SI GANARA TRUMP, HABRÍA QUE REVISAR EL CONCEPTO DE DEMOCRACIA: LA VERSIÓN NO OFICIAL / POR JESÚS LÓPEZ SEGURA

Y tendríamos que llamar a cuentas a Peña Nieto por apoyar a un verdugo de los mexicanos

 

 

 

Donald Trump es, además de fascista, un delincuente confeso. Debería estar en la cárcel, no en campaña política para conquistar el puesto burocrático más importante del planeta. Reconoce que ha evadido fiscalmente más de 600 millones de dólares y además se muestra orgulloso de su delito. Dice que eso lo hace inteligente. Así son los negocios, “amiguita”, alardea en el debate con la Clinton.

slide-meme-donald-trump-a-hillary-clinton-puerca-perra-foto-notiguia“Voy a ponerme más rudo en el próximo encuentro”, amenaza quien se hace pasar por caballeroso cuando todos lo vimos como lo que es: un patán de caricatura. “Esta vez omití referirme al escándalo de Mónica Lewinsky por respeto a la presencia de Chelsea, la hija de los Clinton“, dice el misógino con su habitual desparpajo, lo que hace pensar a la gente decente de Estados Unidos que el pobre no dio pie con bola. Que “perdió el debate“.

Pero… ¿y si no es así?

Trump gana en realidad cada vez que le dan un trato que no merece, cada que le permiten ostentarse como candidato al que hay que tratar con equidad, aunque sea un despojo irrescatable de ser humano. Y se le da ese trato en realidad porque millones de gringos son exactamente como él. Racistas y misóginos. Se identifican, se sienten representados. Están hartos de los políticos tradicionales que hablan muy bonito y prometen lo que jamás llegan a cumplir. Prefieren a un machón rudo, ignorante y silvestre que les hace creer que él sí va a cumplir lo que ofrece, aunque cuando despierten después del 8 de noviembre se den cuenta de que fueron nuevamente engañados, pero esta vez para encumbrar a un engendro de maldad que superará sus peores pesadillas.

hillary-trump-primer-debateQuienes afirman que Hillary “ganó el debate” ignoran que los parámetros de la gente de bien, a la luz de los cuales Donald Trump habría quedado en ridículo, no son los mismos que norman el pensamiento y la conducta de quienes, como Trump, sueñan con hacerse millonarios a costa de lo que sea, de explotar, engañar, timar, evadir impuestos, traicionar. Sueñan con tener relaciones sexuales con Miss Universo y admiran al magnate que fue capaz de comprarse un trofeo al que ostenta como esposa.

Los admiradores de Trump ven con desprecio a los mexicanos que llegan a desplazar a sus compatriotas de raza blanca -o a los mismos mexicanos ya legalizados-, de las cada vez más escasas posiciones de trabajo en un sistema económico diseñado para destruir a las clases medias y enriquecer hasta a ignominia a unos cuantos. Sistema del que Trump es, por cierto, un tan exitoso como vergonzoso ejemplo.

slide-montaje-donald-trump-sombrerero-locoSi usted, amigo lector, es de los que simpatiza con Donald Trump, tenga cuidado. Ha sido engañado. Está usted muy desorientado y quizá demasiado dolido. Tantas mentiras de los políticos tradicionales lo han llevado a un hartazgo peligroso. Nadie en su sano juicio debería entregar su futuro y el de sus hijos a un desquiciado que romperá todas y cada una de las instituciones que se han construido para presionar a políticos tradicionales como Hillary Clinton a cumplir lo que ofrecen en campaña, bajo amenaza de ser destituidos o incluso encarcelados.

Entiendo su enojo. Su desprecio a los que hablan bonito, pero son los primeros hipócritas que olvidan lo que prometen, sin embargo ello no significa que debamos entregar un poder tan grande a un loco racista, mentiroso, misógino y ridículo, en un arrebato emocional que nos puede costar a todos muy, pero muy caro. Reflexione. Hillary puede ser lo que usted quiera, pero es mil veces mejor que Trump. Como dicen hasta la náusea los que odian a López Obrador, Trump es un auténtico y genuino peligro para el mundo. Si es usted incapaz de ver algo tan nítido, tan evidente, ello significa que pertenece a un sector de la población que ha perdido la brújula sin remedio. Y si ese sector crece demasiado, entonces la civilización y sus sistemas democráticos están definitivamente en aprietos.

meme-enrique-pena-pensando-en-trump-como-presidente-notiguiaCuando una mayoría llega al extremo de abrazar a un personaje como Donald Trump, entonces la democracia en el país que se considera paradigma democrático del mundo entero deja de tener sentido. La gente civilizada estaría definitivamente obligada a actuar por cualquier medio, a fin de preservar el futuro de la humanidad. Hay momentos en los que la gente decente tiene que decir ¡basta!

Y si llegara a ganar Trump, los mexicanos tendríamos que llamar a cuentas a un Presidente que nos ofendió apoyándolo contra nuestra voluntad y dignidad. A todos los agravios que Peña Nieto ha cometido en contra del pueblo al que gobierna se sumaría el de haber contribuido a que un verdugo de los mexicanos llegara al poder en el país vecino. Y eso es, como dijo el propio Peña si se le fugaba nuevamente El Chapo Guzmán, imperdonable.