Estás aquí
Duarte acepta ser extraditado por delitos menores fincados en Veracruz Corrupción Nacional 

Duarte acepta ser extraditado por delitos menores fincados en Veracruz

Se agudiza la percepción de que ha sido un cómplice del gobierno federal: Julio Hernández López

 

La noticia de que Javier Duarte acepta ser “allanado”, es decir extraditado a México, al considerar ‘‘irrisorias, vagas, imprecisas y ligeras’’, las imputaciones que le formuló el gobierno veracruzano por tráfico de influencias, incumplimiento del deber legal, peculado y abuso de autoridad, genera la percepción de que podría salir libre pronto con un caso mal fundamentado en términos procesales, considera Julio Hernández López en su comentario sobre el tema en el programa nocturno de Ciro Gómez Leyva, de Imagen TV.

Ciro pretendía ir con la corriente noticiosa del resto de las televisoras hegemónicas, que dan cuenta de las declaraciones del sonriente y desafiante ex gobernador, pero el analista de La Jornada mete en aprietos al conductor más oficialista del espectro informativo nacional:

“Se agudiza la percepción de que Javier Duarte de Ochoa ha sido cómplice del gobierno federal”, dice don Julio Hernández ante los intentos fallidos de Gómez Leyva por desviar la atención.

“Sí. Maletas de dinero en efectivo en temporada electoral…”

Está preso”, le revira Ciro.

“Está preso, con la familia liberada, protegida, con impunidad garantizada y con la sospecha, que ojalá no se confirme como en muchos casos de políticos, de que se siembran los ingredientes procesales para que luego, esos mismos políticos, puedan salir tranquilamente, incluso con declaratoria de inocencia y pienso en el caso de Raúl Salinas de Gortari…”

“Sería un escándalo, Julio y una vergüenza. Imagínate que diga: sí voy a pelear la extradición por los delitos que me imputa la justicia Federal, y la autoridad de Guatemala dice: No señor Duarte ya váyase a México“, interrumpe Ciro.

“Pero es que eso sería lo correcto para el interés de Javier Duarte

Pero sería un escándalo, insiste Ciro

Pero estamos llenos de escándalos

“Pero entra ya ahí la justicia de Guatemala“, impugna el defensor mediático de oficio de causas millonarias, Ciro Gómez Leyva (entre otras, la de Elba Esther Gordillo y Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre).

“Lo que tenemos que preguntarnos -revira Don Julio- es ese viaje tan especial del ocupante de Los Pinos, Enrique Peña Nieto, apenas pasadas las elecciones importantes. Llegar a Guatemala y, al otro día, anunciar el proceso de extradición. Dicen que la burra no era arisca…”

Ciro.- Se vencían los plazos

Julio.- Sí. Los dejaron vencer y coincidieron con la visita del propio Peña Nieto. ¿A qué fue exactamente el Presidente de México con el Presidente de Guatemala en la víspera, a 24 horas, de iniciar un proceso de extradición?

Ciro.- ¿Qué piensas que pueda hacer Duarte?

Julio.- Pienso que Duarte puede negarse a aceptar que sea enjuiciado por los delitos federales y que en una jugada que yo pensaría casi diplomática, o de interés de Estado, acaben diciendo que él se venga a Veracruz y que enfrente los delitos menores y tal vez mal funadamentados -y probablemente con una siembra de ingredientes- para luego, por defectos procesales, para luego desgranar esto y al rato tengamos un político más, libre y con su riqueza…

Ciro.- No lo creo pero interesante. Tenemos tema para los próximos días…

Julio.- Así es…

Hasta aquí el esfuerzo de Ciro Gómez Leyva por domesticar al imbatible Julio Hernández López como una estrategia legitimadora de su oficialismo en ocasiones fino e inteligente, crítico incluso, y, en otras, extremadamente vulgar y evidente.

El próximo 4 de julio habrá una audiencia en el tribunal tercero de sentencia de Guatemala, donde el ex mandatario veracruzano deberá decidir si también se allana y pueda ser juzgado por operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada, en los cuales será juzgado en el ámbito federal y que son las acusaciones por las que podría realmente ser encarcelado como se merece, es decir, por muchos y largos años… Efectivamente, la burra no era arisca.
CON INFORMACIÓN DE:

Ciro Gómez Leyva. Imagen TV

La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/06/28/politica/003n1pol

También te puede interesar: