EN DEFENSA DE NICOLÁS ALVARADO: LA VERSIÓN NO OFICIAL / POR JESÚS LÓPEZ SEGURA

Ahora resulta que es un pecado que no te guste Juanga

Conapred, ¿la nueva Santa Inquisición?

Nicolás Alvarado renunció ayer a la dirección general de Tv UNAM, luego de la polémica que generaron sus opiniones en torno a la figura del cantautor Juan Gabriel, fallecido el domingo pasado”.

carton-reforma-chubasco-4to-informe-02-09-16“La UNAM informó en un comunicado que el rector Enrique Graue Wichers aceptó la renuncia del funcionario, quien en un reciente artículo se refirió al Divo de Juárez como un letrista chambón y calificó las lentejuelas de su vestimenta de nacas“, concluye la nota respectiva de La Jornada, cuando en realidad Alvarado está siendo linchado por haberle dicho “joto” al, en mi opinión, sobrevalorado ídolo nacional.

En su texto, Alvarado se declaró clasista y sentenció que su rechazo al trabajo del cantante se debe a esa razón. Lo definió como uno de los letristas más torpes y agregó: “Mi rechazo al trabajo de Juan Gabriel es, pues, clasista: me irritan sus lentejuelas no por jotas sino por nacas, su histeria no por melodramática sino por elemental, su sintaxis no por poco literaria sino por iletrada”.

Se puede estar de acuerdo o no con la contundente opinión de Alvarado, pero es impensable que la UNAM, una de las pocas trincheras del pensamiento universal para contener el tsunami de estupidez que promueve Televisa desde hace 66 años, censure a un miembro de su comunidad, sea éste estudiante, trabajador o funcionario, sólo por expresar su opinión.

nicolas-alvarado-critica-a-juan-gabrielEl colmo de este linchamiento medieval lo aporta la CONAPRED, quien exige al ex funcionario universitario ofrecer disculpas al difunto “divo”, bajo amenaza de censurar también sus colaboraciones en medios escritos. Así, el inquisitorial “consejo nacional para prevenir la discriminación“, discrimina brutalmente a un espléndido escritor con el argumento de que él discriminó a un compositor muy popular. ¿De la homofobia a la fobia contra la inteligencia?

“La Universidad Nacional refrenda su compromiso con el esfuerzo y el talento de los miembros de su comunidad, con valores universitarios como la tolerancia, el respeto a la pluralidad y a la diversidad”, afirmó la institución en el comunicado difundido ayer para justificar que se le acepte la renuncia a Alvarado. Se habla, pues, de “tolerancia” y respeto a la “diversidad” cuando la institución fue intolerante con las legítimas opiniones de Alvarado, valientemente diversas respecto del torrente dominante de fanatismo noa noa con el que nos han estado intoxicando por estos días los medios televisivos dominantes.

norberto-rivera-contra-los-matrimonios-gay-desde-la-fe¿Es tal el avasallamiento de la cultura gay y de pésimo gusto musical que ni TV UNAM puede constituirse como un oasis para quienes no hemos sido arrastrados por la corriente dominante?

La lucha contra la homofobia no debe convertirse en una nueva forma de discriminación. La infame ferocidad con la que machones homófobos (con claras tendencias inconscientes hacia la homosexualidad, lo que generaba su odio consciente y activo) trataban a sus víctimas, no debe engendrar su contrario, es decir, el odio contra quienes critican los excesos de una promoción compulsiva de la cultura gay.

Una cosa es respetar el derecho que cualquiera tiene a ejercer la soberanía sobre su propio cuerpo en la intimidad de sus relaciones personales y sexuales, así como el inalienable derecho de formalizar ante la ley esas relaciones, y otra muy distinta irse al otro extremo de discriminar, odiar y linchar a quienes permanecemos fieles a nuestras preferencias heterosexuales y exigimos el mismo respeto que ellos legítimamente han demandado por siglos de persecución.

gays-festejan-matrimonio-y-adopcion-legal-fotoarte-notiguia2Una cosa es criticar a los homosexuales por el hecho de serlo, lo que constituye un acto flagrante de discriminación, y otra muy distinta es criticar el mal gusto y la vulgaridad con la que algunos que se dicen homosexuales andan haciendo desfiguros que desorientan a niños y jóvenes de una comunidad mayoritariamente heterosexual.

La cultura gay que nos tratan de imponer podría constituirse como otra forma odiosa de tiranía, porque ahora resulta que, si dos parejas compiten por la adopción de un niño, una de ellas homosexual y la otra heterosexual, se le dará preferencia a la primera, pero no por estar mejor calificada, sino por el miedo de ser acusados de homofobia, lo que terminará perjudicando a los niños, cuyos intereses definitivamente deberían tener prioridad sobre los de cualquier minoría, incluida la gay.

Ahora resulta que funcionarios públicos del más alto nivel pueden colocar a sus parejas gay en puestos para los que no están capacitadas, sin que nadie pueda calificar esto como un delito de nepotismo, so pena de ser lapidado fulminantemente como “homófobo”.

Ahora resulta que estamos todos obligados a rendirle culto al señor Juan Gabriel, sin poder siquiera expresar nuestro rechazo al evidente mal gusto de su vestimenta, por ejemplo, o a los mínimos niveles de calidad tanto en la letra, como en la interpretación de sus canciones, por muy famosas y populares que sean.

fallece-juan-gabriel-a-los-66-anosCuando murió Pedro Infante, un espléndido cantante y extraordinario actor, un gran ídolo que tuvo la suerte de montarse en la época de oro del cine mexicano, nadie que recordemos trató de censurar la obra de críticos de cine que definían la “comedia ranchera” como un género que hizo tan populares a Infante y a Jorge Negrete, aunque definitivamente eran personajes que promovían el alcoholismo y el machismo más elementales, por el contrario, autores como Jorge Ayala Blanco son respetadísimas vacas sagradas de la crítica cinematográfica.

Qué pena que hoy viva nuestra UNAM una época de oscurantismo en la que el rector sucumba a las primeras de cambio ante el embate de la más obscena mediocridad. ¿No cree usted?

 

Con información de La Jornada, 02-09-2016: http://www.jornada.unam.mx/2016/09/02/sociedad/038n1soc