Estás aquí
RECHAZAN RECTORES REVALIDACIÓN INDISCRIMINADA DE ESTUDIOS EN FAVOR DE DEPORTADOS Educación Nacional 

RECHAZAN RECTORES REVALIDACIÓN INDISCRIMINADA DE ESTUDIOS EN FAVOR DE DEPORTADOS

Ponen coto a la “gran barata” de revalidación anunciada por el secretario “Dreamer”

Por Jesús López Segura

La falta de una política integral para atacar el fenómeno de la emigración masiva de mexicanos hacia Los Estados Unidos, que efectivamente arraigue en el país a millones de compatriotas que desean huir hacia presuntas mejores condiciones de vida, origina toda clase de improvisaciones absurdas, como la recientemente anunciada por el presidente Peña y su secretario de Educación, Aurelio Nuño, en el sentido de que se instrumentaría una política de “confianza en la palabra” de los deportados y repatriados para revalidarles los estudios que dijeran, incluso sin contar con los papeles correspondientes, haber cursado en Estados Unidos.

Tal “gran barata de revalidación” se aplicaría incluso en el nivel universitario. Ante ello, rectores y representantes de universidades públicas y privadas del país rechazaron una revalidación o certificación indiscriminada de estudios con motivo de la deportación de “dreamers” de Estados Unidos, pues se corre el riesgo de mercantilizar este proceso por parte de instituciones de educación superior privadas que pudieran ver en esto un muy rentable negocio.

“Que no se caiga en una mercantilización de los servicios educativos, que siempre hay un riesgo porque presumiblemente serán muchos los migrantes que regresen”, advirtió la abogada general de la UNAM, Mónica González Contró.

Ha sido una permanente política de los gobiernos neoliberales durante ya 3 décadas, castigar el financiamiento a las universidades públicas, a pesar de la explosiva demanda de nuevo ingreso. La actitud del secretario Nuño de simplemente presionar a las universidades -cada vez con menos recursos relativos- para que revaliden estudios de “dreamers” en forma masiva y oportunista, revela su incapacidad para entender y mucho menos apoyar a las instituciones de Educación superior que se esfuerzan en mejorar la calidad de sus servicio con cada vez menos recursos, sobre todo en el entendido de que los “dreamers” así capacitados, abandonarán tarde o temprano el país, engrosando las filas de la llamada “fuga de cerebros” que tanto daña a México.

Invertir en estudiantes que expresamente desean abandonar México -y no solamente lo manifiestan abiertamente sino que lo llevan a la práctica en la menor oportunidad-, es la más estúpida y contraproducente apuesta de un secretario de Educación que realmente estuviera preocupado por el progreso de su país. Lo que sucede con el secretario “dreamer” es que él mismo y su generación de políticos preparados en Estados Unidos no piensan en otra cosa que en emigrar y para ello ya se construyen fastuosas mansiones en fraccionamientos de lujo al otro lado de la frontera, donde quizá podrán reencontrarse con su entrañable amigo Javier Duarte.

Ahora resulta que huestes de emigrados -la mayoría de los cuales no quieren regresar a México– recibirán mejor trato que los mexicanos que se han quedado a luchar para cambiar las condiciones de vida en su país y no simplemente le han dado la espalda para vivir en otro lugar donde, se quejan, no los quieren, como lo demuestra el oportunismo de algunas universidades privadas que ofrecen becas para los llamados “Dreamers” que le han negado a brillantes estudiantes que residen aquí y ni en sueños podrían pagar las colegiaturas de esas casas de estudios.

El rector de la universidad Anáhuac, Cipriano Sánchez, se sumó a la iniciativa que lleva a cabo la universidad iberoamericana, para ofertar becas de estudios a los posibles dreamers que regresen por voluntad propia o por deportación.

 

CON INFORMACIÓN DE:

La Crónica.- http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1010313.html

También te puede interesar: