanos el Inglés como segunda lengua obligatoria, así nada más, por sus pistolas. Finalmente, Nuño nos receta notas refriteadas de hace 3 años como si fueran las grandes noticias.

Efectivamente, el 7 de mayo de 2014, publicamos en el Canal de Notiguía de Youtube una nota difundida por Carlos Loret de Mola, cuando todavía su noticiario se llamaba Primero Noticias, que deja a Nuño como un oportunista electorero, puesto que desde ese entonces se daba a conocer la existencia de casi 300 mil aviadores en la nómina de la SEP. Nuño relanza su precampaña presidencial la semana pasada, como si se tratara del gran descubrimiento.

Pero lo que no dice Nuño es que ese ejército de aviadores de la SEP constituía las bases de los mapaches electorales del PRI, cuando el fraude -comandado por Elba Esther Gordillo– se realizaba in situ, es decir, en los escenarios donde se desplegaban operaciones fraudulentas como el ratón loco, la urnas embarazadas, el robo de urnas y otras muchas triquiñuelas comiciales que requerían masas de porros en acción en el lugar físico de los hechos.

Cuando el fraude se empezó a perpetrar de manera virtual, in vitro, con alteraciones directas en los programas de resultados electorales tanto del INE como de los institutos electorales locales, toda esa masa de mapaches en la nómina del magisterio se volvió obsoleta y fue cuando Enrique Peña y Emilio Chuayffet decidieron darla de baja.

Pera la operación no era fácil. Primero, tenían que deshacerse de la maestra y decidieron aplicarle el peso de la ley por ladrona, pero también porque ella puso esa estructura, originalmente priista, al servicio de Vicente Fox, de Calderón y luego de sí misma con su partido Nueva Alianza, lo que la enfrentó abiertamente con el priista leal Emilio Chuayffet.

Luego, para deshacerse de los porros, Chuayffet y Peña inventaron la “Reforma Educativa” que, en realidad, era una reforma laboral tendiente a eliminar de la nómina, mediante exámenes de conocimientos, a los maestros que no pudieran acreditar su preparación, derivando en la serie de movilizaciones de auténticos maestros de la CNTE -mezclados con exmapaches electoreros violentos-, que casi paralizaron el país durante los primeros años del peñismo.

Aunque aprendiera a LER, Aurelio Nuño jamás podrá ser Presidente de México, por mucho que esté apoyado por Salinas, o precisamente por eso. Un secretario que ha estado pagando miles de millones de pesos a aviadores, a sabiendas de lo que hacía porque la noticia se dio a conocer hace tres años, no merece ni siquiera conservar su puesto de secretario. Debería ir a la cárcel.

De cualquier modo, el único presidenciable con características de híbrido de un prianismo en franca descomposición, es José Antonio Meade, mejor conocido como el bicolor, el duvalín o el bicicleto

Si Peña logra abrir en la inminente Asamblea del PRI los candados para que se postulen candidatos a la presidencia sin antecedentes de militancia, Meade irá por el PRI. Si no lo consigue, ante la grave revuelta de muchos grupúsculos y facciones que presagian la segunda gran ruptura del PRI, luego de la del 88, Meade irá por el PAN como candidato presidencial, pero con todo el apoyo de la administración peñista. Y si Calderón se aferrara en imponer a su mujer, Meade iría de cualquier manera como independiente, con todo el apoyo del panismo anayista y del priismo peñista.

Meade será el candidato del prianismo en cualquier caso -a menos que el escenario cambiara drásticamente por alguna circunstancia imprevista-, debido a que es el único candidato que garantizará el cuidado de los intereses del amasiato prianista, entreverados íntimamente desde el 88, cuando inició el pacto secreto de una alternancia simulada entre PRI y PAN a la que han logrado incorporar, en la reciente elección del Estado de México, al PRD. Así de simple y así de churrigueresco.

La experiencia recién vivida en el Estado de México revela que una estrategia obligada para el año próximo será fragmentar al máximo el voto de las izquierdas para perjudicar a López Obrador, al tiempo que se apoya, con toda la fuerza del Estado, al candidato real del prianismo, José Antonio Meade, que puede jugarla formalmente desde cualquier plataforma.

En el Edomex, algunos panistas locales traicionaron a Josefina Vázquez Mota, como ha quedado claramente de manifiesto con las notarías públicas obsequiadas por Eruviel Ávila.

También te puede interesar: