MEADE, EL AMASIATO FUNCIONAL: HISTORIA DE LO INMEDIATO / POR ÁLVARO DELGADO

 

Margarita-Calderón, la apuesta de Peña

El Yunque ataca de nuevo

“Yo voy a ser presidente de México”, solía proclamar José Antonio Meade Kuribreña mucho antes de ser cinco veces secretario de Estado en dos sexenios, una marca sólo superada por Plutarco Elías Calles, el “Jefe Máximo” de la Revolución.

jose-antonio-meade-sedesol-fotoarte-notiguiaY el proyecto presidencial de Meade se va consolidando: Formado en la tecnocracia –en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y en la gringa Universidad de Yale–, ha tenido la astucia de estar cerca de la élite del poder político, empresarial, financiero y religioso, como lo hizo en poco más de un año como secretario de Desarrollo Social.

En los 378 días en ese cargo desplegó un activismo inusitado: Aunque no modificó nada las estrategias de combate a la pobreza implementadas por su antecesora Rosario Robles, encabezó 246 actos públicos, 145 de ellos fuera de la Ciudad de México. ¡Uno por día hábil!

En las “giras de trabajo” y reuniones para tejer alianzas con actores clave de la vida política del país, Meade firmó 85 acuerdos o convenios. ¡Uno cada cuatro días!

Como lo acreditó Mathieu Tourliere en un reportaje publicado por el semanario Proceso, Meade reforzó también sus vínculos con gobernadores, alcaldes, empresarios, banqueros, líderes de organizaciones campesinas y ganaderas, militares, académicos y representantes religiosos.

Y fue un activo repartidor de despensas y de cheques a los pobres, que sólo conoce de lejos. Pero, como decía su avanzada, es “el doctor” que sabe curar dolencias.

jose-antonio-meade-y-felipe-calderonLa cortesía para relacionarse con los políticos se la aprendió a Agustín Carstens, el secretario de Hacienda con Felipe Calderón que lo hizo su coordinador de asesores, y quien ahora es jefe de su padre, el priista Dionisio Meade y García de León, director general de Contraloría y Administración del Banco de México, donde planea jubilarse.

Hay quienes creen que la economía prácticamente en quiebra que heredó de Luis Videgaray inhabilitan a Meade Kuribreña para buscar desde la Secretaría de Hacienda la candidatura presidencial, cuando además ni siquiera milita en el partido de Enrique Peña Nieto, su jefe, pero esas son precisamente sus potenciales fortalezas.

En efecto, aun con la adversidad económica, Meade es la carta de los que ven con desconfianza y aun terror la “amenaza populista” de Andrés Manuel López Obrador, pero además el PRI tendría un candidato “ciudadano” sin la carga de la corrupción de, por ejemplo, Miguel Ángel Osorio Chong.

Meade encarna esta fusión de partidos que han hegemonizado la política e instaurado el modelo neoliberal en México en las recientes tres décadas: El denominado PRIAN, al que se adhirió –literalmente– el perredismo panista de Jesús Ortega, Guadalupe Acosta Naranjo y Fernando Belaunzarán en el Pacto por México.

jose-antonio-meade-podioHay un dato desconocido en la biografía de Meade que refuerza este aserto: Su papá, Dionisio Meade y García de León, fue el padre creador del Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB), el organismo mediante el cual se legalizó el saqueo del rescate bancario mediante el Fobaproa.

Meade y García de León era presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados cuando, el 12 de diciembre de 1998, el PRI y el PAN de Felipe Calderón hicieron pagar a todos los mexicanos los créditos que debían y no saldaron personajes como Vicente Fox, Carlos Slim, Roberto Hernández y otros.

El papá del actual secretario de Hacienda fue subsecretario de Gobernación con Carlos Abascal y no debía extrañar si es hijo de un fundador del PAN y en su momento secretario de Hacienda, Daniel Kuri Breña.

Meade Kuribreña quisiera que no se sepa también, pero ocupó el cargo de secretario del IPAB, que creó su papá, y desde 2013, cuando el actual secretario de Hacienda era canciller, su hermano Lorenzo fue nombrado secretario ejecutivo del organismo.

felipe-calderon-y-margarita-zavala-dupla-fotoarte-notiguiaEsta historia parece que sólo beneficia a Meade Kuribreña en su proyecto presidencial, porque en realidad la beneficiaria es la esposa de Felipe Calderón, Margarita Zavala, quien por eso no ha dicho ni pío sobre los cambios en el gabinete.

Meade, que desde niño fue víctima de escarnio por su enfermedad de vitíligo, bien puede esperar los hipotéticos seis años de gobierno de Margarita para ser, como ha sido su sueño, presidente de la República…

 

Apuntes

Las marchas del sábado 10 fueron, fundamentalmente, organizadas por El Yunque, la organización secreta amafiada con la jerarquía católica que está anidada en el PAN. Esta movilización es preparatoria a la gran marcha del sábado 24 en la capital del país, cuando mostrarán su real dimensión. Margarita Zavala y su jefe de campaña, Felipe Calderón, no asistirán, pero –hipócritas– motivarán a su clientela…

 

Proceso, 13-09-2016: http://www.proceso.com.mx/454723/meade-amasiato-funcional