Estás aquí
EDOMEX, LA MESA PUESTA / LA VERSIÓN NO OFICIAL: POR JESÚS LÓPEZ SEGURA Edomex Elecciones videos 

EDOMEX, LA MESA PUESTA / LA VERSIÓN NO OFICIAL: POR JESÚS LÓPEZ SEGURA

Delfina, ¿la “Juanita” mexiquense de López Obrador?

 

Alfredo del Mazo Vélez gobernó el Estado de México de 1945 a 1951, cuando estuvo a punto de ser designado candidato presidencial, pero finalmente el dedazo de su amigo, el presidente Miguel Alemán Valdés, favoreció a Adolfo Ruiz Cortines.

Tres décadas exactas después, Alfredo del Mazo González gobernó el Estado de México -de 1981 a 1986-, cuando estuvo a punto de ser designado candidato del PRI a la Presidencia, igual que su padre, pero el dedazo de su amigo (que lo identificaba como el hermano menor que nunca tuvo) Miguel de la Madrid Hurtado, favoreció finalmente a Carlos Salinas de Gortari.

Otras tres décadas después, 31 años para ser exactos, Alfredo del Mazo Maza, es decir, Alfredo Tercero, el príncipe heredero de una democracia monárquica y cíclica inédita en el país, pretende ser Gobernador del Estado de México en el periodo 2017- 2023 por dedazo de su primo, el Presidente Enrique Peña Nieto y se enfrenta, en una posición de arranque prácticamente empatada, a dos finas damas: Josefina y Delfina.

El capricho presidencial de quien no parece darse cuenta de sus limitaciones, de la bajísima aceptación popular que le aqueja y su prácticamente inexistente capital político, dificultará tremendamente las posibilidades de mantener una hegemonía priista de más de 80 años en su tierra natal, y una dinastía familiar típica de la realeza.

Por el lado del PAN, se ha logrado imponer -con la argucia de una encuesta evidentemente sesgada por su condición de ex candidata presidencial- a una mujer que sólo aprecia el Estado de México como dormitorio. Que desdeñó sistemáticamente y con nada disimulado desprecio la posibilidad de contender. Que tuvieron que rogarle para que acepte a condición de cumplirle toda clase de caprichos, entre los que destaca su intención de marginar corrientes locales dominantes que la rechazan abiertamente. Que carga con la indeleble mancha de haber sido financiada en su organismo Juntos Podemos con más de mil millones de pesos del Gobierno de Enrique Peña Nieto, que dudosamente la habría patrocinado tan generosamente para que le haga la guerra a su primo ¿o sí?

Más bien este fardo la perfila como opositora fingida, como esquirol prianista con el fin de restarle votos a la delfina de López Obrador.

Por el lado de Morena, tenemos una candidata que desconoce el Estado de México más allá de las fronteras de Texcoco. Con evidentes limitaciones personales para pegar ideas con la indispensable fluidez de un candidato a gobernador, como lo demuestra en la agresiva entrevista de hoy con el conductor de moda, quien no oculta su papel de coordinador mediático de la precampaña de Josefina Vázquez, Ciro Gómez Leyva. Delfina ha crecido hasta el punto de un empate técnico con el PRI y el PAN por el único mérito de ser acompañada en casi cada acto relevante de precampaña por Andrés Manuel López Obrador.

Así pues, se perfila una reñida elección entre un Junior priista de extendido linaje, contra una ex candidata presidencial panista incorporada por la fuerza, contra su voluntad, a la que impondrán vaya usted a saber con qué promesas y chantajes y para completar la tercia, otra dama presumiblemente honrada, sin aparentes manchas de corrupción en su pasado, montada sin rubor en la popularidad de su padrino, a quien todo indica, servirá como Juanita mexiquense, como gobernadora de utilería, como títere de López Obrador en la antesala del 2018.

Ah. Olvidaba mencionar al candidato perredista Juan Zepeda, quien ha gastado en espectaculares de precampaña unas 10 veces el presupuesto autorizado por la Ley, lo que lo perfila -por acuerdos extraños de Alejandra Barrales- para una descalificación a modo en favor del PRIAN, por evidente delincuencia electoral.

La mesa de una partidocracia obsoleta está puesta. Sírvanse ustedes.

También te puede interesar: