Estás aquí
CAMPAÑA BURDA DE ENRIQUE PEÑA CONTRA LÓPEZ OBRADOR / LA VERSIÓN NO OFICIAL: POR JESÚS LÓPEZ SEGURA Elecciones Nacional 

CAMPAÑA BURDA DE ENRIQUE PEÑA CONTRA LÓPEZ OBRADOR / LA VERSIÓN NO OFICIAL: POR JESÚS LÓPEZ SEGURA

Son tan rudimentarios y evidentes los ataques contra López, que serán contraproducentes

 

Como comandante en jefe, Enrique Peña le echó el Ejército encima al líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador poniendo a Chong y a Eduardo Sánchez a recitar odas televisivas a los soldados, condimentadas con mal fingidos desplantes de indignación.

Ayer, como parte de la misma campaña, Peña se dio a la tarea de azuzar a los banqueros contra el populismo, presentándose a sí mismo como el héroe del liberalismo económico y poniendo al delfín presidencial prianista, José Antonio Meade, a denostar los viejos modelos económicos a los que llaman “populistas”.

Pero parece que el tiro les sale por la culata: La respuesta de los banqueros denota el descontento abierto de ese importante sector contra la administración actual. Le dijeron a Peña que si gana López Obrador, ellos irán de la mano con él, o con cualquier otra fuerza política que mantenga la estabilidad económica del país. ¡Tómala!

Por otro lado, ayer mismo la campaña anti López recibió otro revés. El Ombudsman González Pérez ratificó que las Fuerzas Armadas sí han violado derechos humanos, como dice El Peje, quien ciertamente ha tenido algunos deslices declarativos imperdonables, pero de ahí a ponerlo frente a un pelotón de fusilamiento, hay un gran trecho que apesta a guerra sucia del Estado mexicano contra un adversario político incómodo, con propósitos que podrían interpretarse como golpistas, consientes o inconscientes.

Lo divertido del asunto radica en que quienes asesoran a don Enrique Peña y que se las dan de muy modernos en lo económico, haciendo gala de su presunta alta capacidad técnica, en contraste con los rudimentarios populistas que nos quieren regresar -según ellos- a la edad de piedra, son escandalosamente anacrónicos y obsoletos en materia de comunicación, porque esta guerra mediática sucia está tan mal diseñada que terminará favoreciendo a su víctima, el precandidato presidencial de Morena.

Cuando no existían las redes sociales, las televisoras podían aplastar a cualquiera que cayera de la gracia del Sr. Presidente, pero en la actualidad, la perversidad informativa patrocinada por Eduardo Sánchez, sus alardes de patriotismo de utilería -que ha sido incapaz de esgrimir frente a las ofensas de Donald Trump, pero que aplica con saña desmedida contra su odiado adversario político- podría tener un costo inesperado el próximo 4 de junio en el Estado de México y convertirse en un bumerang incontrolable para el 2018.

Pocas veces se ha visto un alarde tan rudimentario de mala leche.

Peña debería asesorarse urgentemente con David López Gutiérrez, porque los actuales encargados de Comunicación Social lo están llevando al matadero.

También te puede interesar: