CLINTON VS. TRUMP… CIVILIDAD CONTRA BARBARIE: LA VERSIÓN NO OFICIAL / POR JESÚS LÓPEZ SEGURA

Sólo la verdad nos hará libres

 

 

donald-trump-nazi-racista-16-03-2016

Nuevamente se encuentra el mundo ante una disyuntiva histórica: la civilidad contra la barbarie. Lo que se dirime en Estados Unidos no es una elección más, donde las diferencias entre los candidatos demócratas y los republicanos eran sólo de matiz, con inclinaciones ligeramente sesgadas hacia la derecha o la izquierda, sin que el triunfo electoral de unos u otros significara una riesgosa polarización absoluta, terminal, no sólo en el seno de la potencia más grande del mundo, sino de la humanidad en su conjunto.

Estados Unidos es la potencia bélica poseedora del más gigantesco y mortífero arsenal que haya existido jamás, acumulado durante todo el siglo pasado de desarrollo armamentista, como consecuencia de la guerra fría que terminó con la Unión Soviética y, posteriormente, de la guerra tibia que vivimos hasta nuestros días, capaz de eliminar la vida en el planeta no una, sino mil veces. Poner ese poderosísimo arsenal en manos de un desquiciado como Donald Trump es todavía más terrorífico que haber permitido el ascenso de Hitler en la Alemania nazi.

hitler-fascismo-alemania-naziQuienes se irritan ante las críticas contra Trump asegurando que exageramos, son los principales defensores inconscientes de un desastre que no alcanzan a imaginar, pero que promueven activa, apasionadamente porque están tan hartos de las mentiras de los políticos profesionales que se muestran dispuestos a aceptar como verdades irrefutables las patrañas irracionales de un empresario, tan agresivo como ignorante y hasta ridículo.

Muchos residentes latinos legalizados ven con buenos ojos la xenofobia de Trump, porque perciben como una amenaza la creciente inmigración, producto de una dictadura de derecha que ya lleva instaurada en México 33 años y medio, a base de alternancias fingidas entre PRI y PAN, del asesinato del “populista” Colosio y de fraudes cibernéticos descarados contra el “populista” López Obrador.

donald-trump-fascista-odia-a-mexicanos-02-03-2016La consecuencia de estos 6 gobiernos neoliberales al hilo ha sido, en lo económico, la hiperconcentración de la riqueza nacional en unas cuantas manos y la depauperación masiva de los campesinos y obreros, lo que estimula la emigración creciente hacia los Estados Unidos, como una forma ilusoria de mejorar sus condiciones de vida. Ilusoria porque las plazas de trabajo bien remuneradas ya están copadas por los residentes legales que no pueden solidarizarse con sus compatriotas de origen, pues ellos amenazan definitivamente la relativa estabilidad alcanzada luego de muchos años de sacrificios. Y esto es algo que de ninguna manera Peña o cualquier político prianista se atrevería a reconocer, algunos de ellos porque preparan su propia emigración hacia los Estados Unidos, donde edifican fastuosas mansiones, por eso enmascaran su cobardía para responder a los insultos de Trump con una falsa “prudencia diplomática”.

donald-trump-fascismo-alemania-naziEn Youtube los que atacan este tipo de análisis con mayor furia son precisamente los residentes legales en Estados Unidos, usando argumentos tan irracionales como los propios planteamientos de su Führer Trump. Nadie que goce de cabal juicio puede negar que el odio irracional que siente Trump contra los mexicanos y que no tiene empacho en manifestar abiertamente, sin recatos ni prudencia discursiva de campaña, podría culminar, una vez en el poder, con una arremetida brutal contra la raza azteca, independientemente de su condición migratoria. El problema es que el fascismo se caracteriza precisamente por eso, por una ausencia de cordura, por una entrega irracional a los dictados del Führer, a quien se le identifica como mesías, como salvador, porque maneja verdades a medias que impactan profundamente a quienes le escuchan.

El único antídoto eficaz contra la plaga emocional del fascismo, decía el estudioso más profundo en el tema, el discípulo maldito de Freud, Wilhelm Reich, es decir la simple y pura verdad.

“La verdad nos hará libres” dejaría de ser un lema retórico cuando esa poderosa herramienta se enarbole en contra del fascismo, es decir, en favor de la vida y del amor.