Estás aquí
“Atrapan” a “El Licenciado” el mismo día que liberan al hermano de “El Chapo” Corrupción Nacional Seguridad 

“Atrapan” a “El Licenciado” el mismo día que liberan al hermano de “El Chapo”

Esta “casualidad” despierta dudas sobre pactos del gobierno con cárteles de las drogas

Un operativo “sorpresa” en la Ciudad de México echó abajo las negociaciones que Dámaso López Núñez, El Licenciado, tenía previsto realizar con los líderes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) para apoderarse de los territorios del Cártel de Sinaloa.

Los medios de comunicación desdeñan profundizar en un hecho altamente sospechoso: la captura de El Licenciado se da el mismo día de la liberación del hermano de El Chapo Guzmán, luego de cumplir una condena de varios años. Incluso Carlos Loret de Mola, en entrevista en el estudio de Despierta de Televisa con el Procurador Cervantes, plantea la pregunta pero muy de pasadita, como si ambos hechos no estuvieran íntimamente relacionados.

Es decir, -aclara Julio Hernández López a este respecto en su columna Astillero, de La Jornada– “el gobierno federal presume que con una acción quirúrgica hizo abortar las alianzas que tejían El Licenciado Dámaso y su hijo, alias El Mini Licenciado, con el Cártel Jalisco Nueva generación (el de mayor crecimiento nacional en lo que va del sexenio peñista), para pelearle la hegemonía al Cártel de Sinaloa, en particular mediante enfrentamientos violentos en esta entidad (Culiacán y Navolato, dos plazas muy peleadas) y en Baja California Sur. Visto de otra manera, el gobierno federal pudo haber dicho que, con la tersa presentación judicial de El Licenciado se beneficia al Cártel de Sinaloa, cuya figura pública más conocida es Joaquín Guzmán Loera, radicado ahora en celdas de Estados Unidos pero cuyo mando más consolidado está en manos de El Mayo Zambada, con los hijos de El Chapo tratando de asumir un papel plenamente directivo”, al que podría sumarse el hermano de El Chapo, ahora libre.

“Devolver la paz a Sinaloa y BCS, dicen, sin decir, el director de la ACI y el gobernador de la primera entidad, consiste en devolver al cártel histórico el control de las actividades tradicionales y quitarle de encima a competidores no autorizados: la narcopaz priista reconocida casi a nivel de política de gobierno. El cártel bueno habrá de mantener en la región las condiciones adecuadas para que el negocio fluya sin contratiempos, y los gobiernos habrán de garantizar que esas condiciones subsistan”.

Julio Hernández parece referirse a las múltiples alusiones que Felipe Calderón solía hacer como presidente de México sobre un presunto “pacto priista” con cárteles de las drogas que Calderón rompió con su declaración de guerra y que ha atraído al país toda suerte de desgracias, miles de desaparecidos y cientos de miles de desplazados y asesinados.

Según esta sugerencia insistente del ex presidente que inauguró la salida de las fuerzas armadas a las calles -dizque mientras se capacitaban policías limpias, lo que no se ha logrado una década después, a pesar del enorme gasto y el trágico costo social-, el PRI tuvo cárteles consentidos de las drogas que ofrecían mantener el negocio en un perfil bajo desde el punto de vista de la violencia contra la población civil, y el gobierno priista se limitaba a atrapar a narcos violentos que estorbaran a sus socios, para aparentar una lucha antidrogas en términos generales y abstractos, que no era tal, sino una guerra contra los grupos criminales emergentes que perturbaran la paz, garantizando recursos de procedencia ilícita que permitían al gobierno priista controlar sindicatos y procesos electorales. Maletas de dinero para lo que se ofreciera. Esa era la paz priista que indignó a Calderón y lo llevó a romper esos pactos declarando una guerra en la que la principal víctima ha sido la sociedad mexicana.

La aprehensión de López Núñez en un departamento del condominio que se localiza en la avenida Ejército Nacional 225, colonia Nueva Anzures, muy cerca de Polanco, una de las zonas más caras de la capital, donde Dámaso López acudía a restaurantes famosos, representaría un favor del gobierno al Cártel de Sinaloa y específicamente a la familia de El Chapo Guzmán, para garantizar la paz y probablemente el silencio del capo de capos en cárceles norteamericanas.

Con la captura “repentina” de El Licenciado, el Gobierno peñista parece estar enviando un doble mensaje: por un lado, a Joaquín Guzmán Loera  El Chapo le dice que sus hijos están seguros y su hermano libre, para que no se atreva a abrir la boca en los Estados Unidos sobre temas como quién lo dejó escapar en cada una de las ocasiones que lo hizo en México, y cuáles eran los nexos del gobierno con su poderosa organización criminal. Por el otro, Peña envía un mensaje a la sociedad, en pleno desarrollo de las elecciones más importantes previas a la presidencial: Hemos atrapado a un importante criminal. Mi gobierno trabaja en pro de la seguridad de los mexicanos. Voten por el PRIMazo.

 

CON INFORMACIÓN DE:

La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/05/03/politica/003n1pol

Julio Hernández López. Astillero. La narcopaz regionalizada. Detener a uno; ayudar a otro
La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/05/03/opinion/008o1pol

Detención de ‘El Licenciado’ evita megacártel
El Financiero.- http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/detienen-el-licenciado-presunto-lider-del-cartel-de-sinaloa.html

 

También te puede interesar: