Estás aquí
Motín en penal de Acapulco deja 28 muertos y una veintena de fugados Corrupción Nacional Seguridad 

Motín en penal de Acapulco deja 28 muertos y una veintena de fugados

Dos grupos disputaron el dominio del centro de reclusión

 

 

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Un motín al interior del penal de Acapulco dejó un saldo de 28 muertos y tres heridos, masacre previa a la reunión privada entre el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John F. Kelly, y los titulares de la Defensa y Marina, Salvador Cienfuegos y Vidal Soberón.

Además, trascendió que al menos una veintena de reos se fugaron durante la matanza y aún no han sido localizados.

Esta tarde, el gobierno del priista Héctor Astudillo Flores confirmó que la cifra oficial de la masacre al interior del penal de Acapulco es de 28 muertos y tres lesionados producto de una confrontación entre grupos antagónicos que se disputan el control de la cárcel, considerada como el centro de operaciones del Cártel Independiente de Acapulco (Cida).

A través de una conferencia realizada en el puerto, el vocero de Seguridad en la entidad, Roberto Álvarez Heredia, informó este hecho luego de que las autoridades estatales pretendieron minimizar la matanza argumentando que se había tratado de una riña y que el saldo era de sólo cinco muertos y un herido.

Los hechos de violencia se registraron cerca de las 5:00 horas cuando custodios reportaron detonaciones de arma de fuego al interior de la cárcel, indican reportes oficiales consultados por Apro.

El penal de Las Cruces se ubicada en el cinturón de miseria del principal destino turístico de la entidad, alejado de la avenida costera Miguel Alemán, misma que fue blindada por la visita del funcionario del gobierno estadunidense.

Los informes refieren que el director del centro penitenciario, Miguel Ángel Gómez Garduño, precisó que la agresión armada se registró en el módulo denominado “de máxima seguridad”, donde se alojan internos acusados de formar parte de la delincuencia organizada.

Después del tiroteo, al menos 500 internos salieron de sus celdas, y en principio los custodios de una torre de vigilancia reportaron cinco internos ejecutados y decapitados en el acceso principal del penal, refieren los primeros informes.

Los reportes refieren que los 28 cuerpos fueron encontrados en diferentes puntos como el corredor del módulo de seguridad (MS), ubicado en el bloque 1, así como en el exterior de la cocina y al interior de la misma.

Asimismo, cuerpos quedaron tendidos en el patio del bloque 3 y uno más en el área de visitas conyugales. Todas las víctimas presentaban signos de tortura, impactos de bala y al menos nueve de ellos fueron decapitados.

De acuerdo con imágenes aéreas difundidas por el gobierno de Héctor Astudillo Flores, en ellas se observa A cinco hombres decapitados en la entrada principal de la cárcel; además, sobre las víctimas dejaron escritos mensajes en cartulinas.

En otro punto del penal se observa el cuerpo de otra persona más abatida sobre una plancha de concreto y una imagen más muestra una decena de cuerpos apilados sobre un área del penal.

 

Además, trascendió la versión de que una veintena de reos se fugó durante la matanza.

El penal de Las Cruces, donde están recluidos más de dos mil personas, es considerado como una plaza del narcotráfico dentro del mismo puerto de Acapulco, espacio que se disputan las pandillas locales.

Durante el día, familiares de internos se congregaron afuera del penal que permanece cercado por agentes federales y estatales, con el fin de exigir información a las autoridades sobre la identidad de las víctimas.

Cuando funcionarios estatales dieron a conocer la lista con los nombres de los 28 internos asesinados, los familiares en su mayoría mujeres rompieron en llanto y crisis nerviosas ante la tragedia.

Hasta el momento, el gobierno de Astudillo no ha explicado el uso de armas de fuego al interior de la cárcel, hecho que exhibió el nivel de indolencia y corrupción del gabinete de seguridad que encabezan el secretario de Gobierno, Florencio Salazar Adame, y el titular de Seguridad Pública estatal, Pedro Almazán Cervantes.

 

 

Dos grupos disputaron el dominio del centro de reclusión

Un enfrentamiento entre dos grupos de reos en el penal de Las Cruces, en este puerto, dejó un saldo de 28 internos muertos y tres heridos, informó Roberto Álvarez Heredia, vocero de seguridad del gobierno del estado.

Elementos de la policía y de la Fiscalía General del Estado, además del Ejército Mexicano y la Policía Federal, tomaron el control del Centro de Reinserción Social (Cereso) y desplegaron vigilancia externa.

Señaló que la riña ocurrió en el módulo de seguridad de la prisión, área reservada para presos del orden federal, y se debió a pugnas entre dos grupos por el control del reclusorio.

Las primeras imágenes que se divulgaron fueron de cinco presos decapitados en un área común.

Álvarez Heredia precisó que se recuperaron cuerpos en el módulo de seguridad del corredor del bloque uno, en el exterior y el interior de la cocina, en el patio del bloque 3 y en la zona de visitas conyugales. Pasadas las 17 horas comenzó el traslado de los cuerpos al Servicio Médico Forense.

Fuera de la cárcel se concentraron desde las primeras horas de la mañana decenas de personas para exigir información sobre sus familiares internos. La tensión aumentó cuando éstos se enfrentaron con policías antimotines a golpes y patadas.

La espera se prolongó más de cinco horas. Pasado el mediodía, familiares de reos derribaron la malla ciclónica que rodea el penal para exigir información sobre las víctimas. Policías estatales antimotines se desplegaron fuera del penal.

Los muertos fueron identificados como Bernardo Ruiz Chegot, José Ángel Rivera Gutiérrez, Fortino Roque Muñoz, Edson Morales Orozco, Érika Daniel Serrano Soto, Uriel Mendoza Barrera, Arturo Ponce de la Rosa, Ricardo Reséndiz Hernández, Alberto García Florentino, Cesáreo López Encarnación, César Giovani Núñez Segura, Alberto Tonatiuh Ortiz García, Francisco Guevara Viveros y Miguel Ángel Hernández Bautista.

También perecieron Rubén Alcocer Ulloa, Dionisio Choro Simón, René Brayan Campos Andraca, Ramón Petatán Liborio, José Isidro Pérez González, Leonel Radilla Moreno, Eduardo Nava Gutiérrez, Carlos Abel Alvarado Muñoz, Víctor Manuel Campos Mónica, Saúl Barueta Rosas, José Trejo Hernández, Johnatan Martínez Hernández, Jairo Martínez Hernández y Jorge Barrientos Ortega.

Prostitución, drogas, gallos de pelea, armas, electrodomésticos…

Las constantes en los seis años recientes en el penal de Acapulco han sido violaciones a los derechos humanos, cateos, sobrecupo, protestas, enfrentamientos e impunidad.

El 13 de enero de 2017, familiares de Jonathan Aragón Navarrete denunciaron que éste era golpeado y hostigado por grupos que controlan el penal, y que los internos eran extorsionados por otros presos en contubernio con los custodios.

El 19 de junio de 2015 la Secretaría de Seguridad Pública estatal informó que durante los primeros seis meses de dicho año fueron decomisados 363 gramos de mariguana, al menos 55 armas punzocortantes y dos teléfonos celulares.

El 29 de abril de 2015, familiares de presos se enfrentaron con policías antimotines estatales a pedradas y botellazos fuera del penal. Los civiles exigían el traslado de seis internos que estaban imponiendo un ambiente de terror en la cárcel.

En enero de 2014, más de mil policías estatales decomisaron 380 armas punzocortantes, cinco pantallas de plasma, cuatro equipos de sonido y 10 radiograbadoras, entre otros aparatos.

El 6 de enero de 2014 tres internos fueron asesinados.

El 25 de septiembre de 2013 unos 300 familiares de reclusos se manifestaron para exigir la destitución del director del reclusorio, Juan Pablo Roldán Minero, a quien acusaron de confundir la prisión con un campo de concentración militar.

El 7 de noviembre de 2011, en un cateo fueron encontrados dos costales de mariguana, 100 gallos de pelea, 19 presuntas prostitutas, armas punzocortantes y 100 aparatos electrodomésticos.

Mientras, en Monterrey, Nuevo León, un pistolero asesinó la mañana de ayer a Aarón Marcial García, celador del penal de Apodaca, cuando viajaba en el autobús 235 de la ruta Mina-Monterrey, justo cuando el vehículo se encontraba a sólo dos calles del palacio municipal.

Un enfrentamiento entre dos grupos de reos en el penal de Las Cruces, en este puerto, dejó un saldo de 28 internos muertos y tres heridos, informó Roberto Álvarez Heredia, vocero de seguridad del gobierno del estado. Elementos de la policía y de la Fiscalía General del Estado, además del Ejército Mexicano y la Policía Federal, tomaron el control del Centro de Reinserción Social (Cereso) y desplegaron vigilancia externa. Señaló que la riña ocurrió en el módulo de seguridad de la prisión, área reservada para presos del orden federal, y se debió a pugnas entre dos grupos por el control del reclusorio. Las primeras imágenes que se divulgaron fueron de cinco presos decapitados en un área común. Álvarez Heredia precisó que se recuperaron cuerpos en el módulo de seguridad del corredor del bloque uno, en el exterior y el interior de la cocina, en el patio del bloque 3 y en la zona de visitas conyugales. Pasadas las 17 horas comenzó el traslado de los cuerpos al Servicio Médico Forense. Fuera de la cárcel se concentraron desde las primeras horas de la mañana decenas de personas para exigir información sobre sus familiares internos. La tensión aumentó cuando éstos se enfrentaron con policías antimotines a golpes y patadas. La espera se prolongó más de cinco horas. Pasado el mediodía, familiares de reos derribaron la malla ciclónica que rodea el penal para exigir información sobre las víctimas. Policías estatales antimotines se desplegaron fuera del penal. Los muertos fueron identificados como Bernardo Ruiz Chegot, José Ángel Rivera Gutiérrez, Fortino Roque Muñoz, Edson Morales Orozco, Érika Daniel Serrano Soto, Uriel Mendoza Barrera, Arturo Ponce de la Rosa, Ricardo Reséndiz Hernández, Alberto García Florentino, Cesáreo López Encarnación, César Giovani Núñez Segura, Alberto Tonatiuh Ortiz García, Francisco Guevara Viveros y Miguel Ángel Hernández Bautista. También perecieron Rubén Alcocer Ulloa, Dionisio Choro Simón, René Brayan Campos Andraca, Ramón Petatán Liborio, José Isidro Pérez González, Leonel Radilla Moreno, Eduardo Nava Gutiérrez, Carlos Abel Alvarado Muñoz, Víctor Manuel Campos Mónica, Saúl Barueta Rosas, José Trejo Hernández, Johnatan Martínez Hernández, Jairo Martínez Hernández y Jorge Barrientos Ortega. Prostitución, drogas, gallos de pelea, armas, electrodomésticos… Las constantes en los seis años recientes en el penal de Acapulco han sido violaciones a los derechos humanos, cateos, sobrecupo, protestas, enfrentamientos e impunidad. El 13 de enero de 2017, familiares de Jonathan Aragón Navarrete denunciaron que éste era golpeado y hostigado por grupos que controlan el penal, y que los internos eran extorsionados por otros presos en contubernio con los custodios. El 19 de junio de 2015 la Secretaría de Seguridad Pública estatal informó que durante los primeros seis meses de dicho año fueron decomisados 363 gramos de mariguana, al menos 55 armas punzocortantes y dos teléfonos celulares. El 29 de abril de 2015, familiares de presos se enfrentaron con policías antimotines estatales a pedradas y botellazos fuera del penal. Los civiles exigían el traslado de seis internos que estaban imponiendo un ambiente de terror en la cárcel. En enero de 2014, más de mil policías estatales decomisaron 380 armas punzocortantes, cinco pantallas de plasma, cuatro equipos de sonido y 10 radiograbadoras, entre otros aparatos. El 6 de enero de 2014 tres internos fueron asesinados. El 25 de septiembre de 2013 unos 300 familiares de reclusos se manifestaron para exigir la destitución del director del reclusorio, Juan Pablo Roldán Minero, a quien acusaron de confundir la prisión con un campo de concentración militar. El 7 de noviembre de 2011, en un cateo fueron encontrados dos costales de mariguana, 100 gallos de pelea, 19 presuntas prostitutas, armas punzocortantes y 100 aparatos electrodomésticos. Mientras, en Monterrey, Nuevo León, un pistolero asesinó la mañana de ayer a Aarón Marcial García, celador del penal de Apodaca, cuando viajaba en el autobús 235 de la ruta Mina-Monterrey, justo cuando el vehículo se encontraba a sólo dos calles del palacio municipal.

 

CON INFPRMACIÓN DE:

Proceso.- http://www.proceso.com.mx/493819/motin-en-penal-de-acapulco-deja-28-muertos-y-una-veintena-de-fugados

La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/07/07/estados/024n1est

También te puede interesar: