Estás aquí
Edomex: la maestra, con los maestros:  Raymundo Riva Palacio Edomex Elecciones 

Edomex: la maestra, con los maestros: Raymundo Riva Palacio

La venganza de Elba: Salvador García Soto

 

 

Desde su celda-cuarto de hospital, donde se mantiene en reclusión tras habérsele negado el beneficio de la prisión domiciliaria, Elba Esther Gordillo ha operado, a través de sus hombres de mayor confianza, una alianza política y electoral con el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, para apoyar abiertamente a su candidata a la gubernatura del Estado de México, Delfina Gómez, a través de la poderosa sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), la misma en la que despegó, en sus inicios como dirigente sindical, la maestra Gordillo.

La alianza, que aportaría al menos 250 mil votos del magisterio mexiquense, además de una red de apoyo electoral (promotores del voto, capacitadores y representantes de casilla), puede resultar decisiva en una cerrada elección entre la morenista Delfina Gómez y el candidato del PRI, Alfredo del Mazo, y ha sido más que confirmada con los mensajes que envió Gordillo, a través del ex secretario general del SNTE, Rafael Ochoa Guzmán, y con la presencia este fin de semana del yerno de la maestra, Fernando González Yáñez, en un evento de apoyo a la candidata de Morena en Tlalnepantla.

Y para que no queden dudas, de que con la alianza AMLO-Gordillo en el Edomex, la maestra se estaría cobrando los agravios y “traiciones” que la han mantenido en la cárcel desde febrero del 2013, por órdenes directas del presidente Enrique Peña Nieto, hay que leer este párrafo del discurso que pronunció, en ese mismo evento de apoyo a Delfina, Rafael Ochoa Guzmán: “En el Estado de México, gobernado siempre por un mismo partido y lo que es todavía peor, por una misma familia, no podemos permitir que esto continúe. No podemos permitir que otro Peña, otro Eruviel, disfrazados ahora de Del Mazo, nos mantengan secuestrados y continúen saqueando el futuro de los mexiquenses”, dijo el ex secretario general del SNTE, cercano a Gordillo Morales ¿Así o más claro el mensaje a Los Pinos?

Con esta alianza, Elba Esther no sólo cobraría una venganza largamente planeada en sus más de cuatro años de prisión, sino que concretaría algo que intentó desde el 2006, cuando López Obrador era el favorito para ganar la Presidencia, pero que entonces el candidato del PRD se negó a pactar con ella. Entonces el fallecido Manuel Camacho y Ricardo Monreal le recomendaban a Andrés Manuel recibir a la maestra que pedía con él “cinco minutos” para ofrecerle el apoyo del SNTE a su campaña. “No, yo no me voy a reunir con ella; si lo hago serían los cinco minutos más caros de mi vida, me costarían algo así como 5 puntos del PIB”, decía entonces el tabasqueño que se negó a aceptar aquella alianza con Gordillo.

Pero esta vez, como dicen, se juntó el hambre con la necesidad. Elba Esther mandó en un principio a Fernando González a apoyar a Josefina Vázquez Mota, pero al mismo tiempo activó comunicación con Delfina, a quien conoce desde que era docente en el Estado de México. Rafael Ochoa hizo los contactos y Delfina comenzó a trabajar el tema con López Obrador. Para que el tabasqueño terminara de convencerse de lo conveniente que era el apoyo del SNTE en el Estado de México, hubo un “plus” ofrecido por Gordillo: “Tengo videos y documentos que comprometen a Miguel Ángel Yunes”, ex colaborador cercano de la maestra el sexenio pasado cuando lo hizo director del ISSSTE. Dicen que cuando Andrés Manuel escuchó eso, le brillaron los ojos y no lo pensó dos veces: “La alianza va”.

Hoy la pregunta es cómo impactará esta alianza Gordillo-López Obrador en la cerrada competencia y si el apoyo indudablemente importante del magisterio mexiquense podría inclinar la balanza y contrarrestar el poderío de la estructura priísta en estos comicios. Si eso ocurre y Andrés y su candidata se imponen y derrotan al priísta Del Mazo, la venganza se consumaría; en caso contrario, la maestra ya puede hacerse a la idea de terminar este sexenio en la cárcel.

NOTAS INDISCRETAS… Y mientras eso pasa entre el PRI y Morena en el Edomex, en la campaña de Josefina Vázquez Mota parece haber una “cirugía mayor” que busca enderezar el rumbo de la candidata panista. Mauricio De Vengoechea, el asesor colombiano que estaba al frente del equipo de estrategia de Josefina, habría sido despedido de manera fulminante, al encontrarse datos “muy sospechosos de que estaba traicionando al PAN y a su candidata”. Los panistas de la cúpula, tanto nacional como estatal, siempre desconfiaron de este oscuro personaje al que identificaban como “cercano al PRI” y a él le atribuyen los graves errores que llevaron a Vázquez Mota al tercero y hasta cuarto lugar en algunas encuestas. ¿Será que ahora que ya salió el colombiano, la campaña panista puede enderezar el rumbo y volver a meterse a la pelea en los 20 días que restan a la elección? Eso le urge no sólo a Josefina sino a su gran impulsor Ricardo Anaya, que con ella se juega mucho de su aspiración al 2018…Los dados abren con Escalera doble. La semana promete.

Salvador García Soto. Serpientes y Escaleras. La venganza de Elba

El Universal.- http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/salvador-garcia-soto/nacion/2017/05/15/la-venganza-de-elba

Edomex: la maestra, con los maestros:  Raymundo Riva Palacio

Las fotografías del sábado pasado en un evento de la candidata de Morena a la gubernatura del Estado de México en Tlalnepantla, Delfina Gómez, no dejaron margen a la especulación. Delfina estaba flanqueada por Fernando González –el yerno de la maestra Elba Esther Gordillo, y con quien el hoy secretario de Educación, Aurelio Nuño, nunca se pudo poner de acuerdo sobre los términos y el lenguaje de la Reforma Educativa–, y Rafael Ochoa, compadre de la exlideresa del magisterio, y quien, con una falta de cuidado la semana pasada, destapó el apoyo de esa dirigencia descabezada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, a la candidata de Morena. Ya lo había diagnosticado la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota: Gómez y Gordillo son la misma cosa.

Mecánicamente no, pero orgánicamente Vázquez Mota tiene razón. Gómez no sólo es maestra, sino pertenece a la Sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la que anidó y encumbró a Gordillo, de la cual fue secretaria general de 1977 a 1988, cuando el entonces regente del Distrito Federal, Manuel Camacho –años después uno de los ideólogos y estrategas de Andrés Manuel López Obrador–, la llevó con el presidente Carlos Salinas para ungirla dirigente nacional en sustitución de Carlos Jonguitud. Ochoa, desde entonces, fue lugarteniente de Gordillo.

La postura de la vieja dirigencia magisterial no es ideológica o de revanchismo contra el gobierno de Peña Nieto. Gordillo siempre mantuvo la política donde el apoyo a los maestros para cargos de elección popular no estaban condicionados al partido con el que buscaran candidaturas o competían en las elecciones. Para dar cabida plena a esas aspiraciones creó el partido de los maestros, Nueva Alianza, que abrió mayores posibilidades de negociaciones y acuerdos políticos. La maestra siempre decía que antes que respaldar a cualquier partido y cualquier candidato, estaban los maestros.

En las elecciones presidenciales en 2006, pese al rechazo de López Obrador a la alianza que le propuso Gordillo, la instrucción a los maestros fue que votaran por quien quisieran, salvo –esto sí, en respuesta a los agravios que había sufrido de su expartido, el PRI–, a favor del candidato priista, Roberto Madrazo. Los maestros votaron en las dos circunscripciones del norte del país por Felipe Calderón, mientras que en las tres restantes por López Obrador. En las elecciones presidenciales de 2012 jugó con Peña Nieto, a quien conocía, y cuyo operador político era otro viejo amigo de ella, el hoy secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Sólo fue después de formalizar la alianza cuando supo que entre las prioridades de Peña Nieto, como Presidente, estaba la Reforma Educativa. Peña Nieto se la encomendó a Nuño, quien encargó su redacción a Enrique Ochoa, actualmente presidente del PRI. Ochoa incluyó el detonador de una bomba social, al establecer que si no pasaban las pruebas que se les exigiría, los maestros podrían ser despedidos. Gordillo luchó con el jefe del equipo de transición, Luis Videgaray, para que la palabra “permanencia” dentro del sindicato, fuera garantizada sin amenaza alguna. Nunca movió a Videgaray de la postura original, pese al argumento biológico de Gordillo, de que no había necesidad de medidas punitivas en la reforma, ya que la edad se encargaría de jubilarlos durante el sexenio y los nuevos maestros podrían ingresar bajo las nuevas reglas propuestas.

La respuesta final fue la cárcel, y el Presidente encargó a su íntimo amigo, nombrado subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, que cambiara de aliados. No forjaría una alianza con el relevo de Gordillo, Juan Díaz, sino que pactaría con la Coordinadora Magisterial, disidencia del sindicato desde hace cuatro décadas. El resultado de la acción fue que desde 2013, Peña Nieto compró un conflicto social que ha generado indiscriminadamente periodos de ingobernabilidad.

La disidencia magisterial se extendió por el país sin que el gobierno pudiera cooptarla, como buscaba Miranda, arquetipo de una clase política mexiquense acostumbrada a resolver conflictos con dinero. Nunca entendió la lógica política de la disidencia magisterial o sus tácticas, ni tendieron puentes con el magisterio oficial: en las elecciones para gobernador en 2016, los maestros votaron contra el PRI en Veracruz y Oaxaca. Y hace mucho dejaron de tenerlos como clientelas en la Ciudad de México y el Estado de México, donde han votado sistemáticamente por la izquierda.

La fotografía de Gómez con González y con Ochoa muestra que la alianza con los maestros por parte de López Obrador, está consolidada. Hace unos dos meses hubo acercamientos de uno de los colaboradores más cercanos de López Obrador con uno de los miembros del grupo compacto de Gordillo, pero cuando le llevaron la propuesta concreta al próximo candidato presidencial de Morena, pidió que mantuvieran el diálogo y los puentes, porque aún no estaba listo para oficializar el acercamiento. El sábado ya se socializaron. Lo que aún no se ha dado a conocer es que de tiempo atrás hay miembros del equipo de López Obrador en contacto permanente con el entorno de Díaz, líder del SNTE, con lo cual se puede apreciar que el ejército de maestros, que tantos años sirvió al PRI, apostará por la izquierda.

Los maestros son fundamentales en las elecciones. No sólo como promotores de candidatos y partidos en las aulas y con los padres de familia, sino como funcionarios de casilla, que sigue siendo, hoy en día, el lugar donde se deciden las elecciones. Tener vigilantes en las urnas es fundamental. López Obrador ya está claro sobre su valor estratégico. Las elecciones mexiquenses serán la primera prueba.

Raymundo Riva Palacio. Estrictamente Personal. Edomex: la maestra, con los maestros

El Financiero.- http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/edomex-la-maestra-con-los-maestros.html

También te puede interesar: