TRUMP CELEBRA EL CESE DE VIDEGARAY COMO UN TRIUNFO DE SU VISITA A MÉXICO: LA VERSIÓN NO OFICIAL / POR JESÚS LÓPEZ SEGURA

Al cercenarse su brazo derecho, Peña engorda más el caldo de Donald Trump

La mayoría de los analistas, si no es que todos, coinciden en que la invitación a Donald Trump a la casa presidencial de México fue un “error” de la administración peñista y que, por lo tanto, el cese de Videgaray, presunto autor intelectual de ese desaguisado, resulta enteramente lógico y plausible. Pero ¿y qué tal si no se trató de un error, sino de un acto perfectamente consciente de proselitismo político, disfrazado de estrategia diplomática, para apuntalar al magnate republicano en momentos en que su odiosa campaña empezaba a tocar fondo?

luis-videgaray-despedido-por-penaLa principal crítica a Trump es que se trata de un millonario tan grosero y agresivo, tan ignorante en materia diplomática que no se podría confiar en que llevara las riendas del país más poderoso de la Tierra, puesto que ningún otro mandatario podría tomarlo en serio. No se necesita ser un genio para saber que el trato de jefe de Estado dado a ese candidato rupestre por Enrique Peña, nada menos que el presidente del pueblo más agredido por él, permitió a Trump mostrarse ante el mundo como un político perfectamente capaz de llevar las riendas de su país. El favor obsequiado por Peña, ante la indignación general de un pueblo agraviado, fue simplemente valiosísimo.

La siguiente interrogante sería ¿con qué objeto? ¿Qué ganaría Peña Nieto con el triunfo electoral de Donald Trump como para tomarse la enorme molestia de trabajar para él, incluso hasta el extremo de pagar un costo terrible de imagen por departir con un enemigo declarado de los mexicanos, romper lanzas con Obama y Clinton,  y encima verse obligado a ofrendar la cabeza de su secretario de Hacienda y principal consejero y operador político?

La respuesta parece perfilarse con los dos nombramientos presentados ayer.

meme-donald-trump-of-course-que-mexico-pagar-muro-montaje-notiguiaPero como diría Jack, El Destripador, vayamos por partes: Peña perdió por completo la capacidad de designar un sucesor desde hace mucho tiempo. Los múltiples escándalos de crímenes de lesa humanidad y de corrupción de su gobierno y de su familia, así como los pésimos resultados en materia económica, agravados con la revelación de haber plagiado su tesis profesional de licenciatura, lo dejaron en un estado de absoluta imposibilidad de hacer frente electoralmente a Andrés Manuel López Obrador, personaje que se nutre a diario con las gravísimas deficiencias del gobierno peñista. El candidato eterno de Morena casi no tiene que hacer nada para presentarse como la única opción viable en el 2018. Peña y su equipo han estado trabajando para él y pagarán el costo, como dice Trump respecto del muro fronterizo, aunque todavía no lo sepan…

Para revertir esa tendencia, Peña tendría que haber dado un giro de 180 grados en sus políticas económica y de seguridad, por lo menos, desde mucho antes de las pasadas elecciones del 5 de junio cuando la debacle electoral de su partido irrumpió como el presagio del desastre comicial que se avecina para el PRI y sus aliados en las dos elecciones cruciales del 2017 y 18.

Pero Peña no renunciaría jamás a su política de seguridad (heredada del calderonismo) ni siquiera con la avalancha de datos que no deja ningún lugar a dudas en toda la percepción de la inteligencia internacional de que el prohibicionismo en materia de drogas sólo engendra tragedia, asesinatos masivos, y más producción y consumo, así como crecientes niveles de corrupción gubernamental. Pero a pesar de todas las evidencias al respecto, Peña y su corte siguen aferrados a un paradigma condenado a desaparecer mucho más pronto de lo que imaginan.

meme-enrique-pena-da-discurso-anticorrupcion-nadie-le-aplaude-por-corrupto-circula-en-redesEn materia económica, el dogmatismo neoliberal del salinismo, instaurado en el país desde hace 34 años de dictadura prianista, que se ha impuesto a través de toda clase de fraudes electorales y mediante el asesinato de Luis Donaldo Colosio, es imposible de erradicar en la mente de esta cosa nostra gubernamental, formada en las universidades gringas, donde aprendió a ver al país como un botín al servicio de los intereses norteamericanos.

Por eso Peña sacrifica a Videgaray. Le da el sustento a Trump para seguir alardeando de su gran capacidad para influir en las decisiones trascendentes que se toman en su patio trasero.

Con los nombramientos de ayer, Peña deja en claro que tiene un proyecto de sucesión consistente en dos alternativas: José Antonio Meade sería el candidato si las condiciones permiten reciclar de nueva cuenta la estrategia del “fraude patriótico“, es decir, aquél que se ha realizado en la historia reciente por lo menos dos veces para impedir que un “populista” lleve el país al desastre. La primera fue en el 88 cuando Luis H. Álvarez declaró al periódico El Financiero que el PAN tenía datos que confirmaban el triunfo electoral del Frente Democrático Nacional, pero que habían determinado apoyar a Salinas “porque C. Cárdenas hubiera llevado el país al desastre”. De ahí el concepto de “fraude patriótico” es decir, el que engendran los “demócratas” para “salvar a la patria”.

Esta misma estrategia, con las modalidades que la evolución técnica de los procesos electorales permite en cada caso, se ha aplicado presumiblemente a López Obrador.

meme-meade-miranda-toma-de-protesta-ya-me-vi-fotoarte-notiguiaEl otro nombramiento, el de Luis Miranda en Desarrollo Social, el autor directo del Atencazo en el Estado de México, el operador financiero de Montiel y un hombre tan poco carismático que no pudo ganar electoralmente ni el ayuntamiento de Toluca, perfila la otra alternativa negociada por estos días con Donald Trump: un golpe militar en México que garantice la continuidad de las “reformas estructurales que el país necesita” (cantaleta demagógica inaugurada por Fox), si es necesario, es decir, si las condiciones para un fraude electoral patriótico no se dan, a fin de perpetuar la dictadura neoliberal por cualquier medio, por lo demás ya muy ensayado en el cono sur y en las dictaduras populistas -como la revolución bolivariana- en el resto del continente.

El compadre podría garantizar, de pasada, la aplicación de los recursos de Sedesol en la campaña del primo o de la prima del Presidente en la elección del Estado de México, antesala de la presidencial.

Los sepultureros de los principios esenciales del nacionalismo revolucionario mexicano, los que liquidaron el Ejido y a Pemex, los que han generado unos cuantos megamillonarios a costa de la miseria absoluta de decenas de millones de mexicanos, los que ven con entera naturalidad los centenares de miles de asesinados, desaparecidos y desplazados, no tendrían ningún empacho en propiciar un golpe militar de Estado respaldado por un gobernante gringo como Donald Trump, a quien se habría respaldado para conquistar el puesto a costa de desprestigio y de lo que fuera, simple y sencillamente para evitar la cárcel. Ya veremos.