Estás aquí
GANA JUAN ZEPEDA DEBATE MANIPULADO ENTRE CANDIDATOS DEL EDOMEX / LA VERSIÓN NO OFICIAL: POR JESÚS LÓPEZ SEGURA Alfredo del Mazo Editorial Edomex Elecciones 

GANA JUAN ZEPEDA DEBATE MANIPULADO ENTRE CANDIDATOS DEL EDOMEX / LA VERSIÓN NO OFICIAL: POR JESÚS LÓPEZ SEGURA

Decepciona Delfina, incapaz de explicar nepotismo de Higinio Martínez en Texcoco

 

 

Carlos Loret de Mola hace trampa. Organiza un debate muy temprano en el estudio de Despierta entre los dos candidatos independientes para el Gobierno Mexiquense, Isidro Pastor, ex líder estatal del PRI -nada menos que en la época de Montiel-, y una empresaria absolutamente intrascendente y desconocida, pero los junta con el abanderado del PT, el ex “Diputado Dormilón” -o ex “Alcalde Borrachín“-, Oscar González Yáñez, quien estrictamente tendría que haber sido incluido en el debate posterior, donde estuvieron los representantes de PAN, PRD, PRI y Morena.

 

La trampa de Loret consiste en presentar el primer minidebate como el de “los independientes“, cuando no fue tal, y eximir a Alfredo del Mazo de las críticas de un opositor partidista más, Oscar González, del PT.

En resumidas cuentas, Josefina ataca a Delfina (que se defiende con una pobreza argumentativa desesperante), y a Alfredo del Mazo, quien elude los golpes y espera que Juan Zepeda le responda a la panista, hasta el punto en que ella lamenta que “El Honrado Juan” se preste al papel de comparsa del PRI para atacarla.

 

A Delfina le cuesta trabajo expresarse con claridad e incluso con propiedad, lo que resulta grave para alguien que presume una licenciatura en Pedagogía y dos maestrías. No tiene idea de porcentajes que balbucea por imitación fallida respecto de sus contrincantes, todos ellos con mucho más capacidad y tablas para la discusión.

 

Delfina decepciona al auditorio también cuando reconoce el abierto nepotismo de Higinio Martínez, el cacique que gobernó Texcoco tras la silla de Delfina, con multitud de familiares desparramados en la administración municipal formalmente encabezada por la ahora candidata a gobernadora. “No fue sólo la familia de Higinio la que gobernó Texcoco, sino muchas otras“, responde con la candidez de una mala maestra, muy acostumbrada a esconder sus deficiencias argumentativas frente a alumnos que no la cuestionan, que no la ponen a prueba.

Decir esto sin eufemismos nos ganará seguramente miles de mentadas de madre en redes sociales por cuenta de gente que tiene su esperanza puesta en López Obrador para salir de la pesadilla de corrupción, impunidad y tragedia que vivimos los mexicanos, pero la verdad no puede ser ocultada sólo porque lastima a personas que, de buena voluntad, cifran sus esperanzas en un político que alardea de ser ajeno a la mafia del poder a la mexicana.

 

Josefina queda nuevamente noqueada, como sucederá en cada oportunidad que pierda para explicar -con argumentos y no con chantajes emocionales- por qué Peña Nieto la favoreció con los más de mil millones de pesos para Juntos Podemos. Es una mancha indeleble que la acompañará durante toda la campaña y por el resto de su vida. Pero Alfredo del Mazo no tuvo que hacer el trabajo sucio de restregárselo en la cara, para eso estaba el “Honrado Juan“, quien nuevamente es eximido de explicar de dónde sacó tanto dinero para su precampaña de espectaculares, fardo tan grande como el que carga Josefina, pero que todos le perdonan de manera incomprensible, a menos que se entienda que el hombre va con la consigna de presentar una candidatura creíble, sólida, para restarle votos a Delfina, aunque, siendo absolutamente francos, doña Delfis se pinta sola para esa tarea suicida.

Así pues, Alfredo del Mazo sale bien librado a pesar de los demoledores ataques de Josefina, porque pudo mantenerse relativamente neutral, formulando propuestas. Pero el Primo del Presidente tendrá que hacer algo más que eludir los golpes si quiere superar el obstáculo que constituye la estrepitosa impopularidad de su linaje.

 

Josefina está clínicamente muerta. Es inconcebible que el PAN imponga una candidata que declaró en más de una ocasión que el Estado de México no le interesaba en absoluto puesto que ¡aquí sólo venía a dormir! y que ni siquiera puede ser analizada en sus expresiones faciales y lenguaje corporal, porque exhibe un enorme grado de rigidez en el rostro y en su actitud, cuando acusa a Loret de sumarse a la “infamia” de quienes le exigimos aclare sus asuntos financieros. Si así se porta con un periodista como candidata, ¿qué se puede esperar de su trato con periodistas como gobernadora?

Juan sin Miedo (como dijo su jefe de campaña, Luis Sánchez, iban a llamar a Zepeda), en lo suyo. Golpeando principalmente a Josefina para disputarle a ella el título de la mejor opción para restarle votos a una Delfina francamente decepcionante, porque fue exhibida una y otra vez por Del Mazo y ratificó su condición de dependencia respecto de López Obrador, al negarse a prescindir de su compañía por el resto de la campaña, incluso ante el ofrecimiento de Alfredo del Mazo a frenar todo apoyo de Peña, de Eruviel y del presidente de su partido. Ni a cuál irle.

 

 

También te puede interesar: