Estás aquí
Todo está perfectamente calculado para que gane Del Mazo en Edomex / LA VERSIÓN NO OFICIAL: Por Jesús López Segura Alfredo del Mazo Edomex Elecciones 

Todo está perfectamente calculado para que gane Del Mazo en Edomex / LA VERSIÓN NO OFICIAL: Por Jesús López Segura

Vázquez Mota pide a Del Mazo y a AMLO “aclarar sus vínculos” con Javier Duarte

 

 

Finalmente Josefina Vázquez Mota vio la oportunidad de zafarse del incómodo papel de ponching bag en que la colocaba la donación de los mil millones de pesos a Juntos Podemos y la filtración de que se investiga a su padre y hermanos por lavado de dinero. Esos escándalos que ponían a su de por sí inverosímil y gris campaña en una posición irreversible de caída libre, podrían recuperarse con la aprehensión de Javier Duarte.

La fallida estrategia del cuartel general del PRIMazo -que se ubica no en el PRI mexiquense, como algunos piensan, sino en Los Pinos- de simular la aprehensión de Javier Duarte para hacer creer al electorado que esta generación de priistas “bandidos y traidores” -como la llamó Ciro Gómez Leyva anoche en su noticiario de Imagen TV, “la generación de la desgracia nacional”, lucha contra la impunidad -como alardeaba no muy convencido el Presidente Peña en campaña- dio la oportunidad a doña Jose de sacudirse el papel de víctima en el juego perverso de péguenle al negro en el que estaba sumida.


No se trata en el Estado de México de 7 campañas por la gubernatura, es decir la de Del Mazo contra Josefina, Delfina, El Honrado Juan, el Borrachín Yáñez, El Tío Lucas y la Desconocida. No. Es una sola campaña en la que el ganador será Alfredo Tercero. Todos los demás, es decir, los 6 restantes, participan como relleno para repartirse el botín electoral que quede después del inamovible porcentaje del voto duro priista.

Casi 90 años de dominación priista mexiquense no han sido gratuitos. La picaresca comicial del Grupo Atlacomulco tiene varios grados de maestrías y doctorados que una señora texcocana, por muy respetable que sea, no va a derrocar con desplantes de un rudimentario feminismo improvisado, o presumiendo de dotes magisteriales con expresiones como “nadien” ¡en pleno debate!

El voto duro del priismo, asegurado por la circunstancia de que su grupo político acapara los puestos de una enorme burocracia nacional y estatal derrochadora y generosa con parientes y amigos, más los que se sumen por el ejercicio de los proxenetas electoreros que prostituyen por hambre a mucha gente al comprar votos con despensas En Grande -como dice Eruviel- podría alcanzar un 30% del voto amarrado de antemano, independientemente de las vicisitudes de la campaña, de la guerra sucia, de los resbalones durante el proceso, y demás circunstancias a las que sí están sometidos otros “contrincantes”, excepto por un 5 o 10% del voto duro del corredor azul en el caso de Josefina (aunque el cacique Ulises Ramírez se encargará de desviar hacia las arcas de Del Mazo) y del perredismo mexiquense, extendido en una vasta zona metropolitana de la que ya se encargan de neutralizar caciques locales del priismo.

Así pues, en nuestro supuesto axiomático, Del Mazo ya tiene asegurado un 30% mínimo del voto. El restante 70 por ciento se lo disputarían, entonces, los otros 6 “contrincantes” que, en realidad, no lo son. Todos ellos, incluida Delfina, trabajan, unos consciente y otros inconscientemente, para Del Mazo. ¿De qué forma?

Lo que sobra del presunto voto duro del priismo, es decir el 70%, se podrá repartir, redondeando en un aproximado hipotético con fines meramente explicativos, de la siguiente forma: un 20% para Delfina, un 20% para Josefina, un 15% para Juan Zepeda y un 5% para cada uno de los tres restantes. Esos 6 contrincantes de Del Mazo tendrían que asumir el reto de hacer crecer durante la campaña su porcentaje de entrada hasta un mínimo del 35% necesario para alcanzar su meta, en el supuesto de que realmente estén participando para “ganar la elección”.

El Honrado Juan, quien es el que mejor campaña está haciendo, tendría que robar a los demás un 20% de sus votos de entrada para rebasar a Del Mazo. ¿A quién puede robarle votos este personaje?: Sólo a Delfina, porque suponemos que estamos hablando de votos favorables a la izquierda que se reparten en el Estado de México entre una creciente y sorpresiva Morena y un tradicionalmente fuerte (más que a nivel nacional) perredismo de la corriente dominante del ADN a la que se suman las demás tribus del declinante sol azteca.

Así que si El Honrado Juan crece, no será más que a costa del declive de doña Delfina, lo que constituye la fórmula perfecta para evitar que López Obrador se hiciera de una victoria importantísima para él en la antesala de la presidencial del próximo año.

De ahí que no extrañe en absoluto que se haya inducido el triunfo de Zepeda en el debate con Loret, y en ninguna de las entrevistas en televisoras y medios hegemónicos en general se le cuestione severamente por sus descomunales gastos de precampaña en espectaculares. Incluso las autoridades electorales prefirieron sancionar a Delfina con una multa, cuando la verdad su propaganda callejera es casi inexistente, pero se hicieron de la vista gorda con el perredista, que gastó en la precampaña más de diez veces el monto autorizado por la ley.

Josefina podría robarle votos a Del Mazo, los votos tradicionales de la derecha prianista, muy arraigada en el Edomex, pero precisamente por eso insistieron tanto en traerla prácticamente a rastras. Ella había declarado que no deseaba participar en esta contienda, que aquí sólo venía a dormir, que la dejaran en paz disfrutando de sus actividades pro migrantes (y de los mil millones). Muchos mexiquenses, más de lo que imagina el cerradito equipo de la panista, se sintieron ofendidos y consideran un insulto su candidatura. Sólo votarán por ella los panistas de cepa pura, que no son muchos en el Edomex, la mayoría son prianistas de ocasión, lo que favorece a Del Mazo.
Así que entre Delfina y Juan se disputan los votos de la izquierda mexiquense que, sumados, apenas alcanzarían para rebasar por 5 puntos porcentuales el voto duro del priismo. Pero, divididos, constituyen una garantía para el triunfo de Del Mazo. Delfina actúa como si este evidente círculo vicioso no la afectara. Lo mismo un López Obrador que hace sospechar que en realidad nunca quiso ganar la elección mexiquense y por eso permitió que el cacique texcocano Higinio Martínez impusiera a una candidata que ni siquiera puede expresarse con propiedad a pesar de las dos maestrías de las que presume y a quien le impuso a toda su parentela -y hasta al perico- en su mediocre administración municipal.
Según Fernando Belaunzarán, el Peje vendió la plaza mexiquense a cambio de “piso parejo en la presidencial”.

Para colmo, los dos candidatos “independientes” también intentarán sumarle votos al candidato del PRI, sirviendo como válvulas para regular la presión. Si Juan Zepeda crece más de lo debido, ahí estará el Tío Lucas que es un auténtico Bull dog (amarrado por el momento) para atacarlo. Y a quien tenga dudas, nada más hay que recordarle que este presunto candidato “independiente” era nada menos que presidente del PRI estatal durante la gubernatura de Arturo Montiel.

Si la que llegara a crecer demás fuera Delfina, por alguna catástrofe repentina que sufriera el Honrado Juan, ahí está la señora Castell para echársele encima, aunque originalmente figuraba en el equipo para restarle votos a Josefina, antes de la debacle inicial de la panista, desatada por el error del equipo de Los Pinos de haberla torpedeado en forma prematura con el asuntito de su familia. No le dieron oportunidad de superar lo de los mil millones.

El caso del petista Oscar González Yáñez se cuece aparte. Ése se coló de última hora por sus purititos calzones porque, según nos ha revelado su jefe de prensa, Carlos Monroy, su negocio es lavar dinero del partido con sus empresas de propaganda callejera y lo mismo puede acomodarse con el PRI que con el PRD o hasta con López Obrador. Eso sí, por “dignidad ideológica”, ¡nunca con los panistas, faltaba más!

Simplemente, matemáticamente, no hay forma de que el triunfador en los comicios mexiquenses sea otro que Alfredo del Mazo. Por eso los priistas llegarán al siglo de dominación política absoluta en un estado que constituye la máxima casa de estudios y prácticas del fraude electoral de tercera generación en el país. Es impensable que se dejen arrebatar el último refugio que le quedará a la pandilla de “la desgracia nacional” para rumiar su regreso, para encargar a los panistas la conducción del país otros seis años mientras ellos se recuperan… de nueva cuenta.

 

 

CON INFORMACIÓN DE:

Proceso.- http://www.proceso.com.mx/482586/vazquez-mota-pide-a-del-mazo-amlo-aclarar-sus-vinculos-javier-duarte

Del Mazo niega tener amistad con Javier Duarte; “nada de qué avergonzarme”, acota
Proceso.- http://www.proceso.com.mx/482614/del-mazo-niega-tener-amistad-javier-duarte-nada-avergonzarme-acota

Niega del Mazo amistad con Javier Duarte; sólo hubo relación institucional, asegura
La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/04/18/estados/027n1est

Prevé Delfina Gómez que el PRI usará al ex gobernador para enlodarla
La Jornada.- http://www.jornada.unam.mx/2017/04/18/estados/027n2est

Actuación en Banobras fue apegada a la legalidad: Del Mazo
Excélsior.- http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/04/17/1158156

Del Mazo rechaza tener amistad con el ex gobernador de Veracruz
La Crónica.- http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1019540.html

Zepeda promete revocar concesión del Circuito Exterior Mexiquense
La Crónica.- http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1019543.html

Vázquez Mota ofrece reducir impuestos a emprendedores
La Crónica.- http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1019541.html

También te puede interesar: