LA REVANCHA DE JOSEFINA: BAJO SOSPECHA / POR BIBIANA BELSASSO

Se cumplió el primer requisito que había establecido Josefina para ser candidata panista al Estado de México: que se fuera Ulises

Uno de los principales escollos para que Josefina Vázquez Mota se convierta en candidata del PAN (e incluso de una hipotética alianza PAN-PRD) para el Edomex acaba de ser allanado: la dirigencia del PAN estatal que respondía al controvertido dirigente de Tlalnepantla, Ulises Ramírez, algo más que cercano al priismo, fue derrotada escandalosamente en los comicios internos del panismo mexiquense el pasado domingo.

coquetea-el-pan-con-josefina-vazquez-mota-para-el-edomex-fotoarte-notiguiaVíctor Hugo Sondón, respaldado por personajes tan diversos como Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Felipe Calderón, Josefina Vázquez Mota, Rafael Moreno Valle o Santiago Creel, con el apoyo de alcaldes como Enrique Vargas o Edgar Olvera, ganó con más del 80 por ciento de los votos la dirigencia local. Y con eso se cumplió el primer requisito que había establecido Josefina para ser candidata panista al Edomex: que se fuera Ulises.

Hace seis años Josefina no quiso ser candidata en el estado. En su visión estaba buscar, como la obtuvo, la candidatura presidencial y, además, no parecían existir condiciones idóneas: Peña Nieto era un gobernador con mucho peso que se perfilaba sin contendiente alguno como candidato presidencial y el PAN, con las intrigas del equipo de Ramírez, estaba debilitado. En el entorno de Josefina siempre se creyó que el presidente Calderón prefería que ella fuera al Edomex para sacarla de la carrera presidencial; y puede ser que fuera verdad, pero también lo es que resultaba la mejor figura en el panismo para intentar frenar, en su estado, el paso que llevaría poco después a Peña Nieto a Los Pinos.

josefina-y-su-reunion-con-ricardo-anayaLo cierto es que han pasado seis años y la historia ha dado una vuelta de tuerca que no sólo permitiría que Josefina llegara hoy a la candidatura panista al Edomex, sino que también la pone en una situación casi privilegiada para ganar esa contienda. Todas las encuestas serias coinciden en que si se diera una alianza PAN-PRD con Vázquez Mota encabezándola, sería casi imposible para cualquier aspirante priista alcanzarla; la diferencia es de casi 10 puntos. Si Josefina fuera sólo con el PAN, sin PRD, la ventaja sería menor, pero seguiría estando por encima de un aspirante priista.

No es fácil para Josefina. La campaña presidencial le dejó un sabor amargo, lo cuenta en el libro de entrevistas que escribió Katia D´Artigues, con ella, Patricia Mercado y Cecilia Soto. Tuvo desencuentros profundos con Felipe Calderón; la campaña interna fue más dura que la constitucional; Gustavo Madero, como presidente del partido, la traicionó; Vicente Fox anunció públicamente que votaría por Peña Nieto; se resintió su vida familiar.

No es fácil tomar la decisión de volver a lanzarse. Pero, por la forma en que se han dado las cosas, viendo cómo se están acomodando las piedras en ese camino, parece que Josefina volverá a recorrerlo. Puede ser su revancha respecto al 2012.

 

La Razón, 31-08-2016: http://www.razon.com.mx/spip.php?page=columnista&id_article=320007