Estás aquí
CONGRESISTAS REPUBLICANOS APLAUDEN A RABIAR A SU HÉROE, DONALD TRUMP Estados Unidos Política 

CONGRESISTAS REPUBLICANOS APLAUDEN A RABIAR A SU HÉROE, DONALD TRUMP

Fiel a su estilo, Trump engañó a reporteros sobre una presunta Reforma Migratoria

Por Jesús López Segura

 

Había mucha expectación en torno al primer discurso ante el Congreso de Estados Unidos del presidente KKK, especialmente desde que circuló en los portales de CNN y The New York Times, la noticia de que el mandatario republicano había sugerido por la mañana a periodistas que estaba dispuesto a legalizar a millones de indocumentados, y dejar que sus uniformados se centren en la cacería y deportación de “inmigrantes criminales”, pero, como todo lo que proviene de la boca de Trump, el desengaño vino más tarde, pues su discurso giró sobre el mismo estilo persecutorio de siempre. Hasta Ciro Gómez exclamó: “Trump engañó a un grupo de periodistas, fake news, bullshit, no esperemos nada bueno de él”.

No tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre, reza un dicho popular bastante racista (muy a tono con el tema Trump) que hace referencia al poder que le otorga la gente a personajes que no lo merecen y que lo ejercen en contra de la misma gente que se los concedió. Donald Trump es un producto de los medios masivos de comunicación que buscan cada mañana cómo entretener a su auditorio, cómo mejorar el rating con las estupideces de Trump. A ver ahora qué dice el magnate, a ver luego como se contradice. Eso vende. Pero en el proceso lo hacen cada vez más y más famoso, hasta que lo llevan a remontar la elección presidencial y, poco a poco, a ser aceptado por quienes antes lo repudiaban.

En esa trampa han caído las autoridades mexicanas. Videgaray confía en su capacidad para dialogar en términos “maduros”, “constructivos” “inteligentes”, con semejante personaje. No oculta su novatez. Está convencido de que la diplomacia funcionará para hacer reflexionar al energúmeno. ¿No vio el aprendiz de canciller el desprecio por la diplomacia del Presidente que pretende reducir el gasto en ese rubro, drásticamente, para canalizarlo hacia la guerra?

No se atreven, ni Videgaray ni Peña, a señalar públicamente a Trump como lo que es, un fascista que odia al pueblo de México y que nos está insultando y amenazando todos los días. La diplomacia ante el fenómeno Trump es una chatarra inservible, equivale a predicar en el desierto. Es como si los polacos hubieran podido impedir la invasión nazi en 1939 con herramientas “diplomáticas”.

Nuestra única opción, viable y digna, es confrontar al monstruo, desenmascararlo y concitar el apoyo internacional. Hoy por nosotros, mañana por ustedes, podría ser el lema que encabece México para frenar a tiempo a este potencial führer, capaz de desatar la tercera guerra mundial.

Pero ni Videgaray ni Peña parecen tener el talento que se requiere de los grandes hombres. De quienes se atreven a desafiar al enemigo número uno de la humanidad. Encararlo con valor y con inteligencia, dos atributos ausentes en nuestros representantes. El Mundo entero debe estar lamentando que los mexicanos, tan echadores y valentones en sus viejas películas de la comedia ranchera en la era de oro del cine nacional, agraviados ahora por este presidente KKK, mantengamos la cerviz doblada y supliquemos prácticamente que perdonen a nuestros paisanos y los dejen permanecer donde ya no los quieren. Hoy, con estas autoridades definidas hasta por la Iglesia Católica como cobardes, es realmente una vergüenza ser mexicano, aunque apene y duela decirlo. Estamos causando lástima a escala planetaria.

 

 

También te puede interesar: