Estás aquí
Gana Josefina Vázquez el debate, pero también el posdebate / LA VERSIÓN NO OFICIAL: Por Jesús López Segura Editorial Edomex Elecciones 

Gana Josefina Vázquez el debate, pero también el posdebate / LA VERSIÓN NO OFICIAL: Por Jesús López Segura

Autogol del PRIMazo: reclama a Josefina explicaciones sobre los mil millones ¡que le dio Peña!

 

La ganadora del acartonado debate de ayer, organizado por el IEEM, fue indudablemente Josefina Vázquez Mota, quien con una pequeña ayuda de sus amigos prianistas -que le facilitaron los documentos de la nómina de Texcoco-, logró noquear a quien hasta horas antes ocupaba el primer lugar en la confiable encuesta del Grupo Reforma, Delfina Gómez, al exhibirla como delincuente electoral por haber descontado, durante toda su gestión como alcaldesa, el 10% de sus percepciones a los trabajadores del municipio, como una “aportación voluntaria” para el GAP, grupo político de su mentor, Higinio Martínez, el rey del nepotismo, quien por cierto ya había trascendido le incrustó a toda su familia -y hasta al perico- en la nómina del ayuntamiento, convirtiéndola, en los hechos, en una auténtica y genuina “Juanita“.

El Código respectivo establece el delito cometido por doña Delfina como “peculado electoral“, con una pena de hasta 9 años de cárcel, explica esta mañana la propia Josefina en su espléndida participación en el programa de Telefórmula “Por la Mañana”, con su amigo e impulsor mediático Ciro Gómez Leyva.

Josefina convence en la entrevista y fue implacable contra Delfina en el debate de anoche, pero también contra Alfredo Tercero, quien cometió el imperdonable error de comprometer a su primo y padrino político, el Presidente Peña, al exigir explicaciones a Josefina sobre los famosos mil millones de pesos de “Juntos Podemos“.

Josefina ha quedado exonerada, ahora sí, de ese escándalo, no tanto por el diagnóstico de la ASF que no hizo observaciones graves, ni por los dichos del secretario de Hacienda, de Relaciones Exteriores o de cualquier otro miembro del gabinete interesado en protegerla porque, al hacerlo, protegen también a su jefe, el Presidente Peña, de verse en la penosa necesidad de explicar a sus gobernados por qué le dio ese dineral al organismo privado que preside Josefina y no a los consulados o a otras instancias oficiales de apoyo a migrantes. No. Josefina queda exonerada desde el momento en que demuestra que va duro y con todo contra Del Mazo. Cuando exhibe ante el electorado mexiquense, en los hechos, que no fue traída como bulto electoral para engordarle el caldo al primo del Presidente, como una forma de pago por los mil millones.

Un político que recibe donaciones “legales” para su campaña, puede ser acusado de corrupción si y sólo si una vez en el poder otorga concesiones extraordinarias a su donante, como evidente pago por su apoyo para llegar al poder. Pero si no se le encuentran estas evidencias preferenciales al funcionario público, no se le puede reprochar “corrupción” al candidato. De igual forma, si Josefina demuestra que no está simulando ser opositora para favorecer a Del Mazo, como ya lo hizo en el debate y en la entrevista de hoy, entonces el único que nos debe una explicación de por qué donó esa fortuna pública a Josefina, es el Presidente Peña. ¿A cambio de qué?

A Josefina la vimos competir anoche como la candidata mejor preparada, la más congruente, la que puede darle lecciones de política a la noqueada Delfina, incapaz de improvisar un discurso medianamente congruente o de responder con propiedad a las gravísimas acusaciones de peculado electoral, o nepotismo de su jefe Higinio Martínez. Pero Josefina también hace pedazos a Del Mazo, quitándose de las espaldas el escarnio, la duda de que el pago anticipado del Presidente Peña fue para venir a apoyar a su primo en una aventura electoral que la panista desdeñó por mucho tiempo.

“Si vas a meter a la cárcel a los delincuentes, te vas a quedar solo, Alfredo“, le espetaba Vázquez Mota al “heredero de la dinastía monárquica” Alfredo del Mazo, demostrando inequívocamente con ese discurso agresivo, que la panista no está jugando el papel de palera electoral.

Josefina convence, además, porque no pertenece al genocida grupo de Calderón -que la traicionó- o al de Ulises Ramírez, cacique del panismo más corrupto del país, el mexiquense, el cual por cierto se oponía con todo a la postulación de quien, no dudamos, se erige ahora como la mejor opción real de alternancia para el Estado de México.

Durante toda la precampaña y hasta hoy, se había exigido en este espacio -y en nuestros videos del canal de Notiguía en Youtube-, que Josefina explicara no tanto cómo gastó esa fortuna, sino por qué, a cambio de qué Peña se la transfirió. La duda que pesaba sobre ella era que la compraron para servir de sparring a Del Mazo. Que había sido “contratada” con ese propósito fraudulento. Pero su desempeño en el debate y en la entrevista de esta mañana hace pensar que no sólo quiere lastimar a la opción de Morena para favorecer al PRIAN, sino que viene a competir fuerte y con todo, lo que, en nuestra modesta opinión, la reivindica.

Bienvenida Josefina porque estás demostrando capacidad para, en poco tiempo, conocer a fondo un estado a donde antes sólo venías a dormir. Preferimos eso y no al miembro de una mafia mexiquense que ha saqueado esta rica entidad durante casi un siglo, o a una buena señora que, con todo y sus dos maestrías, es incapaz de pegar tres buenas ideas en su discurso y, lo que es mucho peor, en la práctica política ha demostrado que, precisamente por su “inocente honestidad”, es muy fácil de usar por caciques regionales corruptos, como el tal Higinio. Tampoco nos podría entusiasmar un perredista tricolor que alega “independencia” y sobriedad republicana, pero exhibe un espectacular financiamiento inexplicable. Mucho menos un borrachín dicharachero, o un par de comodines “independientes”.

 

 

 

 

 

También te puede interesar: