Estás aquí
JOSEFINA SE REGISTRA Y SIGUE SIN EXPLICAR EL ESCÁNDALO DE LOS MIL MILLONES Edomex Elecciones 

JOSEFINA SE REGISTRA Y SIGUE SIN EXPLICAR EL ESCÁNDALO DE LOS MIL MILLONES

Ciro Gómez apapacha a Josefina en su espacio estelar, mientras ningunea a Delfina en Telefórmula

Por Jesús López Segura

Mientras Ricardo, El Pastor Alemán, se da vuelo en su columna de Milenio de hoy (lunes 20 de febrero) al señalar a Delfina Gómez como “la Juanita de López Obrador“, como si hubiera sido una idea original suya calificar así a la candidata mexiquense a gobernadora por Morena, Julio Hernández López reconoce finalmente que no son 900, sino más de mil millones de pesos los que Josefina Vázquez Mota, la ahora formalmente precandidata del PAN, tendrá que aclarar.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva el viernes por la noche, en su espacio rutilante de Imagen TV, presentada con gran pompa, bombo y platillo, en alta definición, lo que resalta las huellas del maltrato que la vida (o más bien Felipe Calderón) le ha dado a Josefina, la ungida ya como la opción del panismo para el Estado de México dice que es “una infamia” y que la estamos difamando quienes ponemos el acento de su nominación en la necesidad de aclarar el escandalazo de esos mil millones que Peña Nieto le trianguló a “Juntos Podemos“.

Ciro, como titiritero impúdico, le pone palabras en la boca asegurando que la Auditoría Superior de la Nación “la exoneró” de ese escándalo en su reciente informe donde, por cierto, ponen al gobernador saliente, Eruviel Ávila, en la picota de otra multimillonaria desviación de recursos.

El hecho de que la ASF no haya presentado “observaciones” al manejo de esos cuantiosos recursos triangulados por Peña a “Juntos Podemos” no exonera de ninguna manera a Josefina del escándalo, como asegura ella misma, animada por la insistencia de su coordinador mediático Gómez Leyva. Lo que queda claro es que esos dineros públicos canalizados a un organismo privado en forma por demás sospechosa, pues recorrieron varias triangulaciones antes de llegar a su destino (según los cánones típicos de las operaciones con recursos de procedencia ilícita), no fueron a parar a su bolsillo, lo cual hubiera sido el colmo.

Dice Josefina en la entrevista con Ciro:

“Y te quiero decir Ciro, que es una infamia, en un momento como éste, donde la comunidad mexicana en los Estados Unidos, con quien yo sí he trabajado durante 20 años, se construya por un propósito político y por miedo a ésta participación en el proceso electoral. Y diría de manera muy concreta, quien tenga alguna duda, pues puede revisar la página de la Auditoría Superior de la Federación que, por cierto y afortunadamente, está al alcance de todos los mexicanos.”

Si se revisa el documento de la ASF, queda claro que Josefina no se robó el dinero. De acuerdo. Pero todavía tendrá que explicar para qué se usó y por qué Peña le da algo así como 5 veces el presupuesto que órganos del Estado mexicano reciben para “ayudar” a los paisanos. Nadie la ha acusado de haberse robado ese dinero. Sería, efectivamente, una infamia hacerlo. Lo que se le pregunta y ella no ha querido responder es ¿por qué le dio todo ese dinero Peña Nieto a un organismo privado que ella preside? ¿Por qué lo aceptó cuando puede originar toda clase de legítimas suspicacias?

¿En qué consistió esa “ayuda” que le brindaba a los paisanos? ¿Convencerlos para que votaran por Trump? ¿Convencerlos para que sus familiares del Estado de México -que reciben las generosas remesas- votaran por ella en las elecciones mexiquenses? ¿O que votaran por Del Mazo? ¿O que votaran por cualquiera menos por Delfina?

Es muy sospechoso -y el INE que debería vigilar la equidad en el proceso debería poner cartas en el asunto- que Ciro Gómez entreviste vía telefónica en su programa patito de Telefórmula a Delfina Gómez, con preguntas agresivas que incluso metieron en aprietos a la morenista como aquéllas de qué porcentaje de mexiquenses residen en la zona metropolitana de la Ciudad de México, o si pensaba meter a la cárcel a Eruviel Ávila, mientras a Josefina la apapacha en su programa estelar nocturno. Muy, pero muy sospechoso, y no es que defendamos a la Juanita de López Obrador, quien muy probablemente fue invitada a Imagen TV y no aceptó porque de veras, sin su padrino al lado, no parece dar el ancho, pero todo apunta a que Ciro Gómez apuesta con la influencia de sus programas noticiosos, a la victoria de Josefina.

La sugerencia final que hace Julio Hernández en su citada columna de hoy reza:

Vázquez Mota podrá aceptar con prontitud la victoria del priista Alfredo del Mazo Maza, si tal fuera el caso, o asumir su condición de plan B para frenar la carrera ascendente de Delfina Gómez, a nombre de Morena.”

Por el abundante despliegue periodístico de la nota sobre el registro de Josefina, donde explica que no hay un Plan “B”, y sus declaraciones fofas sobre los mil millones de Juntos Podemos, podríamos asumir que va con todo para ganar. Pero, bajo esa hipótesis, ¿qué habrían pactado Peña y Anaya en la reunión secreta de Los Pinos, revelada por Salvador García Soto en su columna de El Universal?

Anaya no necesitaba el permiso de Peña para presionar a Josefina a registrarse. Ella había dicho en todos los tonos posibles que no quería esa nominación, sugiriendo que más bien deseaba repetir por la grande en el 18 (ya sin las traiciones de Calderón).

La lógica más elemental refuerza la hipótesis original de Notiguía en el sentido de que a Josefina le dejaron muy claro que no podría repetir en el 2018 -porque esa nominación queda en exclusiva para el propio Anaya o para la esposa de Calderón, La Calderona como le dicen por ahí, con los dados cargados en contra de López Obrador -conforme al plan establecido con Donald Trump-. Y que si se animaba a participar en el proceso mexiquense, contra todo lo que había declarado, con el único y específico fin de restarle votos a Morena, conseguiría una senaduría por el Edomex y una generosa extensión de recursos para el organismo privado que le diera la gana.

Ésa es nuestra hipótesis: El PRI estaría dispuesto a cederle Los Pinos al PAN (de cualquier modo ya perdido de antemano, por obvias razones) a cambio de que Josefina fuera con todo en el Edomex para impedir el triunfo de Morena y conservar el “santuario” del Grupo Atlacomulco. Y “santuario” no significa sólo de evitar la cárcel, como ha dicho Delfina respecto de Eruviel, sino dar trabajo a las huestes de desempleados de la administración peñista.
Josefina viene a perder, pero En Grande, conforme al lema eruvielano, para derrotar a López Obrador (en la persona de su anodina Juanita). Pero como la lógica elemental no siempre empata con la lógica política, estamos dispuestos a considerar que Josefina viene a pelear en buena lid en beneficio de los mexiquenses. Ya veremos.

 

También te puede interesar: