Estás aquí
VOTOS DE PROCEDENCIA ILÍCITA: POR JESÚS LÓPEZ SEGURA / LA VERSIÓN NO OFICIAL Editorial Edomex Elecciones 

VOTOS DE PROCEDENCIA ILÍCITA: POR JESÚS LÓPEZ SEGURA / LA VERSIÓN NO OFICIAL

¿Vendieron Horacio Duarte y Ricardo Moreno la elección en el Edomex?

 

Desde que en 1968 los noticiarios televisivos -en ese entonces comandados por Jacobo Zabludovsky-, guardaron un silencio sepulcral sobre la matanza de Tlatelolco, no se había visto un fenómeno de ocultamiento de la verdad como el vivido con el PREP del Estado de México, donde la columna que corresponde al PRI está recargada con 238 mil votos de procedencia ilícita y ningún comunicador hegemónico, ni de prensa ni de televisión, dice esta boca es mía para analizar el fenómeno que recorre las redes sociales con encendida indignación.

Cualquiera que aplique una hoja de cálculo de Excel para realizar la sumatoria, puede encontrar esta disonancia escandalosa. La columna del PRI está recargada con un número suficiente de votos falsos para voltear el resultado en favor de Del Mazo. Si se realiza la suma con calculadora ¡o con un ábaco! se encuentra que sólo la columna del PRI tiene miles de votos adicionales en cada uno de los 45 distritos electorales. ¿De dónde salen esos numeritos?

Una hipótesis que sugerimos en Notiguía es que los 238 mil votos apócrifos emanan de las actas marcadas como ilegibles o “sin dato”. La hoja de cálculo de Excel reconoce como cero automáticamente a esas celdas, pero al parecer el PREP, o más correctamente el PRIP, sí las contabilizó pero nada más en el caso de Alfredo del Mazo.

Me explico. Abrimos los PDFs de las actas correspondientes a celdas marcadas como ilegibles y “sin datos” en 5 distritos escogidos al azar y encontramos que si sumamos los votos de esas actas asignados al PRI al conteo de Excel, entonces nos arroja un resultado que se corresponde muy bien con lo consignado en el PREP, de modo que este ejercicio nos autorizaría a proponer que el origen de esos 238 mil votos ilegales radica precisamente en el hecho de que en el PREP se contabilizaron, pero sólo en el caso del PRI, los votos consignados en actas marcadas como ilegibles y “sin dato”.

Este “error” evidentemente mal intencionado, debería haberse corregido con el conteo distrital realizado a partir de este miércoles y que casi culminó anoche, siempre y cuando se hubieran vuelto a contar todas las actas, abriendo los paquetes en el caso de las marcadas como ilegibles o “sin dato”. Pero no fue así. Al contrario, lejos de corregirse el “error”, el PRI obtuvo una votación todavía mayor a la registrada por el PREP, al igual que Morena.

Esto sólo podría explicarse si en el conteo distrital se limitaron a las actas marcadas como ilegibles o “sin dato”, en vez de recontarlas todas. Si los representantes de Morena en los consejos distritales no exigieron en cada recuento incluir todas las actas y abrir los paquetes de actas registradas como ilegibles y “sin dato”, así como todas aquéllas en donde se presumiera una captura errónea, y permitieron que se retomaran los datos del PREP limitándose a recontar sólo las catas dudosas, entonces ello explicaría claramente por qué Del Mazo saca todavía una votación mayor. En su caso se habrían contado dos veces los votos de actas dudosas, es decir, las marcadas en las celdas como ilegibles o “sin dato”.

También esta hipótesis explicaría por qué Morena sacó en el conteo distrital una votación mayor, pues se le habrían asignado los votos registrados en las actas ilegibles y “sin dato” que no le contabilizaron en el PREP. Del Mazo incrementa su ventaja porque se le sumaron dos veces, como decía, esos votos de actas dudosas.

Ni Horacio Duarte ni el representante de Morena ante el IEEM o los representantes distritales de Morena parecen muy preocupados con este asunto francamente escandaloso que tiene a los usuarios de redes sociales al borde la rebelión. ¿Habrán vendido la elección?

La cereza del pastel de este ruidoso silencio en la prensa hegemónica nacional la pone Julio Hernández López, quien hace un comentario en su Astillero de La Jornada a este respecto, pero sólo para descalificarnos a los miles de indignados en las redes sociales, discriminándonos como “analistas aficionados”. No se requiere ser un analista profesional, ni un genio, para detectar cuándo una suma está mal hecha:
“En Coahuila, como en el Estado de México, abundaron los señalamientos, hechos a través de las redes sociales, de presuntas o reales pruebas de adulteración de cifras en los programas de resultados preliminares y en el manejo específico de actas de votación en determinadas mesas receptoras. La complicada consignación, en actas, de los datos provenientes de candidaturas apoyadas por varios partidos, y las fórmulas de procesamiento adoptadas por las autoridades electorales, llevaron a varios analistas aficionados a proclamar distorsiones graves que, sin embargo, no fueron convalidadas en los órganos electorales correspondientes. Ha de anotarse, incluso, que algunos de esos súbitos analistas luego reconocieron sus errores de procedimiento”.

 

Julio Hernández López. Astillero. Numeritos. Cómputos, frente a realidad
La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/06/09/opinion/014o1pol

También te puede interesar: