TRUMP Y LA CRISIS DEL GABINETE: POR RAYMUNDO RIVA PALACIO

Los entretelones de la visita ignominiosa de Trump

 

 

pinata-de-donald-trumpLa visita de Donald Trump a México causó la crisis política más profunda que ha tenido el presidente Enrique Peña Nieto. Su gabinete se partió por la invitación, y tres secretarios de Estado se enfrentaron. Por un lado, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, quien insistió al presidente que cancelara el encuentro, y se ofreció como el chivo expiatorio del desaire de último minuto, y la canciller Claudia Ruiz Massieu quien, al ser excluida del proceso, presentó su renuncia, sin que se la aceptaran. Por el otro, el arquitecto de la reunión, Luis Videgaray, secretario de Hacienda, quien convenció al presidente de que o se acercaban a Trump o el 8 de noviembre, si ganaba la elección, sería la catástrofe económica para México. El presidente, de principio a fin, respaldó a Videgaray.

protestan-por-visita-de-trump-en-mexico-incluso-gringos-fotoarte-notiguiaLa historia de la visita de Trump a México fue descrita por dos altos funcionarios del gobierno y por fuentes diplomáticas en Washington. Revela los pormenores de la decisión más transcendental que ha tomado Peña Nieto en la relación bilateral con Estados Unidos, que ha dañado su relación con el presidente Barack Obama y con la candidata demócrata Hillary Clinton –los detalles serán abordados en textos futuros–, con probables consecuencias. Al mismo tiempo, sacan a la luz el poder de Videgaray y la ruptura violenta que se dio en el gabinete.

La idea de la visita surgió de una instrucción del presidente –cuando volaba con Videgaray y Ruiz Massieu, de Washington, tras su encuentro con Obama, a Chile, para la XI Cumbre de la Alianza del Pacífico en julio pasado–, de acercarse a las campañas de los dos candidatos, acorde con su declaración, tras el encuentro en la Casa Blanca, de que su gobierno trabajaría con cualquiera que ganara la presidencia en Estados Unidos. La orden de Peña Nieto fue un llamado a la acción para Videgaray, quien trabajó un acercamiento con Trump a través del jefe de la Oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán.

carton-reforma-rictus-muro-05-09-16Los funcionarios mexicanos dijeron que por medio de un empresario mexicano Guzmán contactó al yerno de Trump, el empresario Jared Kushner. El diario The New York Times dijo ayer jueves que la visita a México fue analizada por Trump en agosto, que fue cuando su yerno –casado con Ivanka– entró en contacto con la cancillería mexicana. No fue así. Guzmán comenzó a hablar con él a petición de Videgaray, quien mantuvo en secreto esas gestiones. Hasta el jueves de la semana pasada se comenzó a abrir dentro del equipo compacto del presidente Peña Nieto la posibilidad de invitar a Trump, cuando se prepararon dos cartas para él y Clinton. La de Trump, de acuerdo con extractos que fueron circulados por la campaña del republicano en Washington, tenía un énfasis en la parte comercial, y en el penúltimo párrafo señalaba el interés del presidente de explicarle, personalmente, lo que significaba la relación bilateral y la contribución de los mexicanos a la economía estadounidense.

Esa carta de tres páginas señalaba que la cancillería mexicana establecería contacto con su equipo de campaña. Las cartas fueron enviadas al embajador de México en Washington, Carlos Sada, quien ese mismo día, a través de emisarios diplomáticos, las entregó en los cuarteles generales de las campañas. De acuerdo con un funcionario, fue un mero trámite. La reunión con Trump ya estaba acordada, y sólo faltaban los detalles de la logística. En la víspera de esa iniciativa, sin saber que todo estaba caminando a espaldas del gabinete, Ruiz Massieu opinó que la invitación a Trump sería contraproducente. La ignoraron. El gobierno de Estados Unidos no sabía tampoco nada, y hasta el fin de semana, según fuentes diplomáticas, la embajadora en México, Roberta Jacobson, recibió una notificación del Servicio Secreto solicitando información de seguridad ante una “próxima visita” de una persona de “alto perfil”. Hasta el martes, Jacobson tuvo la confirmación de que Trump llegaría a México al día siguiente.

advierten-activistas-mano-dura-de-ruiz-massie-en-derechos-humanos-fotoarte-notiguiaRuiz Massieu, quien había estado en Milwaukee en una de las reuniones que ha venido sosteniendo para hablar sobre las relaciones bilaterales, había estado colocando mensajes en su cuenta de Twitter que eran totalmente antiTrump. No sabía, hasta que lo publicó el portal de The Washington Post esa noche, que la visita de Trump era un hecho. Indignada por la forma como en un tema de su competencia había sido relegada, fue a ver al presidente esa noche y renunció. Peña Nieto no se la aceptó. Osorio Chong también vio al presidente y le dijo que cancelara la invitación. Ruiz Massieu se lo había dicho antes a Videgaray, quien le dijo que era imposible. La canciller respondió que sería más barato, políticamente para el presidente, el desaire que recibir a Trump. El secretario de Gobernación fue más allá. Según los funcionarios, le ofreció al presidente que le echara la culpa de la cancelación y que lo despidiera. Su renuncia sobre la mesa para facilitar esa salida al presidente, también fue desechada.

La crisis en el gabinete se profundizó por las reacciones públicas sobre la reunión que llevó al gobierno de Peña Nieto a una situación donde parecía un funeral la noche del miércoles y el jueves. Qué tanto el presidente piensa que fue un error recibir a Trump, como le dijeron varios secretarios, es un misterio. Públicamente, Peña Nieto dice que no lo fue, porque Trump era una amenaza y había que encararlo. Trump no se dio por enterado.

 

El Financiero, 05-09-2016: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/trump-y-la-crisis-del-gabinete.html

 

 

 

 

Los entretelones de la visita ignominiosa de Trump

POR J JESUS ESQUIVEL Y JENARO VILLAMIL

claudia-ruiz-massieu-se-lanza-contra-donald-trump-fotoarte-notiguiaLa muy polémica visita del candidato republicano Donald Trump a México por invitación del propio Enrique Peña Nieto no fue un acto intempestivo o improvisado como pareció. En realidad la invitación se gestó desde meses antes y, de acuerdo con fuentes gubernamentales mexicanas, el artífice de la misma fue Luis Videgaray, quien logró imponer su idea incluso por sobre la opinión en contra de la canciller Claudia Ruiz Massieu, de quien existe la versión de que intentó renunciar el pasado jueves 1. Además del repudio generalizado en México, la presencia del magnate estadunidense en Los Pinos provocó una grieta profunda en el equipo gobernante y le dio un desastroso golpe a la ya de por sí maltrecha diplomacia mexicana.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Desde mucho antes del miércoles 31 de agosto, la visita del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, fue gestionada por el secretario mexicano de Hacienda, Luis Videgaray, y por sus dos piezas fundamentales en el entorno de Los Pinos: el jefe de la oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán, y el subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte, Paulo Carreño King.

videgaray-defiende-a-ohl-dice-infraiber-25-02-2016La decisión de invitar al magnate –revelaron a Proceso fuentes gubernamentales y diplomáticas– se tomó con el máximo sigilo, se ignoró la oposición de la canciller Claudia Ruiz Massieu y se provocó la peor crisis dentro del gobierno de Enrique Peña Nieto; también vino la crítica pública de dos exembajadores en Estados Unidos, Arturo Sarukhán y Miguel Basáñez, así como de Enrique Berruga, exsubsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte.

Rosario Green, exsecretaria de Relaciones Exteriores, considerada una de las máximas autoridades en el mundo diplomático mexicano, escribió una tarjeta informativa destinada a algunos líderes priistas y a la cual tuvo acceso este semanario. En ella, la exsenadora del PRI, quien fue canciller en el gobierno de Ernesto Zedillo (1998-2000), afirmó “de muy buena fuente” que la visita de Trump a México fue acordada entre Francisco Guzmán, Paulo Carreño y Luis Videgaray.

Green señaló que la crisis de la diplomacia mexicana se vive desde los dos sexenios anteriores, los del PAN, pero se profundizó con la llegada de José Antonio Meade a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y con el desplazamiento del servicio exterior mexicano por panistas que venían de la Secretaría de Hacienda y del Sistema de Administración Tributaria.

meme-arriba-las-manos-esto-es-un-gasolinazo-circula-en-redesEn el gobierno de Peña Nieto, anotó Green, la crisis se agudizó aún más con la llegada de Claudia Ruiz Massieu y el nombramiento de personajes sin experiencia en áreas tan delicadas como la subsecretaría para América del Norte, o la designación de exgobernadores acusados de corrupción, como Fidel Herrera, como cónsules o embajadores, así como de “juniors y protegidos del sistema”.

Al referirse a la visita de Trump, que calificó de error, la embajadora y doctora honoris causa por dos universidades estadunidenses advirtió que Luis Videgaray “y su equipo serán conscientes de todo el daño que le han provocado al presidente Peña y a México. La soberbia y petulancia con la que han movido al país no tiene precedente”.

Al respecto, y a petición de Proceso, la Secretaría de Hacienda fijó su posición la tarde del viernes 2 : “La conducción de la política exterior es una facultad exclusiva del Presidente de la República. Por ende, la iniciativa y la decisión de invitar a los candidatos Clinton y Trump fue del Sr. Presidente. El secretario de Hacienda respalda y acata al 100% sus decisiones en ésta y en todas las materias”.

A su vez Enrique Berruga, exrepresentante de México ante las Naciones Unidas (2003-2007) y exsubsecretario para América del Norte, escribió un artículo en El Universal donde hizo un balance muy crítico de los resultados de la visita de Trump y se refirió a la humillación que el magnate les causó a Peña Nieto y a todos los mexicanos durante su discurso en Arizona, la misma tarde del miércoles 31.

obama-da-empujon-a-hillary-clinton-fotoarte-notiguia2“El saldo inicial es que estamos peor que antes de la visita”, escribió Berruga. “Los demócratas molestos, los paisanos desamparados, los mexicanos sin sentir que se haya hecho una defensa de nuestros valores y nuestra posición en el mundo. Nos metimos a querer o no en la política interna de Estados Unidos, mientras el señor Trump termina la visita con aura de que, efectivamente, es capaz de imponerse sin concesiones y, ahora, con mayores posibilidades que ayer de convertirse en el próximo presidente de Estados Unidos. Nunca fue buena idea marginar a la diplomacia cuando más se necesita”, remató en su artículo titulado “Visita impecable para Trump”.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2079 de la revista Proceso, ya en circulación.

 

Proceso, 05-09-2016: http://www.proceso.com.mx/453517/los-entretelones-la-visita-ignominiosa-trump